Pásate al MODO AHORRO

Fundación Novia Salcedo exporta con el SEPE su modelo de inserción laboral al resto de España

La fundación para la inserción laboral juvenil impulsa con el SEPE un proyecto piloto para llegar a 9.000 jóvenes y que es el primer paso antes de un programa nacional que contará con una inversión de 70 millones de los Fondos Europeos

Directiva Fundación Novia Salcedo impulsa el proyecto piloto para la inserción laboral de jóvenes / EP
Directiva Fundación Novia Salcedo impulsa el proyecto piloto para la inserción laboral de jóvenes / EP

El programa de monitorización y becas para la inserción de jóvenes en el mercado laboral de la Fundación Novia Salcedo se exporta en un proyecto piloto con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) a tres comunidades autónomas para llegar a 9.000 jóvenes. Se trata de un programa con el que tratar de mejorar los datos de paro juvenil que presenta en España uno de los peores de la zona euro. Y es que la metodología de Novia Salcedo ha logrado, en 2020, que el 61% de los jóvenes participantes hayan logrado o bien un contrato laboral o la prórroga de la beca. Este es el primer paso de un ambicioso Programa que se podría desarrollar en el conjunto de España para llegar a 100.000 jóvenes con la metodología de la Fundación. 

La entidad impulsada por Txomin Bereciartua acumula más de 40 años de trabajo y ha logrado incorporar a su patronato a algunas de las empresas más importantes del País Vasco. Con un presupuesto anual de más de 5 millones logra porcentajes de éxito por encima del 60% la inserción de jóvenes en el mercado laboral en un modelo de implicación de la una red de 716 empresas, tutores y seguimiento de los jóvenes.

Proyecto piloto en Euskadi, Extremadura y Comunidad Valenciana

El modelo de Novia Salcedo ha llamado la atención del SEPE y tratará de impulsarlo en un proyecto piloto llegar a 9.000 jóvenes en Euskadi, Extremadura y la Comunidad Valenciana. Según explica la directora general, Begoña Etxebarria, a ´Crónica Vasca´ es un “modelo organizativo estructurado en los servicios públicos” y para el que buscarán “una fundación espejo” que de desarrolle el mismo papel que Novia Salcedo en cada uno de los territorios.

Este paso es el primero para desarrollar una política mucho más global en el conjunto de España con la financiación de los Fondos de Recuperación de la UE. Y es que la inserción laboral de los jóvenes es uno de los ejes estratégicos que marca la Comisión Europea. Por ello, desde la Fundación trabajan  en el “Programa de Implantación de un Sistema Nacional de Inserción Juvenil” que con una inversión de 70 millones de euros podría llegar a 100.000 jóvenes.

Para la directora general de Novia Salcedo, Begoña Etxebarria, el reto es “hacer que las empresas se sumen a este proyecto y que sean conscientes de que necesitan las competencias de la gente joven”. En este sentido, recuerda que, cuando el trabajo de acompañamiento al joven por el tutor que tiene en la empresa se da correctamente “surgen las aportaciones y el crecimiento mutuo”, pero es necesario, insiste, “que se genere esa cultura y ese compromiso en la empresa”.

La metodología de la Fundación Novia Salcedo establece un convenio entre las tres partes: joven, fundación y empresa en el que se regula el compromiso de cada una de las partes. Además, los jóvenes realizan una  formación en competencias transversales con una metodología ´Problem Based Learning´ (PBL) que persigue un equilibrio entre teoría y práctica, y utilizando herramientas digitales. Los jóvenes seleccionados se van incorporando a las empresas colaboradoras a medida que Novia Salcedo vaya cerrando los proyectos.

El 61% de los participantes en 2020 continuaron en la empresa

Así, en 2020 y a pesar del confinamiento provocado por la pandemia, la entidad atendió a 850 jóvenes a los que becó para iniciar su andadura laboral y de los que el 61% continuaron en el puesto, bien por la renovación de la beca, en 242 casos, bien por la formalización de un contrato laboral, en 286 casos.

A estos datos contribuyó también el programa Reactívate, impulsado por el Gobierno vasco con la Fundación en plena salida del confinamiento y que permitió el registro curricular de 2.863 jóvenes, orientar a otros 1.000 y lograr convenios con 529 empresas para canalizar 700 ofertas de prácticas. Las becas tienen una duración mínima de 4 meses y máxima 6, a jornada completa de 7 horas, con una dotación bruta de 776€ al mes.

 

Archivado en:

Destacados