Pásate al MODO AHORRO

La economía deberá esperar hasta 2022 para recuperar los niveles previos al coronavirus

El Gobierno vasco anota una caída sin precedentes de la economía en 2020 del 9,5% y enfría la previsión de crecimiento para 2021 reduciéndola al 8,6%

Consejero de Economía Hacienda, Pedro Aspiazu. EP.
Consejero de Economía Hacienda, Pedro Aspiazu. EP.

Euskadi no recuperará el ritmo económico previo a la crisis hasta, al menos, la segunda mitad del 2022. Así lo ha reconocido el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, tras constatar que en el cierre de 2020 la economía vasca se desplomó un 9,5%. Una caída en la actividad económica sin precedentes y que necesitará dos años para recuperar los índices previos a la pandemia. Se trata de un caída de la economía que ha destruido 25.700 empleos y que es más del doble que la peor caída del PIB registrada en la anterior crisis financiera de 2008.

En otoño, la industria y las exportaciones mantuvieron el ritmo de la actividad de verano

El global del último trimestre ha presentado una caída del 7,6% respecto al año anterior.  A pesar de todo, el avance que ha presentado el Gobierno de las cuentas trimestrales elaborado por Eustat refleja un otoño en el que la industria ha conseguido sostener el ritmo de la economía vasca mantenido en verano. En octubre, noviembre y diciembre, la actividad ha registrado un 0,3% más que en julio, agosto y septiembre. Se trata de un comportamiento que no ha servido para recuperar la caída del sector servicios que con los cierres aplicados a hostelería, turismo y comercios, ha sido el más castigado.  

La industria y las exportaciones han aguantado la segunda ola del virus y han permitido mejorar la previsión de caída en el PIB en seis décimas, dejando el 2020 con un descenso del 9,5%. Según ha explicado Azpiazu, es una serie que “hace pensar que la producción industrial y las exportaciones vascas han dejado atrás las fuertes caídas de primavera y verano”.

Evolución PIB vasco desde 2009
Evolución PIB vasco desde 2009

En cuanto a este año, la previsión se enfría ligeramente. El Gobierno preveía en sus Presupuestos un crecimiento del 8,9% que se reduce al 8,6 y que impide la recuperación a niveles precovid, que queda pendiente hasta mediados el 2022. Y es que el crecimiento para este año estaba asentado en una parte importante en el “efecto rebote”, en el hecho de seguir a un año de fuertes caídas. El ajuste del descenso del PIB en 2020 en seis décimas impacta, por lo tanto, en la modulación del crecimiento para este 2021.

El efecto de la tercera ola en Alemania será determinante

Según estos datos, al menos hasta diciembre, los efectos de la tercera ola del virus en países tractores para Euskadi, como Alemania o Reino Unido, no se han percibido en la industria vasca. Aún así, según ha explicado el director de Economía y Planificación, Jordi Campàs, “son determinantes los próximos días para ver cómo las restricciones pueden afectar a la economía de Alemania y, en esa medida aventurar el efecto en Euskadi”.

Los Erte salvaron a más de 53.000 trabajadores de ir al paro

En cuanto al empleo, los Erte habrían salvado a 53.600 personas del paro. Y es que el descenso del 9,5% del PIB equivale a 79.300 jornadas laborales, cuando el saldo de destrucción de empleo en 2020, a efectos de Población en Relación con la Actividad (PRA) , ha sido de 25.700 puestos de trabajo.

La tasa de paro para 2020 se estima que haya sido, al cierre, de un 10,3%. El Gobierno sigue apostando por crear en este 2021, 15.000 puestos de trabajo y reducir el paro a un 9,8% al final de año.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído