Pásate al MODO AHORRO

Los 217 millones de ayudas a pymes del Gobierno central no llegarán a Euskadi antes del mes de junio

El Gobierno vasco espera que este mes se firme el convenio de traspaso de la gestión, pero no habrá margen para que puedan concederse hasta ya cerca del verano

El sector de la hostelería cerrado, una de las restricciones que más a afectado a pymes y autónomos / EP
El sector de la hostelería cerrado, una de las restricciones que más a afectado a pymes y autónomos / EP

El Gobierno vasco no prevé que la ayuda de los fondos estatales que recibirán las empresas vascas llegue a sus destinatarios antes del mes de junio, Eso con suerte. Tras la publicación el el BOE el pasado 26 de marzo del decreto de ayudas y comprobar que en el reparto a Euskadi llegarán 217,9  millones de los 7.000 euros de subvenciones directas a las empresas que están asignados al conjunto de las comunidades autónomas, está por ultimar el paso que permitirá que la gestión de ese fondo pase a la comunidad autónoma vasca. Esto deberá hacerse a través de la firma de un convenio entre los Gobiernos vascos y central  para la que todavía no hay fecha fijada.

Fuentes del Gobierno vasco esperan que pueda firmarse el convenio este mismo mes, pero aún así, reconocen  que sería ya imposible que estas ayudas estuvieran en manos de las empresas en el mes de mayo, ya que hay que abrir el plazo de convocatoria y analizar la documentación que tengan que presentar las empresa antes de proceder a la concesión de las ayudas. Esto quiere decir, que con suerte, y si no hay más retrasos, estos fondos concederían un respiro a las empresas ya casi metidos en el periodo estival. Hay que tener en cuenta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este paquete de medidas con, 11.000 millones en total, el 24 de febrero  y el Consejo de Ministros lo aprobó el 12 de marzo, hace ya un mes.

Para el reparto de las ayudas tendrá que mediar una colaboración entre el departamento de Hacienda y las tres haciendas forales ya que serán ellas las encargadas de contrarrestar los datos que presenten las empresas para optar a las subvenciones. Los requisitos incluyen a un centenar de sectores en su mayoría pymes que hayan perdido un 30% de sus ingresos en 2020 y que estén al día de sus obligaciones con el fisco, además de no repartir dividendo ni aumentar los salarios de su equipo directivo durante un periodo de dos años. También tendrán que mantener su actividad hasta junio de 2022. Las ayudas tendrán un carácter finalista, se emplearán para el pago de deudas contraídas por las empresas desde marzo de 2020, como pagos a proveedores, suministros, salarios, arrendamientos o reducción de la deuda financiera.

El retraso en la recepción de las ayudas es una de las quejas fundamentales de los empresarios que ven como los anuncios de subvenciones no terminan de materializarse mientras sus empresas agonizan por la crisis generada por la pandemia.

Precisamente, está previsto que el Consejo de Ministros de este martes apruebe el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que España todavía tiene que enviar a Bruselas. Mañana miércoles comparecerá en el Congreso de los Diputados para presentar la iniciativa. Este plan supone inversiones por 140.000 millones de euros que se recibirán vía Europa a través de ayudas mediante el plan  Next Generation y del que están también pendientes muchas empresas vascas que han presentado proyectos para optar a estas ayudas, que, de momento, no tienen fecha de llegada.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído