Pásate al MODO AHORRO

Las empresas tendrán hasta 2028 para devolver los créditos Elkargi

Además de la ampliación de la carencia y de la solicitud de nuevos créditos, la modificación eleva el plazo de devolución hasta ocho años, igualando todas las condiciones de los ICO

Presidente de Elkargi, Josu Sánchez / EP
Presidente de Elkargi, Josu Sánchez / EP

Más tiempo de carencia, pero, sobretodo, más tiempo para devolver los casi 800 millones de crédito que Elkargi y Gobierno vasco han respaldado para las empresas vascas. Y es que ambas instituciones ultiman la prolongación de este programa de créditos con el aumento de la carencia a dos años y el incremento del plazo de tiempo para devolver el dinero hasta los seis años. Así pues, los créditos que eran de un año de carencia, más cuatro años para la devolución, se convertirán en 2 años de carencia, más 6 para su reintegro. Por lo tanto, se prolonga hasta 2028 el plazo en el que las empresas deberán devolver todo el importe recibido.

Elkargi y Gobierno vasco presentarán en los próximas días la ampliación definitiva de este programa de crédito a las empresas que pusieron en marcha durante el confinamiento. La iniciativa se activó a la par que los créditos avalados por el ICO en el conjunto del país y que el Gobierno central amplió el pasado 16 de noviembre. La prórroga para la carencia de un año más, así como la ampliación de la concesión de esta línea avalada por Elkargi era algo que ya se había adelantado, pero los plazos de la devolución, con estos 8 años, se equipararán a las condiciones de los créditos avalados el Instituto de Crédito Oficial.

Los trabajos entre Gobierno vasco y Elkargi se han centrado en buscar las fuentes de financiación que respalden este volumen de garantías. Así, se utilizarán fondos del Gobierno Vasco, del Gobierno de España, del Fondo Europeo de Inversiones (FEI) y de la propia Sociedad de Garantía Recíproca (Elkargi). Según han señalado fuentes de Elkargi, se trata de una tarea de ingeniería financiera que de respaldo a las operaciones y permita soportar el aumento de los plazos de devolución.

Y es que, solamente con la línea de créditos avalados por Elkargi en 2020 se han respaldado operaciones de 750 millones de euros. La cantidad disponible actualmente es de 1.000 millones y el Gobierno ya ha expresado su deseo de ampliarla en 500 millones más, montante que actualmente revisa con Elkargi para, en su caso, revisar al alza.

Se trata de cifras que han llevado a la sociedad de garantía recíproca a multiplicar por tres su volumen de operaciones. Así, si en 2019 se respaldaron financiaciones por valor de 300 millones de euros, mientras que, este año, solo en las ayudas por la COVID-19, la cantidad ha ascendido a 750 millones de euros. Importe que se eleva a 850 millones añadiendo otras operaciones realizadas al margen de este programa.

El préstamo COVID-19 está dirigido a la cobertura de necesidades de liquidez y financiación de gastos de estructura, alquileres, amortizaciones, personal, seguros y otros gastos no ligados al nivel de productividad.

Una demanda continuada de las empresas

La patronal vasca, Confebask, ha señalado que esperaban esta medida y que responde a las demandas que han ido trasladando en los últimos meses. Las necesidades de flujo de liquidez para las empresas, que han visto como el parón de la demanda les dejaba sin ingresos, hacen que todas estas líneas sean como el oxígeno para tejido empresarial. Desde las patronales vascas se venía demandando la necesidad de mantener una financiación accesible para las empresas y, en concreto, dar continuad a las líneas de crédito de Elkargi. En estas circunstancias, el presidente de los empresariosde Bizkaia, Iñaki Garcinuño, alertaba ayer mismo de que las dudas que quedan son "qué pasará a partir de enero y ha aludido al "miedo" cuando se analice el "daño causado" a la empresa, al cierre del año contable en diciembre. De ahí que sea necesario poder seguir contando con financiación para para afrontar la coyuntura mientras esta se prolongue. 

Desde SEA-Empresarios Alaveses, alertan de que con la segunda ola de la pandemia, el clima económico se está volviendo más pesimista y se espera que tenga efectos en el empleo y la actividad. Es una dinámica, señalan, que está afectando al conjunto de Europa. Así, a pesar de la leve recuperación del tercer trimestre, atravesamos unas semanas en las que las perspectivas "se están complicando de forma creciente". Por lo tanto, y a la espera de la publicación de la nueva regulación, la patronal alavesa recuerda sus solicitudes en el observatorio de noviembre de ampliar esta financión y también la de introducir flexibilidad en el marco laboral. 

Archivado en:

Destacados

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído