Pásate al MODO AHORRO

Confebask señala que la reforma laboral mantiene la "esencia de la anterior"

El posicionamiento de la patronal vasca dificulta el papel del PNV, presionado por los sindicatos nacionalistas para que rechace el acuerdo en el Congreso

El secretario general de UGT Euskadi, Raúl Arza; la secretaria general de CCOO de Euskadi, Loli García; el lehendakari, Iñigo Urkullu y el presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre. / EP
El secretario general de UGT Euskadi, Raúl Arza; la secretaria general de CCOO de Euskadi, Loli García; el lehendakari, Iñigo Urkullu y el presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre. / EP

En pleno debate sobre los apoyos que en el Congreso va a necesitar la reforma laboral pactada entre CEOE y sindicatos, la patronal vasca, Confebask, ha ido un paso más allá en el respaldo al acuerdo "histórico" alcanzado antes de Navidad. El presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre, ha brindado un apoyo más entusiasta este martes que el que evidenció la organización empresarial en un comunicado el pasado 24 diciembre. Zubiaurre ha señalado que el acuerdo sobre la reforma laboral garantiza un "nivel de seguridad y un futuro de estabilidad muy positivo" y mantiene la esencia" de la anterior reforma al asegurar "la libertad empresarial y la flexibilidad en la organización manteniendo las principales bases y condicionantes".

El momento en que llega este mensaje, tras el quiebro del PNV que reclamó garantías sobre el 'marco vasco de negociación' y su prevalencia sobre el general para apoyar el acuerdo en el Congreso y mientras EH Bildu y otras formaciones de la mayoría de la investidura anuncian su oposición, podría dificultar la consolidación de la mayoría necesaria para aprobar en el Congreso el acuerdo una vez que el PP ha anunciado su voto en contra. Es cierto que, en las últimas horas, Ciudadanos ha anunciado su disposición a respaldar el acuerdo. Mientras tanto los sindicatos nacionalistas ELA y LAB intensifican la presión poilítica al PNV para que no respalde con sus votos un acuerdo que consideran perjudicial. 

Por su parte, el Gobierno vasco ha respaldado el acuerdo, del mismo modo que la patronal vasca. La propia consejera de Trabajo y Empleo y vicelehendakari, Idoia Mendia, pidió al PNV "estar a la altura de las circunstancias" para salvar la tramitación de la reforma

En declaraciones a ETB, el presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre ha insistido en que tiene la esperanza de que el Congreso apruebe la reforma laboral, y ha considerado que es "un ejercicio de responsabilidad" dar el visto bueno al acuerdo, ya que, según ha dicho, "no sé qué otras razones políticas puede haber ante un acuerdo logrado entre los agentes sociales y el Gobierno". Zubiaurre, además, ha considerado que la prevalencia de los convenios autonómicos ante los de ámbito nacional que solicitan los partidos nacionalistas "es más un debate político y filosófico, que una preocupación real". Y es que, como publicó 'Crónica Vasca', la realidad negociadora en Euskadi sigue siendo provincial y desde 2017, sólo se han acordado dos convenios en el ámbito vasco.  Para Confebask "no existe el riesgo" de que los convenios generales se prioricen ante los autonómicos, "porque los estatales son muy pocos, y normalmente la negociación colectiva se realiza por sectores y por territorios o provincias".

Aún así, considera que el acuerdo alcanzado con UGT, CCOO, ELA y LAB en 2017 "no ha cambiado, está en vigor, y por eso decimos que no es una fuente de preocupación. Es más un debate político y filosófico que una preocupación real, porque todos los convenios firmados en Euskadi tienen prioridad ante los del Estado", ha insistido.

Problemas para la producción por las bajas por la pandemia

Por otro lado, Eduardo Zubiaurre, según recoge Europa Press, ha afirmado que las numerosas bajas ocasionadas por la variante ómicron de la covid-19 en la sexta ola de la pandemia suponen "un gran problema" para la producción y la gestión de las empresas, y que se una otros como son "el incremente de los precios, el coste de la energía o los problemas con los suministros".

El presidente de Confebask ha considerado que las bajas suponen un mayor problema para la pequeña empresa, "porque que falte una persona cuando son pocos, es un problema muy complicado". En el caso de las empresas grandes, en cambio, la gestión de las bajas es "más fácil", aunque ha advertido de "los tremendos problemas que están dando en la productividad, la rentabilidad y la gestión".

"Cuando las bajas son largas, son más sencillas de reemplazar, pero no es fácil ante una baja de cinco días. Por lo tanto, lo que están haciendo las empresas es adaptarse y hacer frente a sus necesidades", ha explicado.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados