Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco amplía en 500 millones los préstamos a pymes y autónomos

Incluye modificaciones respecto al programa del año pasado en lo referido al periodo de carencia y amortización, que pasan a ser de dos y seis años respectivamente

El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu / EP
El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu / EP

El Gobierno vasco aprobará en marzo una nueva línea de financiación de 500 millones de euros para pymes, empresarios individuales y profesionales autónomos, tal y como avanzó 'Crónica Vasca' a finales del mes de noviembre. Esta nuevo programa incluye algunas modificaciones respecto al del año pasado en lo que se refiere al periodo de carencia y amortización de los préstamos, que pasan a ser dos años de carencia opcional y seis de amortización, frente al año de carencia y cuatro de amortización del plan de 2020.

El programa, canalizado a través de Elkargi Sociedad de Garantía Recíproca, incluirá la posibilidad de adaptar, a solicitud de las personas y empresas interesadas, los préstamos del plan del año pasado a las condiciones de la nueva línea de financiación, según ha informado este miércoles el consejero de Economía del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, en la presentación de esta iniciativa. El consejo de Gobierno aprobará una primera orden por valor de 250 millones de euros, que se ampliará hasta la cuantía total -500 millones de euros- en función de las necesidades.

El coste que supone este nuevo programa para el Gobierno vasco será de aproximadamente 64 millones de euros, que se destinarán a cubrir los intereses de los préstamos y los costes de los avales. Además, el Fondo de Provisiones Técnicas para las líneas de avales del anterior y de este año asciende a 51,2 millones de euros, por lo que el coste global para el Ejecutivo que suponen ambos programas es de 115,2 millones de euros. Otra de las novedades de la convocatoria es que se garantiza un mínimo 300 millones de euros para préstamos de entre 5.000 y 25.000 euros, con un análisis más ágil, para las pequeñas empresas y personas empresarias autónomas encuadradas en los sectores más castigados por la pandemia causada por la covid-19.

Esta herramienta de apoyo financiero instrumentalizada pretende dar cobertura a los gastos fijos de estructura de empresas y autónomos, tomando consideración su importancia en el tejido empresarial, sus implicaciones en el conjunto de la actividad productiva y su menor capacidad relativa de acceso a los mercados de financiación mayorista o a las líneas tradicionales de las entidades de crédito.

Empresas de menos de 250 empleados

La línea de financiación está dirigida a pymes de Euskadi que empleen a menos de 250 personas y cuyo volumen de negocio anual no supere los 50 millones de euros, o bien, cuyo balance general anual no rebase los 43 millones de euros. Además, las pymes beneficiarias no pueden estar participadas directa o indirectamente en un 25%, o más, por otra empresa, o conjuntamente por varias de ellas, que no reúnan alguno de los requisitos anteriormente expuestos. Por otra parte, podrán acceder al programa empresarios individuales (micropymes) y profesionales autónomos que se encuentren de alta en el régimen especial de trabajadores por cuenta propia o autónomos de la Seguridad Social, y que obtengan rendimientos de actividades económicas o profesionales sujetas al IRPF.

Los préstamos están referenciados a un euribor más un diferencial del 0,75%, subvencionado al 100% por el Gobierno vasco. Además, las empresas o personas que se acojan a los mismos podrán cancelar o amortizar anticipadamente sin coste alguno. La cuantía de los préstamos es de entre 5.000 euros y un millón de euros para pequeñas y medianas empresas, y de entre 5.000 y 100.000 euros para empresarios individuales y profesionales autónomos. Los préstamos están avalados al 100% por Elkargi, con una comisión de formalización y comisión de estudio de 0.25%. La comisión de aval es de 0.75%, subvencionado al 50% por el Gobierno vasco.

Entre las nuevas medidas aprobadas, el decreto que regula el programa incluirá las condiciones de novación de los préstamos formalizados en la anterior línea de financiación de 1.000 millones de euros, puesta en marcha entre abril y mayo de 2020, para adecuarlas a las condiciones financieras de la nueva línea de financiación. En este caso, no existirá comisión de formalización, ni comisión de estudio. La comisión de aval se mantiene en el 0.75% (subvencionado al 50%). A fecha de 31 de diciembre, el importe de las operaciones aprobadas en el programa de 2020 era de 725 millones de euros, para un total de 8.313 operaciones. El 35% de este importe se destinó a la industria. Por detrás se situaron sectores como el comercio (24% del importe global), los servicios (15%), construcción (10%) y hostelería (8%), además el transporte, la cultura y el sector primario, entre los que se repartió el 8% restante.

En su intervención, el consejero de Economía y Hacienda ha explicado que el objetivo del programa es "atender de forma rápida y urgente" a las necesidades de liquidez y financiación de circulante de los colectivos más afectados por la pandemia. Azpiazu ha mostrado su confianza en que este instrumento contribuya a que empresas y autónomos puedan hacer frente a la situación "tan penosa" que está produciendo la crisis derivada de la covid-19.

"Que en 2022 alcancemos el nivel de 2019"

En todo caso, y pese a la incertidumbre del contexto económico internacional, ha recordado que las previsiones del Gobierno Vasco apuntan a que la economía de Euskadi crecerá "bastante" en 2021, con una estimación de incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 8,6%. "Esperemos un impulso importante en la economía y que en 2022 alcancemos el nivel de 2019", ha manifestado Azpiazu, quien ha indicado que "no vamos a ponernos siempre en lo peor". El consejero también se ha referido a las negociaciones que mantienen los gobiernos central y vasco en torno al reparto de los fondos europeos para la reconstrucción. Azpiazu ha mostrado su esperanza de que Euskadi pueda acceder al "máximo" posible de financiación a través de este instrumento financiero, y ha afirmado que los ejecutivos central y vasco han asumido el "compromiso" de que "gran parte" de los recursos "vayan a proyectos que se vayan a desarrollar en Euskadi".

Por su parte, el presidente de Elkargi, Josu Sánchez, ha asegurado que esta sociedad de garantía recíproca "nació por y para las empresas". "Estamos para escuchar y dar solución a sus necesidades y ayudarles con asesoramiento financiero", ha afirmado.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído