Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco pierde la baza de Múnich para reforzar su recurso contra la UEFA

Fernando Lamikiz, abogado y expresidente del Athletic, y Juan Carlos Soto, experto en derecho deportivo, creen no obstante que una reclamación de lo ya invertido por la administración puede salir adelante en los tribunales

Exterior del campo de San Mamés / athletic-club.eus
Exterior del campo de San Mamés / athletic-club.eus

La decisión de Múnich de plegarse a los condicionantes de la UEFA y aceptar la presencia de público en su estadio, hasta 14.500 espectadores, garantiza la continuidad de la ciudad alemana como sede de la Eurocopa, pero supone una baza perdida para las administraciones vascas en el  argumentario de un posible recurso contra la decisión de dejar a Bilbao fuera del evento deportivo y sustituirla por Sevilla. La capital alemana se resistía a abrir su estadio a la presencia de aficionados -igual que Bilbao o Dublín-  por la situación de pandemia de coronavirus, pero la presión de la UEFA ha podido más. Será sede, pero tendrá públlco.

"Si se hubiera mantenido la sede en Múnich sin que los alemanes hubieran aceptado el criterio de la presencia de aficionados, hubiese sido una baza para el recurso del Gobierno vasco" , señala Fernando Lamikiz, abogado y expresidente del Atlhetic, ya que quedaría en evidencia un trato discriminatorio contra Bilbao. Perdido ese argumento, considera,  no obstante, que un recurso por parte de Ayuntamiento de Bilbao, Diputación de Bizkaia y Gobierno vasco tiene posibilidades de salir adelante en los tribunales porque "la situación de pandemia actual está por encima de cualquier otra cuestión y desde luego de la celebración de la Eurocopa", más aún cuando el año pasado incluso se suspendió por motivo del Covid.

Los servicios jurídicos de las tres instituciones vascas que conforman la 'sede Bilbao' -Ayuntamiento de Bilbao, Diputación de Bizkaia y Gobierno vasco-  están en estos momentos analizando las posibilidades de reclamación y no està determinado en qué tribunal se presentará, si finalmente se decide la reclamación. Por tratarse de un evento deportivo podría ser el  TAS, Tribunal de Arbitraje Deportivo, el que dirimiera la cuestión.

Si el recurso se presenta en un tribunal vasco de lo contencioso-administrativo, Fernando Lamikiz cree que "podrían aceptarse la petición de medidas cautelares que dejarían la decisión de la UEFA de llevar la sede a Sevilla en suspenso".

"Plantar cara a la UEFA"

En cuanto a la reclamación de lo perdido por parte de las Administraciones a lo largo de estos años de preparación,  Lamikiz estima desde su experiencia como abogado que no habría problemas  en lo que se refiere al rembolso de los  gastos ya invertidos -el ayuntamiento tiene comprometidos 2,5 millones de los que están pagados ya más de la mitad- . Otra cosa es, según recuerda el abogado, lo que se conoce como 'lucro cesante', el daño patrimonial que consiste en la ganancia que se deja de obtener como consecuencia de un cumplimiento contractual, en este caso, lo que la ciudad dejará de ganar por no celebrarse la Eurocopa, algo que es mucho más difícil de demostrar, al igua que el daño reputacional que se ha hecho a la imagen de la ciudad. 

Precisamente este "daño reputacional" es lo que en su opinión debe impulsar a la administración a "plantar cara a la UEFA y marcar territorio". "Si estuviera aquí Iñaki Azkuna ya lo hubiera hecho", señala Lamikiz recordando al fallecido alcalde de Bilbao que  inició precisamente las negociaciones para que la Eurocopa pudiera jugarse en Bilbao y que, entonces, no recibió muchos apoyos por parte de otros miembros del PNV por suponer que la Selección Española jugara en San Mamés.

Como expresidente del Athletic, Lamikiz ha tenido relaciones con la UEFA , organización de la que no tiene precisamente una buena opinión: "Es un nido de víboras. Se creen que está por encima del bien y del mal y no es así", dice, por eso insiste en que el Gobierno y el Ayuntamiento deben recurrir y "plantarle cara", a este organismo y negociar la devolución de lo gastado y alguna otra compensación, entre la que podría estar ser sede de otro evento como la Euroliga de 2024.

No obstante, el abogado recuerda que todo lo que gira alrededor del recurso dependerá de cuáles sean las condiciones exactas del contrato que la Administración vasca firmó con la UEFA y que no han trascendido.

De igual forma, Juan Carlos Soto, abogado y experto en derecho deportivo, recalca que las condiciones que se hayan fijado en el contrato serán determinantes a la hora de plantear el recurso y de su resolución en uno u otro sentido. Incluso a la hora de determinar en qué tribunales debe presentarse la reclamación, que, en cualquier caso sería por "incumplimiento de un contrato". 

Recuerda que en este tipo de eventos, los contratos que se firman suelen incluir condiciones muy estrictas respecto a seguridad, derechos de imagen... "Puede estar fijado incluso en el contrato cómo se van a resolver las desavenencias".

Soto recuerda que lo que ha pasado con la sede de Bilbao para la Eurocopa puede repetirse con el Mundial de Sokatira -salvando las distancias de repercusión internacional y de atracción de público- que está previsto que se celebre en Getxo en el mes de septiembre y que ya se suspendió el año pasado por la pandemia, De momento está a la espera de la evolución de la pandemia, pero puede ser que la sede vasca de este evento deportivo corra la misma suerte que la la Eurocopa y sea necesario preparar otro recurso.

 

 

 

 

Destacados
Lo más leído