Pásate al MODO AHORRO

Azpiazu avanza un fuerte frenazo económico en 2023

El Gobierno vasco reconoce que tendrá que revisar a la baja el dato de crecimiento del PIB, aunque confía en sostener el listón del 2%

El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu / Irekia
El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu / Irekia

Los síntomas de ralentización son claros y el Gobierno vasco asume ya que tendrá que volver a retocar sus previsiones a la baja como ya hiciera en marzo. En este caso y con un otoño que se prevé muy complicado se opta por mantener el listón del 4% para el cierre de 2022, lo que supone apenas unas décimas menos respecto al último análisis, pero se avanza un claro frenazo para el próximo ejercicio.

El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha señalado en Radio Euskadi que su departamento va a revisar a la baja "con toda seguridad" las previsiones de crecimiento del PIB para el año que viene, que recogían otro avance de la actividad superior al 4%, ante la delicada situación de la energía y el agotamiento que presentan algunos sectores. El consejero no ha dado una cifra de hasta dónde bajará la previsión aunque se ha mostrado confiado en poder sostener el nivel del 2%, el mínimo que los técnicos consideran necesario para que el mercado de trabajo no se resienta.

"Estamos seguros que irá por encima del 2%, es decir, bajaremos el ritmo de crecimiento pero todavía por encima del potencial, lo que es positivo en este contexto", ha explicado Azpiazu respecto al contexto de incertidumbre internacional. El Gobierno de Iñigo Urkullu asume así que hay que dar un paso atrás en el optimismo recogido en anteriores cuadros de previsiones después de que el propio Azpiazu rebajara en marzo hasta el 4,1% la tasa de crecimiento esperada en 2023 como consecuencia de la guerra de Ucrania.

Dos meses después el consejero señalaba que no había motivos para pintar aun más de gris ese escenario, algo que finalmente ha tenido que hacer nada más retomarse el curso tras el verano. Si a mediados de agosto Azpiazu aun preservaba un tono optimista defendiendo que el escenario económico "es bueno", ya en su primera aparición pública tras el primer consejo de gobierno del curso el lehendakari adoptaba un tono mucho más serio para referirse al momento económico llegando a hablar de "tensiones" y "tormenta" de cara a otoño.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, el diputado general de Álava, Ramiro González, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementería, la consejera de Autogobierno, Olatz Garam
El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, el diputado general de Álava, Ramiro González, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementería, la consejera de Autogobierno, Olatz Garamendi

Sin entrar en recesión

Algunos analistas empiezan a hablar ya de recesión ante los síntomas de agotamiento de la economía ya este verano, como los malos datos de empleo. Incluso hay motivos para pensar que la economía vasca podría entrar en terreno negativo ya en este tercer trimestre. En ese sentido Azpiazu ha dicho que en Euskadi no va a producirse "una recesión en breve". En caso de que países como Alemania sí entren en este escenario saldrán "rápidamente", ha afirmado.

Además, el encargado de trazar las grandes cifras presupuestarias del Gobierno vasco ha pedido un esfuerzo inversor de cara esas próximas cuentas públicas que se elaborarán con base a los criterios asumidos junto a las diputaciones en el próximo Consejo Vasco de Finanzas de octubre. Será en ese órgano en el que se valore ya cómo va a cerrar la recaudación del año y qué pinta tiene la generación de recursos de cara a 2023, para lo que será decisivo cómo se comporte el mercado laboral en esta parte final de año.

Archivado en:

Destacados