Pásate al MODO AHORRO

Elkarrekin Podemos acerca el acuerdo presupuestario al "sacar de la ecuación la fiscalidad"

Azpiazu mantiene abierta la puerta a la negociación con todos los grupos tras el primer encuentro, pero EH BIldu y PP-Cs incluyen cambios fiscales como condición

El consejero Pedro Azpiazu con los representantes de Elkarrekin Podemos. / IREKIA
El consejero Pedro Azpiazu con los representantes de Elkarrekin Podemos. / IREKIA

El Gobierno vasco analizará las propuestas de todos los grupos para los Presupuestos de 2022, y mantiene la "puerta abierta" en la negociación, pero tras la primera ronda de encuentros con los grupos celebrada este miércoles, mira claramente hacia Elkarrekin Podemos como posible apoyo del Ejecutivo en la aprobación de las Cuentas.

La formación morada ha “sacado de la ecuación” la fiscalidad, según ha destacado el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpìazu, algo que es esencial para el consejero que ya ha advertido de que el tema fiscal queda fuera de esta negociación.

Además, Azpiazu ha mostrado su satisfacción porque desde Elkarrekin Podemos se ha admitido que su propuesta, que suma enmiendas por 500 millones de euros, "es una propuesta para ellos de máximos, con cuestiones estratégicas, pero que son conscientes de que el Gobierno vasco tiene que analizar para seguir profundizando en un posible acuerdo", y "han afirmado abiertamente que no hay líneas rojas", según ha detallado Azpaizu, que  ha agradecido a este grupo "el ejercicio que han realizado para presentar hoy un documento en la primera reunión".

Aunque habrá que esperar a cómo se desarrollan los siguientes encuentros, Elkarrekin Podemos es el único que tras el encuentro ha destacado la "voluntad de acuerdo" del Ejecutivo, y ha matizado también otra de sus enmiendas polémicas, la de la creación de una empresa pública de energía, ya que ahora se aviene a convertir en el EVE  en una comercializadora y generadora de energía.

Si no ha habido peros de forma pública a la propuesta de Elkarrekin Podemos, sí la ha habido a la de EH Bildu, que ha presentado un documento con enmiendas por valor de 118 millones. 

Aunque Azpiazu ha valorado el hecho de que "no ha marcado tampoco líneas rojas", ha afirmado que incluye en sus exigencias "ciertas cuestiones en las que el Gobierno no va a poder entrar dado que no forma parte de sus competencias, como por ejemplo, la limitación por Ley del precio los alquileres".  

Además, incluye una reforma fiscal, "ámbito en el que esta negociación no va a entrar", lo que en principio dificulta el acuerdo.

Más crítico ha estado el consejero con PP-Cs, el único grupo que ha acudido a la reunión sin una propuesta elaborada.  El consejero ha criticado que en la reunión PP-Cs ha dejado la puerta abierta a "seguir trabajando en un posible acuerdo, y se han comprometido a hacernos llegar sus propuestas concretas", y se han referido al tema de la fiscalidad como una "cuestión que les preocupa", "sin fijarlo como línea roja", tras el encuentro han señalado a los medios que “exigen al Gobierno una rebaja de impuestos para apoyar estos presupuestos”.

"No tengo claro con esta actitud de Doctor Jekyll y Mister Hyde, a qué atenerme. Espero que nos lo aclaren, pero he repetido en muchas ocasiones que la fiscalidad no entra en este debate presupuestario", ha zanjado.

A la espera de recibir el documento de PP-Cs el consejero elaborará una nueva propuesta de cara a la semana que viene, cuando previsiblemente vuelva a encontrarse con los grupos.

 

 

 

Destacados