Pásate al MODO AHORRO

Esta semana comienza la negociación para ampliar los Erte con 38.000 vascos afectados

La patronal defiende la ampliación aumentando la flexibilidad y sin excluir los despidos en las empresas que se acojan a los Erte

Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. EP
Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. EP

Gobierno, sindicatos y empresarios se preparan para arrancar, el próximo 8 de enero, una nueva negociación para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (Erte), a los que están acogidos, con datos a cierre de noviembre de 2020, casi 750.000 personas en España, una cifra muy abultada, pero que queda lejos de los 3,4 millones de trabajadores que llegaron a estar en un Erte en el mes de abril. En Euskadi, el pasado mes de diciembre vió como 38.400 personas comenzaban el mes en una empresa que había solicitado un Erte. La gran mayoría, 25.000 trabajadores, del sector de la hostelería. Las cifras son lejanas a los 122.000 trabajadores que estaban afectados por esta medida allá por el mes de abril, pero sigue siendo un colectivo muy importante que mira con atención las negociaciones que arrancan ahora para ampliar esta herramienta más allá del 31 de enero. Especialmente los sectores de la hostelería, el turismo y el comercio son los más afectados. 

La patronal vasca pide Ertes más flexibles y con menos condiciones para las empresas

Por parte de la patronal vasca, Confebask, la semana pasada, su presidente, Eduardo Zubiaurre, señalaba la importancia de "mantener esta herramienta que ha permitido salvar el empleo del impacto tan duro de la crisis", pero insistió, además, en la necesidad de "flexibilizar al máximo el recurso a esta herramienta", en referencia a limitar la prohibición para que las empresas que se han acogido a un Erte puedan realizar despidos durante los seis meses siguientes. Y es que la patronal vasca ha planteado en más de una ocasión la necesidad de permitir que las empresas puedan adecuar sus plantillas estructurales, aún cuando se hayan acogido a esta herramienta. Así, el director general de SEA-Empresas Alavesas, Juan Ugarte, señalaba que "el empleo no se puede mantener por decreto". 

 

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ya dijo que convocaría a los agentes sociales después de Reyes para abordar esta negociación y el líder de CCOO, Unai Sordo, desveló recientemente que la la negociación arrancaría el próximo 8 de enero.

Gobierno, sindicatos y empresarios coinciden en que sigue necesitándose esta herramienta, sobre todo para sectores que no han podido recuperar su actividad plenamente, como el turístico, o que se están viendo sometidos a restricciones para frenar los contagios de Covid, como la hostelería o el comercio.

Hostelería, comercio y turismo sectores especialmente protegidos

De hecho, el plan de rescate de apoyo a la hostelería, el comercio y el turismo que aprobó el Gobierno hace unas semanas amplió el número de sectores "ultraprotegidos" por los Erte a varias actividades, entre ellas el comercio al por mayor de bebidas, los restaurantes y puestos de comidas, las actividades de los jardines botánicos, parques zoológicos y reservas naturales, los establecimientos de bebidas y las actividades de juegos de azar y apuestas (casinos, bingos, loterías y casas de apuestas).

Ampliación ¿hasta cuándo?

La regulación actual de los Erte estará vigente hasta el próximo 31 de enero y los empresarios llevan tiempo pidiendo extender la siguiente prórroga al menos hasta que finalice el estado de alarma decretado en España (9 de mayo). Desde los Ministerios de Trabajo y Seguridad Social no se habla de plazos y se limitan a asegurar que los Erte se mantendrán hasta que sea necesario.

Costó mucho firmar la prórroga hasta enero, sobre todo por las diferencias que existían entre la patronal y algunos miembros del Gobierno en torno a los sectores a proteger por los Erte. Al final se consiguió un acuerdo casi en el tiempo de descuento que se llevó en forma de decreto al Consejo de Ministros.

Tipos de Erte y exoneraciones para las empresas

Dicho decreto, aprobado a finales de septiembre, extendía hasta el 31 de enero de manera automática los procedimientos por fuerza mayor para determinados sectores económicos, y creaba dos figuras, los Erte de impedimento de actividad y los Erte de limitación de actividad, a los que pueden acogerse todas las empresas, con exoneraciones bastante elevadas, que en algunos casos llegan hasta el 100%.

Los Erte de fuerza mayor con prórroga automática se limitan a las empresas más afectadas por la pandemia cuya actividad se clasifique en alguno de los códigos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE-09) previstos en la norma, con exoneraciones de cuotas de entre el 75% y el 85%. De estas exoneraciones también pueden beneficiarse aquellas empresas que, aunque no formen parte de dichos sectores, se encuentran en su cadena de valor o cuyo negocio depende en su mayoría de ellos.

En el caso de las nuevas modalidades de Erte vigentes, a las que pueden acogerse empresas de cualquier sector, se distinguen dos tipos: los Erte por impedimento de actividad como consecuencia de restricciones adoptadas por las autoridades (por ejemplo, las empresas de ocio nocturno), y los Erte de limitación de actividad, destinados a las empresas que vean alterada su actividad cuando una autoridad local, autonómica o estatal limite, por ejemplo, los aforos y los horarios.

Los Erte de limitación de actividad van acompañados de exenciones de cuotas de entre el 70% y el 100%, mientras que los Erte de impedimento de la actividad contemplan exenciones de entre el 90% y el 100%.

Está por ver si en la nueva prórroga se mantendrá este esquema de Erte y si se producirán más cambios en la lista de actividades CNAE, aunque a la vista de las actuaciones de las comunidades autónomas para frenar los contagios seguirán necesitándose instrumentos para proteger a trabajadores y empresas afectados por limitaciones e impedimentos de su actividad.

 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados