Pásate al MODO AHORRO

Euskadi se garantiza un nivel de deuda suficiente para afrontar unos presupuestos expansivos en 2022

La Comisión Mixta del Concierto que se reúne este jueves, casi 'in extremis' antes de las vacaciones de verano, garantizará la inversión en las Cuentas vascas y la recaudación de nuevos impuestos

Una reunión anterior de la Comisión Mixta de Concierto. / EP
Una reunión anterior de la Comisión Mixta de Concierto. / EP

El Gobierno vasco contará con una capacidad de deuda suficiente el próximo año como para poder acometer unos presupuestos expansivos y que garanticen la inversión necesaria para conseguir el repunte económico tras la pandemia. La reunión de la Comisión Mixta del Concierto ratificará este jueves el acuerdo al que ha llegado la administración vasca con el Gobierno central y, aunque se guardan la cifra exacta hasta que el pacto esté firmado, fuentes del departamento de Hacienda confirman que el nivel de endeudamiento suscrito cumple las expectativas para poder elaborar unas Cuentas de 2022 tal y como las estaban perfilando, volcadas de nuevo en la inversión. 

La reunión del órgano bilateral entre ambos Gobiernos se ha convocado casi 'in entremis', al borde de las vacaciones de verano. El Gobierno vasco había reiterado en varias ocasiones su malestar porque no se fijara una fecha para un encuentro trascendental para la Administración vasca, que quería llegar al mes de septiembre con todos los números clarificados para la elaboración de los Presupuestos.

Igual que ocurrió el año pasado, el acuerdo sobre el endeudamiento ha estado ligado a la asistencia del lehendakari Iñigo Urkullu a la Conferencia del Presidentes. Llegado el acuerdo y fijada la fecha de la reunión de la Comisión Mixta, el lehendakari ha decidido acudir al encuentro que se celebrará este viernes en Salamanca suavizando en parte las tensas relaciones con Pedro Sánchez que se han puesto de manifiesto en las últimas semanas, en especial por las decisiones tomadas por el presidente del Gobierno sobre la pandemia sin contar con las comunidades autómomas, pero también por las quejas de los nacionalistas ante la ausencia de la relación bilateral que reconoce el Concierto y que consideraban que no se estaba respetando ante la falta de reuniones del órgano correspondiente.

Un endeudamiento "algo menor" que este año

Para el 2020 y 2021, las administraciones pactaron con el Gobierno central un endeudamiento de 3.300 millones con el fin de hacer frente a los gastos extraordinarios y al parón de la economía por el confinamiento. En concreto se fijó para 2020 un objetivo de déficit del 2,6% del PIB, 1.716 millones de euros, y un 2,2% para 2021, lo que se ha traducido en 1.617 millones. En el acuerdo se recogió, por primera vez, la capacidad de endeudamiento de las Diputaciones con 595 millones millones de euros en 2020 y 588 millones para 2021. Para 2022,  Pedro Azpiazu reconocía ayer que será "algo menor" del acordado para 2021.

Aunque la primera idea del Gobierno vasco no era seguir en 2022 con el endeudamiento, el retraso en la recuperación, que se esperaba a principios de este año, pero parece que se materializará de forma clara hasta la segunda mitad del ejercicio ha forzado al Gobierno a seguir con la senda del endeudamiento para llevar a cabo inversiones, aprovechando además que las directrices de la Unión Europea post pandemia permiten acudir al endeudamiento un año más, aunque es posible que en  2023 vuelva a imponerse la política de austeridad.

Nuevos impuestos

La reunión de la Comisión Mixta del Concierto dará también el visto bueno a que las Haciendas forales vascas pasen a recaudar los impuestos de nueva creación para los que hasta ahora no se había fijado su concertación, pese a que algunos de ellos llevan en marcha desde principios de año.

Este es el caso de impuestos como el IVA OSS o del comercio electrónico, el impuesto de transacciones financieras, denominado 'tasa Tobin' o el impuesto sobre determinados servicios digitales, conocido como 'tasa Google' que podrán recaudar las haciendas vascas.

El Gobierno vasco quería aprovechar este encuentro para trasladar al Gobierno central la necesidad de que las instituciones vascas estén presentes en todos los foros internacionales en los que se trata sobre política fiscal, entre ellos la OCDE, en un momento en el ue se están acordando políticas que se dirigen hacia una cierta armonización fiscal en ciertos impuestos como el de Sociedades aplicado a las multinacionales. Aunque finalmente no se sabe si entrará en el orden del día de la reunión de este jueves. 

Esa es una reivindicación histórica del PNV a la que el Gobierno central siempre da largas. De momento, las instituciones vascas solo participan en las reuniones del Ecofin, aunque de una forma bastante 'descafeinada', ya que las diputaciones vascas participan en los grupos de trabajo previos en los que se preparan los encuentros posteriores del organismo comunitario.

 

 

  

Archivado en:

Destacados