Pásate al MODO AHORRO

Las tiendas de discos más veteranas de Euskadi mantienen sus 'revoluciones'

Actualmente, la mayoría de tiendas ofrecen también venta online a través de du página web

Las tiendas de discos más veteranas de Euskadi mantienen sus 'revoluciones'. / Matthias Groeneveld
Las tiendas de discos más veteranas de Euskadi mantienen sus 'revoluciones'. / Matthias Groeneveld

Toda una vida recomendando música, toda una vida marcados por una pasión. Cuatro de las tiendas de discos más veteranas de Euskadi son hoy el mejor ejemplo de resistencia y activismo cultural.

Josu de Longplay (Barakaldo) apunta que llevan cuarenta y dos años, “este larguísimo tiempo de actividad que llevamos lo valoramos muy positivamente, sobre todo, la infinita fidelidad de los clientes que son los que han conseguido que sigamos aquí a pesar delas muchas dificultades por las que hemos atravesado”. Llegaron a tener cinco tiendas en Bilbao, hoy solo mantienen la de Barakaldo.

Actualmente, la mayoría de tiendas ofrecen también venta online a través de du página web. En el caso de Longplay no es así, por lo que “la pandemia nos afectó especialmente, al no tener venta online estuvimos completamente parados” apunta Josu.

Vitoria-Gasteiz es una ciudad marcada por su festival de Jazz, un género que a Justo Jiménez, dueño de Discolaser, le apasiona y eso se refleja en su tienda de la calle Gorbea. “El futuro lo veo con mucha incertidumbre, pero como muchas veces en estos 35 años”.

Varias son las crisis que el sector ha vivido (provocadas por diversos factores: la piratería, las descargas digitales, el streaming…). En este punto la especialización de las tiendas ha sido clave. Juan Carlos García de Bloody Mary (Irún), todo un referente en Donostialdea y Guipúzcoa, lo tuvo claro, “desde un principio hemos estado especializados en música independiente, underground, grupos, en definitiva, que descubríamos y que nos encantaba conseguir y vender en la tienda. Además, vendimos por catálogo de papel, y más tarde estrenamos pagina web”.

Al mismo tiempo, en muchos casos el enfoque empresarial de este negocio viene marcado por un perfil de activismo y resistencia que define a sus directores. En el caso de Justo de Discolaser: “Yo nunca tomé la tienda como un negocio, sino como una forma de vida, por eso nunca se me hizo duro continuar”.

No es inusual que dentro del amplio sector musical, un mismo agente aborde varias líneas de negocio. Es necesaria mucha energía y pasión para ello. Las relaciones que se establecen entre disqueros, promotores, mánagers, artistas y medios son dignas de estudio. Juan Carlos reconoce  que su afición ha sobrepasado la venta de vinilos y que es también promotor del festival de Andoain. “Es mucho trabajo pero la recompensa de esa larga noche es grandiosa. La 13º edición se canceló por la pandemia y hasta 2022 no creo que continuemos” afirma García.

En Bilbao, tres décadas suman Javier Artolozaga y Jon Barrasa al frente de Power Records. Ambos han visto como muchas de las tiendas locales fueron cerrando. “Creemos que una tienda de discos, además de un lugar donde poder comprar discos, tiene que ser un espacio donde poder compartir puntos de vista y poner en común ideas y gustos musicales diferentes” apunta Jon. La pandemia les obligó a cerrar la tienda en marzo y “en cuanto pudimos abrir la tienda, la respuesta del público fue fantástica. Parece que, al haberse reducido tanto las alternativas de ocio y consumo cultural compartido, se ha incrementado la compra de libros y discos”.

La de fidelidad de algunos compradores, clientes que se convierten en amigos en algunos casos, sirve para entender la larga trayectoria de estas tiendas. Jon de Power Records: No tenemos más que buenas palabras hacia ellos. En unos años en los que comprar discos se convirtió para mucha gente en algo anacrónico y sin sentido ellos siguieron con su pasión y les estamos enormemente agradecidos. Muchos de ellos están con nosotros desde el principio”.

Juan Carlos de Bloody Mary añade que más que compradores, los clientes son “apasionados de la música, y me incluyo entre ellos. Somos gente que nos gusta la música, compramos discos, vamos a conciertos, nos relacionamos con mucha gente de manera apasionada, en resumen, disfrutamos”.

Nuevo público y futuro

No es labor sencilla captar a un público joven acostumbrado a otros hábitos de consumo. Aún así, desde Power Records apuntan que “últimamente incluso notamos la incorporación de bastante gente joven atraídos sobre todo por el resurgir del formato del vinilo”.

Los padres y madres que llevan a sus hijos a estas tiendas también ayudan a que se produzca una renovación.

Con incertidumbre y optimismo afrontan el futuro a corto y medio plazo estos cuatro ejemplos de comercio especializado local. Su larga trayectoria y su saber hacer son una garantía. Con la música no se juega.

Para otra ocasión queda el posible relevo de estas tiendas. Ejemplos como la vizcaína Wayne Records que vende exclusivamente online y que está especializada en vinilo. Xabier Monasterio arrancó con el proyecto a finales de 2019, el pasado mes de diciembre el proyecto celebró su primer aniversario cumpliendo los primeros objetivos marcados. “La nave está a flote y con rumbo firme”.

Lo más leído
Destacados

Estamos abriendo esta sección. En breve publicaremos contenido.