Pásate al MODO AHORRO

La apuesta eólica vasca, otra vez pendiente de la política

EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP presentarán alegaciones administrativas a los cuatro parques previstos en Álava tras no conseguir parar el proyecto en el Parlamento

Parque eólico en Álava / Irekia
Parque eólico en Álava / Irekia

Quince años le ha costado a Euskadi volverse a enganchar al tren de la energía eólica y ya en los primeros pasos tropieza con la misma piedra: La contestación política y social a un proyecto, que pese a ser energía renovable, no acaba de entenderse como 'verde' desde muchos sectores.

Ni EH Bildu, ni  Elkarrekin Podemos, ni PP-Cs consiguieron el pasado 18 de marzo que el Parlamento vasco reprobara la instalación de cuatro parques eólicos, todos en Álava. La vía política chocó contra la mayoría absoluta de PNV, PSE, pero la batalla no acaba aquí. Los tres partidos presentarán alegaciones contra el proyecto en linea con lo que criticaron sus representantes en el Parlamento, como la ubicación de los aerogeneradores en espacios protegidos, la necesidad de que se consensúe en el Parlamento un PTS  (Plan Territorial Sectorial) de Renovables antes de poner en marcha ninguna nueva  instalación o la protesta porque  la nueva fase de parques haya elegido como ubicación única el territorio alavés. 

Los cuatro parques, desarrollados por la sociedad Aixeindar (fuerza del viento en euskera), constituida por el EVE en un 40% e Iberdrola, en un 60%, cuentan ya con las pertinentes autorizaciones administrativas  y la declaración de impacto ambiental del Gobierno vasco y del Gobierno central. Tras la publicación en el Boletíon Oficial de Álava y en el BOE de dicha autorización el pasado día 24, se abre ahora un plazo de un mes para que organizaciones, partidos políticos, municipios, asociaciones ecologistas o particulares presenten las alegaciones que consideren oportunas en un intento de paralizar el de nuevo el proyecto. Ahí empieza otra batalla por la vía administrativa que obligará a la sociedad público-privada a hacer mucha pedagogía a favor de este tipo de energía. Una batalla a la que se sumarán los tres partidos de la oposición en un intento de frenar o al menos reconducir esta nueva apuesta de Euskadi por la energía eólica más de quince años después de que se aparcase en un cajón a la espera de tiempos mejores.  Eso sin dejar del todo la batalla política que tendrá continuidad en las Juntas Generales de Álava. De hecho. Elkarrekin Podemos-IU llevará al próximo pleno de control de 7 de abril del Parlamento foral este tema.

Actualmente el País Vasco cuenta con una potencia energética proveniente de la fuerza del viento de 153 Mw, con  cinco parques eólicos, situados en, Elgea, Oiz, Badaia, Urkilla. y Punta Lucero. Este, construido en 2006, fue el último antes del parón para soslayar la contestación social y la falta de subvenciones que encarecían los proyectos,. 

Las nuevas construcciones en las ubicaciones elegidas por Aixandear tres lustros después, tendrán una capacidad  instalada total de 250 Mw con lo que se duplicará la capacidad eólica instalada en la comunidad autónoma en estos momentos.

La empresa sigue realizando mediciones en diferentes ubicaciones de la geografía vasca para busca nuevos emplazamientos. De hecho, el objetivo que se ha fijado Aixandear en el momento de su constitución es conseguir una potencia instalada de 730 Mw en 2030, con la construcciión de nuevas instalaciones.

Pese al consenso suscitado en Euskadi sobre la necesidad de buscar energías alternativas limpias, la eólica siempre ha suscitado polémica y contestación en el entorno por el impacto ambiental que suscitan sobre el terrreno. Las dificultades que supone el fondo marino en Euskadi, demasiado profiundo para instalaciones eolicas marinas obliga que tengan que instalarse en el ámbito terrestre, donde siempre se produce un cierto impacto ambiental.

En estos momentos, la energía eólica constituye un ámbito prioriotario de la apuesta energética vasca para llegar al objetivo fijado por la UE de que el 32% del consumo energético sea de renovables  para  2030. Ahora apenas llega al 14% por lo que queda un largo camino por recorrer.

Según un raking elaborado por la  Asociación de Energía Eólica, Euskadi se encuentra en la cola de la generación renovable para abastecerse, junto a  Baleares y Madrid.  A la cabeza se encuentra Castilla y León, la comunidad más electricidad ha generado con el viento, seguida de Galicia y Aragón.

Pese al bajo nivel de generación de eólica,  Euskadi tiene una potente industria de componentes que se beneficiaría de la construcción de estos parques. En total, alrededor de 70 empresas vascas  podría suministar piezas o partes para los aerogeneradores. Empresas del potente sector eólico vasco que esperan ahora como agua de mayo que los nuevos molinos salgan adelante.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados