Pásate al MODO AHORRO

La confianza de los consumidores vascos anticipa la llegada de la 'normalidad'

El informe trimestral de Laboral Kutxa mejora el índice de confianza en 3 puntos, es claramente optimista respecto a la economía y el empleo, y se sitúa en niveles precovid

Consumidores haciendo compras en una zapatería. / CV
Consumidores haciendo compras en una zapatería. / CV

La recuperación en lo económico tras la crisis del Covid parece calar ya los hogares vascos y los consumidores empiezan a anticipar una llegada de la "la normalidad", son mayoría los que se alejan del temor a una crisis más profunda y dilatada y la confianza en el futuro se equipara ya a niveles antes de la pandemia. Así se desprende del último informe trimestral sobre la confianza de los consumidores vascos de Laboral Lutxa, que presenta ya unas expectativas claramente optimistas de los ciudadanos respecto al futuro, coincidiendo con la mejora sanitaria y la extensión de la vacunación.

En el segundo trimestre de 2021, la confianza de los hogares vascos muestra una mejoría francamente notoria, con 3 puntos más que el informe anterior: ya es optimista  y en valores similares a los registrados entre el cuarto trimestre de 2018 y el segundo trimestre de 2019.

Hay que tener en cuenta que la pandemia generada por el Covid-19 hundió la confianza de los hogares vascos durante cuatro trimestres consecutivos. En su recuperación, señala el informe, "ha sido indispensable el control de la situación sanitaria". De hecho, "la vacunación –que se inició a finales de diciembre, pero ha tomado impulso a partir de marzo-abril-, el control de los contagios y el descenso en la incidencia de la pandemia han impulsado la confianza de los hogares".

Este incremento de la confianza se desprende en todos los parámetros en los que son cuestionados los consumidores, como la economía en general, el empleo, su economía doméstica o su capacidad de ahorro. De hecho, el informe considera que este segundo trimestre marca un punto de inflexión en la confianza de los hogares vascos,  que afrontan la segunda parte del año con optimismo, alejándose del pesimismo de los últimos trimestres, condicionados por la pandemia.

Economía en general

El informe recoge unas expectativas sobre la evolución de la economía general que muestran una "mejoría espectacular y aumentan en 50 puntos", pasando de valores muy negativos a valores ya positivos y similares a los registrados antes de la pandemia. Pero, además, superan los del segundo semestre de 2019, en el que dicha confianza había empeorado  y estaba en valores negativos. Esta mejoría se debe al aumento de las personas que estiman que, en los próximos doce meses, la situación económica general será algo o mucho mejor (de una a cuatro personas de cada diez) y la reducción de las que consideran que será algo o mucho peor (de siete a tres de cada diez). Estas expectativas responden a los datos referidos a la recuperación de la actividad -crecimiento de la economía vasca (+0,2%, primer trimestre) o actividad industrial (+2,4%, mayo)- excepto en aquellos sectores más condicionados por la pandemia y que no han normalizado su actividad.

Empleo

Las expectativas de los hogares vascos sobre la evolución del desempleo registran una remontada sin precedentes: con una ganancia de 58 puntos vuelven a valores positivos y son mejores que las que se registraron en el primer trimestre de 2020, justo antes de la pandemia. Siete de cada diez personas considera que el desempleo disminuirá (43%) o se mantendrá (27%) mientras que sólo tres de cada diez estima que crecerá (30%), en los próximos doce meses. Esto es un cambio significativo teniendo en cuenta que la percepción negativa  sobre que “el paro aumentará” ha sido la opinión mayoritaria desde el inicio de la pandemia y hasta el primer trimestre de 2021.

Estas expectativas están en consonancia con los resultados de afiliación a la Seguridad Social y paro registrado en la CAE (963.214 y 122.618 personas, mayo-2021), con un ritmo claro de recuperación con respecto de los peores datos de esta crisis (938.585 y 146.450 personas, agosto-2020) y se acercan a niveles pre-pandemia (973.152 y 117.239 personas, febrero-2020). 

Economía doméstica

La confianza de los hogares vascos con respecto de la economía de su hogar también empeoró durante la pandemia pero en menor medida que sobre la economía general o el desempleo. Igualmente, estas expectativas también han mejorado sensiblemente (+14) pero no lo suficiente como para entrar en datos positivos (-2). Aún así están en valores parecidos a los registrados en 2018 y 2019, años pre-pandemia y en los que se rozó el optimismo.

El informe constata que en este momento, hay que tener presente la incidencia de factores que “asustan” y empeoran las expectativas de las personas, ya que inciden directamente en los gastos del hogar, entre los que destacan la evolución al alza de la factura eléctrica.

Dos tercios de los hogares consideren que seguirán igual, un 70%, o mejor ,14%, mientras que disminuye el grupo que cree que estará peor, un 16%.

Expectativas de ahorro

Las expectativas sobre el ahorro de los hogares vascos para el periodo de los próximos doce meses han sido las menos pesimistas, muy alejadas del deterioro registrado en los restantes indicadores de la confianza de los consumidores. En el segundo trimestre de 2021, este indicador también ha mejorado, 10 puntos más y es optimista (4), alcanzando valores parecidos a los de 2019.

Esta valoración es el resultado de que algo más de la mitad de los hogares señala que ahorrará con seguridad, un 15%,  o probablemente lo hará , un 42%, frente a menos de la otra mitad que considera que probablemente, 23%,  o con seguridad no lo hará, 20%.

Esta percepción de los hogares vascos está en consonancia con la evolución de la tasa de ahorro , que fue del 14,7% en 2020, superior al registrado en 2019 (6,3%) o en años de crisis como 2013 (7,9%) o 2009 (11,3%).

Temor al incremento de la inflación y compras

El informe constata un temor entre los consumidores a los niveles inflacionistas de los últimos meses.  Cuatro de cada diez hogares (47%) estima que los precios aumentarán más rápido que hasta ahora frente a casi otros cuatro (38%) que apuntan que crecerán igual que hasta ahora.

Pese a ello, la recuperación de la confianza se traslada a la valoración del momento de compra, indicador que mejora sensiblemente (+15) y se sitúa en valores claramente positivos incluso para anticipar grandes compras.

Esto no incluye la adquisición de vivienda o de coche, que mejora muy lentamente. El 1,7% de los hogares vascos señala que comprará una vivienda en el próximo año, porcentaje que mejora los registros de los últimos cuatro trimestres.  El porcentaje de hogares que comprará un vehículo se mantiene (5,3%) y no termina de mejorar. Se confirma la debilidad de la demanda debido a factores como las dudas sobre la elección de motorización (fiscalidad) o la expectativa de nuevas ayudas a la compra junto con la incidencia del envejecimiento de la población y el cambio de hábitos. ,1 96,2 Sí, casi 

Archivado en:

Destacados