Pásate al MODO AHORRO

Bizkaia instalará en la conexión Supersur-AP68 el primer peaje sin paradas

La licitación es de 36 millones de euros para las instalaciones tecnológicas de última generación

Imanol Pradales, diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, en la comparecencia ante los medios para el equipamiento de la VSM| EUROPA PRESS
Imanol Pradales, diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, en la comparecencia ante los medios para el equipamiento de la VSM| EUROPA PRESS

La Diputación de Bizkaia ha dado luz verde a la apertura de la conexión Supersur- AP68. El proyecto para instalar tecnologías de última generación y se ha legitimado por 36 millones de euros. El tramo preve estar disponible para 2023 y unirá Larraskitu con la AP68 en Venta Alta. Dispondrá de los últimos avances en tunles y del primer peaje 'free-flow' del territorio histórico. Además de alumbrado, ventilación y protección contra incendios, medidas de seguridad, vigilancia y control, sistema de cobro de peajes, red de comunicaciones y centro de control.

Así lo ha dado a conocer el diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, quien ha señalado que "en 2023 este tramo entrará en servicio con un equipamiento altamente innovador, que aplicará las últimas tecnologías disponibles para conseguir una mayor eficiencia energética, minimizar los impactos ambientales y reforzar la seguridad de los usuarios". Para ello, la diputación va a invertir 36 millones de euros en los equipos de instalaciones tecnológicos de la conexión Supersur-AP68 para "lograr así una autopista de última generación en Bizkaia".

Última generación

Los portales de peaje free-flow registrarán el paso de los vehículos mediante escáneres y cámaras de lectura de matrículas, de modo que la conexión entre la VSM y la AP-68 se realizará sin atravesar barreras de peaje ni reducir la velocidad, mejorando la fluidez y seguridad del tráfico. Los túneles de Arnotegi y Seberetxe contarán con cámaras térmicas, con las que los operadores del centro de control podrán ver qué ocurre en el interior de los túneles si estos se llenan de humo. Para mejorar la eficiencia energética, se instalarán 4.000 lámparas LED, que serán especiales en el viaducto de Bolintxu para minimizar el impacto ambiental.

Interbiak ha licitado el contrato para equipar el conocido como tramo 1B de la Variante Sur Metropolitana (VSM), que conectará Larraskitu con la AP-68 en Venta Alta. El concurso para instalar la superestructura de este tramo se ha dividido en dos lotes: el primero, para las instalaciones de alumbrado, ventilación y protección contra incendios. El segundo, para las de seguridad, vigilancia y control, sistema de cobro de peajes, red de comunicaciones y centro de control.

Para el equipamiento del nuevo tramo, Interbiak va más allá de los actuales requisitos sobre seguridad de túneles en carreteras, incorporando actuaciones novedosas para implementar nuevas tecnologías, digitalizar la infraestructura y hacerla más sostenible. Así mismo, requiere a los licitadores que incorporen actuaciones innovadoras como un sistema de control de personas en los túneles durante la obra o nuevas soluciones de toma de datos de aforos y control visual mediante tecnologías no intrusivas. Una de las principales novedades, es la VSM que contará con el primer peaje 'free-flow' de Bizkaia. Mediante este sistema de cobro sin barreras el vehículo no tiene que detenerse ni aminorar la marcha, favoreciendo la seguridad y la fluidez del tráfico frente al sistema de cobro tradicional. Los pórticos de peaje estarán ubicados en Venta Alta, registrando el paso de cada vehículo que sale o entra a la VSM hacia o desde la AP-68, así como en las entradas a la VSM de Trapagaran, corredor del Kadagua y Larraskitu.

Cámaras térmicas

Los de Arnotegi (1.920 y 1.950 metros) y Seberetxe (608 y 620 metros) serán los primeros túneles de Bizkaia equipados con cámaras térmicas, que permiten ver cuando las condiciones de visibilidad no sean adecuadas, como es el caso de la presencia de humo, ya que detectan la radiación calorífica emitida por cuerpos u objetos. Se trata de un equipamiento muy relevante en materia de seguridad, ya que en caso de incendio estas cámaras permitirán a los equipos de emergencia y a los operadores del centro de control conocer en todo momento lo que está ocurriendo en el interior del túnel. Las 29 cámaras térmicas estarán colocadas a una distancia entre ellas de 150 metros, ofreciendo una cobertura total de los cuatro tubos, que suman cinco kilómetros de túneles.

Además de las cámaras térmicas, los túneles estarán equipados con otras 34 cámaras móviles y con 68 cámaras fijas para la detección automática de incidentes. Entre el equipamiento de seguridad en el interior destaca así mismo la instalación de 100 Bocas de Incendio Equipadas (BIEs) 64 paneles aspa-flecha, 40 paneles de control del límite de velocidad, 55 postes SOS y 215 altavoces de megafonía. La iluminación constituye otro de los aspectos destacados del equipamiento de la VSM. El nuevo tramo, tanto en túnel como en cielo abierto, estará dotado de 2.554 luminarias LED, más eficientes que las lámparas de vapor de sodio y con mayores ventajas, principalmente su alto índice cromático, el reencendido instantáneo y su amplio rango de regulación. Este último aspecto permitirá un mayor ahorro energético adecuando la iluminación de los túneles a las condiciones del tráfico, meteorológicas o de luminancia exterior. Los túneles de Arnotegi y de Seberetxe estarán iluminados por 1.755 luminarias, y otras 552 alumbrarán las vías de evacuación en el interior de los tubos. A cielo abierto, el nuevo tramo de la VSM contará con 247 luminarias. Las instaladas en el viaducto de Bolintxu (161 y 141 metros) serán luminarias especiales, colocadas a baja altura, para minimizar el impacto sobre el medio ambiente. Por otro lado, el contrato licitado por Interbiak para el equipamiento de la fase 1B de la VSM contempla también la sustitución, por lámparas LED, de las 1.439 luminarias a cielo abierto en funcionamiento en el tramo Trapagaran - Larraskitu.

Fibra óptica

La gestión y monitorización de los túneles de Arnotegi y Seberetxe se podrá realizar desde cualquiera de los cuatro centros de control de tráfico de Bizkaia gracias a la implantación del sistema de gestión centralizada Trafikoa. De este modo, cualquier incidencia en el centro de control de referencia para la VSM, el de Peñaskal, no afectará a la seguridad de las personas usuarias ni a la infraestructura. Para asegurar la gestión centralizada, en el nuevo tramo de la VSM se desplegará una red de comunicaciones con siete nodos principales, 48 switches y 26.500 metros de cable de fibra óptica. El sistema de gestión centralizada controlará 2 PLCs, 83 cabeceras distribuidas, 5.881 señales digitales y 562 señales analógicas.El sistema de gestión permitirá así mismo operar desde cualquier centro los 87 ventiladores de los túneles de Arnotegi y Seberetxe, cuya función es regular correctamente los flujos y la renovación del aire en el interior de los tubos.

El uso de la tecnología BIM (modelizado de información de construcción por sus siglas en inglés) es uno de los requisitos establecidos por la Diputación Foral de Bizkaia en la construcción de todas las nuevas infraestructuras. En la VSM el BIM se utilizará por primera vez para un proyecto de superestructura, de modo que permitirá anticipar y resolver previamente cualquier punto de colisión entre ambas.De este modo, la instalación de cámaras, ventiladores, bocas de incendios, señales, luminarias, etc., estará perfectamente adaptada a la infraestructura, permitiendo además realizar un mantenimiento mucho más eficiente cuando esté en servicio.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído