Pásate al MODO AHORRO

El convenio del Metal de Bizkaia se atasca por el incremento de la inflación

La patronal no ofrece más que el 2% para no comprometer la viabilidad de las empresas y los sindicatos rechazan perder poder adquisitivo en plena escalada de los precios

Trabajador de la industria con mascarilla. / EP
Trabajador de la industria con mascarilla. / EP

Los sindicatos del Metal de Bizkaia han dado un portazo rotundo a la propuesta de la patronal del sector de trasladar al convenio una subida salarial del 2%, muy por debajo del IPC y de las reivindicaciones de todos los sindicatos. 

Durante la reunión que se ha celebrado este lunes, la postura de las partes no se ha movido de los planteamientos iniciales. En el último encuentro la Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM) trasladó a las centrales que  dar respuesta a las peticiones de los sindicatos "comprometería seriamente la competitividad de las empresas, abocando al cierre de un gran número de ellas, principalmente pequeñas". 

Esta propuesta ha sido rechazada por todas las centrales sin que eso haya supuesto, sin embargo, la ruptura de las negociaciones, ya que las partes se han emplazado a un nueva reunión del próximo 28 de marzo

Hay que tener en cuenta que la negociación está apenas empezando -solo se han producido tres encuentros- y que este es un sector en el que tradicionalmente ha resultado complicado suscribir el convenio. El  que está ahora vigente se consiguió después de un periodo de alta conflictividad y de huelga en el sector.

Durante el encuentro la patronal ha reiterado el planteamiento inicial de que aceptar las peticiones trasladadas por las centrales "supondrían incrementos de más del 26% de los costes laborales para 2022" .

"En la coyuntura actual, consideramos que estas plataformas están muy alejadas de la compleja realidad de nuestras empresas y son claramente irresponsables si queremos preservar la viabilidad futura del sector y de sus puestos de trabajo".

Esta situación  se ha agravado todavía más con la guerra de Ucrania tras la invasión del país por parte de Rusia, lo que va a provocar una subida de los precios energéticos y en la cadena de suministros que tendrá un efecto directo en los costes de las empresas. También supondrá un nuevo repunte de la inflación que repercutirá sobre las empresas, pero también sobre los bolsillos de los trabajadores. Por eso, los sindicatos creen que no pueden admitir convenios que supongan una pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. 

Cambios de actitud

Tras el encuentro, ELA ha reclamado incrementos salariales "sustanciales" y ha recordado que en el Metal de Gipuzkoa en Oficial de Primera cobra 7.000 euros más al año que en Bizkaia.

Además de instar a acabar con la infracontratación de mujeres o la brecha salarial, ha animado a los trabajadores a organizarse en el sector y luchar para conseguir un convenio sectorial "digno, que reparta justamente la riqueza".

"La patronal se ha dedicado a poner innumerables excusas (como ya lo hiciera en la anterior negociación), sin aportar absolutamente nada nuevo. Es obvio para ELA el interés de FVEM de ralentizar y bloquear el proceso negociador. Cada mes que pasa, los trabajadores del Metal de Bizkaia somos cada vez más pobres", ha manifestado.

Por su parte, LAB ha reclamado a la FVEM un cambio de actitud ante el "riesgo de bloqueo" en el Metal de Bizkaia, y ha reprochado que la patronal quiere aumentar la flexibilidad, "medida que empeora la conciliación laboral y familiar, y pretende empeorar los complementos de las bajas laborales, algo totalmente inaceptable teniendo en cuenta el problema social existente con la siniestralidad laboral".

"La Patronal no está acudiendo de manera presencial a las reuniones, circunstancia que dificulta la comunicación y condiciona la negociación", ha lamentado, para recordar que ha solicitado también un movimiento a la patronal que pueda facilitar el acercamiento entre las partes, "pero FVEM se niega hacer ningún movimiento en su plataforma".

"Podríamos estar ante una intención por parte de la patronal de bloquear la negociación y, por lo tanto, la necesidad de activar el sector desde una mayoría sindical y social lo más amplia posible. Para LAB, ése es el camino para conseguir un convenio digno", ha dicho.

 

 

Archivado en:

Destacados