Pásate al MODO AHORRO

Bitcóin rebasa a la baja la barrera de los 50.000 dólares y estropea un nuevo máximo de Ethereum

La segunda criptomoneda por capitalización llegó a tocar los 2.640 dólares en la tarde de este jueves empujando a la dominancia de bitcóin hasta la zona del 50%, algo que luego se vio empañado por una gran caída de BTC que acabó arrastrando al mercado.

Las plataformas de criptomonedas deberán registrarse en el Banco de España y el Sepblac. / CANVA
Las plataformas de criptomonedas deberán registrarse en el Banco de España y el Sepblac. / CANVA

¿Ethereum a los mandos? Esta pregunta se habría respondido casi sola y con una rotunda afirmación en la tarde de este jueves, cuando el activo marcaba un nuevo alto jamás visto antes en su gráfica mientras Bitcóin se las veía y se las deseaba para no perder el nivel de los 55.000 dólares. Ahora no está tan claro, pues Bitcóin sufrió posteriormente una fuerte caída que ha acabado arrastrando a todo el mercado, también a Ethereum. 

Lo cierto es que desde el pasado fin de semana el 'criptoparqué' se encontraba en un momento de máxima expectación y casi cualquier escenario era posible, por supuesto, siempre con el beneplácito de un Bitcóin que en la noche de este jueves ha vuelto a demostrar que cuando se mueve fuerte, ya sea hacia arriba o hacia abajo, como en esta ocasión, arrastra con él al resto del mercado y poco o nada se salva de cada una de sus sacudidas. Solana ha sido una de las pocas excepciones, y pese a acusar el golpe en la primera embestida, luego se fue directamente a superar su último máximo.

Pese a todo, Ethereum (ETH) llevaba días mostrando signos de gran fortaleza, como Monero (XMR), Litecoin (LTC) o la propia Solana (SOL), y este jueves alcanzaba un nuevo techo que ahora se sitúa en los 2.640 dólares. Posteriormente retrocedía también con fuerza tras una visita de Bitcóin a niveles de los 50.000 dólares en primera instancia. Ya de madrugada, traspasaba de nuevo a la baja dicha marca para aproximarse a los 48.000, y horas después hacía lo propio hasta los 47.500 dólares, una caída que ya representa más de un 26% desde su último máximo histórico

Hasta ese momento Ethereum no solo había demostrado en su precio que apuntaba maneras, también llevaba días arañando terreno poco a poco a Bitcóin en la gráfica de dominancia, donde llegó a acaparar hasta un 15% del mercado.

Equilibrio en la dominancia del mercado

Más allá de que el precio de bitcóin pueda seguir corrigiendo a niveles aún más bajos y que con él siga arrastrando al resto de altcoins, la dominancia se encuentra ahora en un punto clave. En este momento se sitúa alrededor del 50%, lo que quiere decir que el mercado se encuentra prácticamente dividido en dos: la mitad del capital está en altcoins y la otra mitad permanece en bitcóin, que lleva perdiendo fuelle desde el 3 de enero, fecha en la que la criptomoneda líder albergaba un 73% del capital de todo el sector.  

El concepto de dominancia determina cuánto poder tiene bitcóin con respecto al resto de las criptomonedas o 'altcoins' en un momento determinado. En otros términos, su porcentaje de capitalización de mercado frente al de la suma total de las otras criptodivisas.

Como se puede apreciar en el histórico del gráfico, hasta que empezaron a surgir nuevos proyectos la dominancia de BTC era cercana al 100%.

 

 

A partir de 2017, poco a poco, otros han ido ocupando pequeños porcentajes en un mercado en el que Bitcóin sigue siendo el líder indiscutible, pues cuenta con una capitalización actual que ronda el billón de dólares (trillón americano), casi la misma cantidad que se reparten el resto de miles de proyectos cripto que hay en la actualidad. 

¿Qué significa un cambio en la dominancia?

El concepto de la dominancia permite observar hacia dónde va el flujo del capital: si la dominancia de Bitcóin baja y sube el porcentaje de las monedas estables significa que el dinero está saliendo del mercado, ya sea definitivamente o para esperar un momento mejor en el que volver a entrar. Sea cual sea el destino final, evidencia que hay una retirada.

Cuando la dominancia de Bitcóin baja y la de las monedas estables no sube, significa que parte del capital que hay en Bitcóin está pasando a otras criptodivisas o altcoins, como ha sucedido en estos días con Ethereum, que ha visto cómo subía su porcentaje de dominancia mientras bajaba el de Bitcóin, y por eso su comportamiento ha sido mejor. Por último, cuando la dominancia de Bitcóin sube más que el resto, significa que el capital está fluyendo hacia él, ya sea desde fiat, desde moneda estable o desde otras altcoins. 

Hay que tener en cuenta que Bitcóin no solo es la puerta de entrada principal al mundo de las criptomonedas, sino que además casi todos los pares pueden operarse contra BTC, por lo que es mucho más fácil que Bitcóin no solo reciba capital cuando alguien entra al mercado de forma activa, sino también cuando sale de él si opera dicho par. Por ejemplo, si alguien compra Ethereum en el par ETH/BTC, cuando vende, lo que consigue es BTC, con lo que en realidad está comprando BTC para salirse del mercado de ETH. Y lo mismo sucedería si le salta un stop. Por esta razón cada movimiento fuerte en el precio de Bitcóin, al alza o a la baja, propicia casi siempre un aumento en su dominancia, y también por esta razón lo habitual es que cuando Bitcóin cae fuerte, el resto de altcoins caigan en un mayor porcentaje, pues muchos de los stops y ventas de todas las criptomonedas van a parar directamente a Bitcóin.

¿Por qué es importante ahora esta métrica?

Con este panorama, se plantean varios posibles escenarios a corto-medio plazo más allá del precio que pueden ser cruciales para saber dónde colocarse si el mercado logra retomar la tendencia. Actualmente, la dominancia de Bitcóin es algo superior al 50%, un nivel que no visitaba desde agosto de 2018, y esta es una referencia clave para observar el comportamiento que podría tener el mercado en las próximas semanas, pues si no es capaz de traspasar esa barrera y la dominancia de Bitcóin comienza a coger fuerza y a remontar desde este punto, las altcoins van a sufrir contra Bitcóin, será él quien lleve la batuta.

Dicho de otra manera, en el caso de que el precio de Bitcóin comenzara de nuevo a ir al alza el resto de criptomonedas irían por detrás y mucho más rezagadas. Si, por el contrario, la barrera del 50% es traspasada con fuerza y la dominancia de Bitcóin sigue a la baja, serán las altcoins las que vean crecimientos importantes con respecto al rey del criptomercado.

Para muchos esta caída supondrá un 'reseteo' de lo visto en los útlimos meses y apuntan a que Bitcóin será quien vuelva a dominar con claridad el mercado a partir de ahora. Otros opinan lo contrario y creen que el mercado aún no ha experimentado la verdadera 'altseason', que a partir de este momento llevará a Ethereum y al resto de criptoactivos a niveles aún inexplorados. Ambas teorías podrían ser válidas y solo el tiempo dará y quitará razones. Antes de ello, eso sí, es vital que el precio de BTC encuentre un suelo, si no lo ha hecho ya, en el que apoyarse para buscar un nuevo impulso al alza. 

Ciclo de la dominancia de Bitcóin y el resto de criptomonedas
Ciclo de la dominancia de Bitcóin y el resto de criptomonedas

Archivado en:

Lo más leído
Destacados