Pásate al MODO AHORRO

El Banco de España oscurece el horizonte económico y retrasa la recuperación

El retraso de los fondos europeos, los problemas en la vacunación y las restricciones llevan al regulador a reducir el crecimiento en España al 6%. Para Euskadi, el Gobierno vasco también anunció una revisión a la baja alejando la recuperación a 2023

Actividad en una planta industrial  / EP
Actividad en una planta industrial / EP

El Banco de España ha constatado que los problemas del arranque de este 2021 con la incidencia de los contagios y nuevas restricciones han frenado la recuperación económica prevista. Unos datos que han llevado a la entidad reguladora a revisar la previsión de crecimiento para este año rebajándola en ocho décimas hasta dejarla en un 6%. Y es que, al mal arranque del año, se han añadido también otras dificultades, como el ritmo de vacunación y el retraso de los fondos europeos. Dos elementos que para el Banco de España han sido determinantes para ajustar la previsión y llevar al escenario de 2023 la vuelta a los niveles económicos pre covid. Son unas sensaciones que ya adelantó la semana pasada el Gobierno vasco al anunciar que un segundo ajuste de esa previsión de crecimiento que ya minoró al 8,6% y deberá reducir de nuevo. 

Congelación del crecimiento en el primer trimestre

En concreto, sobre la evolución del PIB del primer trimestre, el Banco de España afirma que el crecimiento entre enero y marzo caerá un 0,4% en el escenario central, mientras que oscilará entre una leve expansión del 0,4% en el escenario suave y una contracción del 0,9% en el escenario severo.

En cuanto a los fondos europeos, en diciembre el Banco de España estimaba que se ejecutaría el 70% de la inversión prevista por los fondos presupuestados, pero ahora rebaja esta estimación hasta el 55%, por el retraso en el ritmo de desembolso. Esta ejecución de 15 puntos menos se traslada, en cambio, al año 2022, de ahí el mayor crecimiento previsto para ese ejercicio.

La autoridad monetaria afirma que las perspectivas económicas siguen sujetas a un "elevado grado de incertidumbre", vinculada tanto, en el corto plazo, a la evolución de la pandemia y la velocidad del proceso de inmunización de la población como, a medio plazo, a las consecuencias económicas de la crisis.

En Euskadi, la realidad ha ajustado las previsiones del Gobierno vasco

El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, reconoció la semana pasada que el Gobierno vasco deberá revisar también a la baja, por segunda vez, las previsiones del crecimiento económico para el País Vasco. Inicialmente, y para la elaboración de los Presupuestos, el Ejecutivo de Urkullu avanzó que la economía vasca crecería en 2021 un 8,9%, una cifra que fue rebajada al 8,6% el pasado 18 de enero y que hoy se ha anunciado que deberá ajustarse de nuevo. Ya en diciembre, las patronales vascas y, en enero, las cámaras de comercio apuntaban ritmos de crecimiento menores. Así, Confebask, anunció un crecimiento del 7,2%, mientras que CEBEK, la patronal de Bizkaia, era mucho más pesimista con un 6,5%. Una cifra en la que también coincidió la Cámara de Comercio de Gipuzkoa, con un crecimiento entre el 6% y el 8%. También el BBVA, a través de su departamento de estudios, redujo el crecimiento de Euskadi en 2021 a un 5,3%

Lo más leído
Destacados