Pásate al MODO AHORRO

La apuesta de Talgo por Euskadi es inequívoca. Con el problema de los márgenes ferroviarios en el epicentro del debate sobre empresas e inflación, la compañía de Carlos Palacio sigue aumentando su cartera de pedidos vendiendo producto vasco. La firma se ha adjudicado esta semana un nuevo contrato en Egipto por 158 millones de euros para suministrar siete trenes ENR fabricados en Madrid y en la planta alavesa de Rivabellosa en lo que supone otro paso en el asentamiento de Talgo en el país africano. Próxima parada, el 'Vittal One'.

Archivado en:

Destacados