Pásate al MODO AHORRO

Cebek fija en enero la necesidad de revisar los ERTE

El presidente de Cebek, Iñaki Garcicuño, cree que la administración no va a solucionar el problema de las empresas, de la hostelería y de los autónomos porque no tiene capacidad para ello.

El secretario general de Cebek, Francisco Javier Azpiazu, y el presidente, Iñaki Garcinuño - CEBEK - Archivo
El secretario general de Cebek, Francisco Javier Azpiazu, y el presidente, Iñaki Garcinuño - CEBEK - Archivo

Tras la publicación de los datos relativos al paro en noviembre en Euskadi que reflejaban un descenso en 6.035 personas, la patronal hablaba de un balance "positivo". Aún así, desde Confebask, afirmaban que en relación a la evolución futura del mercado de trabajo, que los ERTEs están siendo "un dique de contención" y están haciendo que la gente que trabaja en empresas que se están viendo afectadas por "niveles de inactividad importantes" no acaben "en el paro". El presidente de Cebek, Iñaki Garcicuño, se suma a este planteamiento y analiza el hecho de si el mantenimiento de estos ERTE es suficiente "para mantener la empresa" o si se tienen que tomar medidas de otra índola para el "ajuste de personal".

En una entrevista a RNE, ha indicado que el ERTE ha sido "un elemento muy importante de dulcificación" de la situación para la propia empresa que utiliza "un camino intermedio y no quizá el que en otras circunstancias hubiera utilizado". El presidente de la patronal vizcaína ha afirmado que han sorprendido "positivamente" los datos de paro de noviembre, con más de 6.000 parados menos en Euskadi, y ha destacado que se mantienen tres meses de disminución del desempleo y "eso siempre es una muy buena noticia" y, además, con un "ritmo relativamente fuerte en este último mes de noviembre". "Y eso que no viene reflejado ahí lo que hubiera podido suponer que la hostelería no se cerrara, que habría sido todavía mejor", ha añadido.

No obstante, ha afirmado que las dudas que quedan son qué pasará a partir de enero y ha aludido al "miedo" cuando se analice el "daño causado" a la empresa, al cierre del año contable en diciembre. A su juicio, en ese momento es cuando se analizará si el mantenimiento de los ERTE es suficiente para poder mantener a la empresa "en una situación solvente", si se cuenta con "fondos propios suficientes para poder aguantar o si, por el contrario, las decisiones tienen que ser de otra índole y puede venir un ajuste de personal si es que fuese necesario". "Decisiones, en todo caso, dolorosas, pero ante todo el barco tiene que flotar, la empresa tiene que seguir subsistiendo porque hay muchas familias que dependen de ello", ha manifestado.

Garcinuño ha señalado que "ojalá" el relanzamiento de la actividad "sea para todos igual" y ha apuntado que se está viendo que cada sector se está comportando "de una manera distinta" y hay sectores que "están sufriendo mucho" como el comercio, la hostelería, el mundo de la hostelería, las artes gráficas o la construcción. Sin embargo, hay sectores que ya han iniciado esa reactivación como la automoción, un sector "vital para Bizkaia".

"Si la reactivación continúa para ellos, es probable que traccionen de todos los demás, del consumo y, a partir de ahí, vemos muchas incertidumbres, nos cuesta saber realmente cómo vamos a acabar este año 2020, imagínate la perspectiva de lo que puede ser el año que viene, donde los estudios económicos son muy variados desde que vamos a un crecimiento bajo o a un crecimiento realmente explosivo", ha agregado.

Asimismo, ha indicado que tampoco se sabe el efecto que puedan tener los fondos europeos, "si es que llegan y si llegan a tiempo". Por lo tanto, ha asegurado que hay "muchas dudas" que hacen "andar con cautela". "En la empresa estamos con un daño causado que es una realidad y estamos con un futuro incierto, al cual tenemos que torear y saber cómo afrontarlo", ha manifestado.

Sobre el apoyo de las instituciones, ha asegurado que el golpe ha sido "tan fuerte" que la capacidad económica que se tiene como territorio "es limitada", por lo que cualquier reivindicación que se hace a la administración va condicionada por el hecho de "saber y ser coherente con el conocimiento de que no hay recursos para todo".

"La administración no va a solucionar nuestro problema, el problema de las empresas, de la hostelería, de los autónomos porque no tiene capacidad para ello, sí es verdad que se han hecho unas cuantas iniciativas potentes, bastante rápido por cierto, en nuestro Territorio, que han ayudado a paliar la situación, a mejorarla en cierta medida", ha añadido.

 

 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído