Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno refuerza la inversión en 2022 a costa de partidas sin ejecutar de ejercicios anteriores

Las partidas sin ejecución de Presupuestos anteriores y una recaudación en 2021 mejor de lo previsto dejan las arcas del Ejecutivo con excedentes que son aprovechados para redirigir a la inversión con 300 millones más de lo previsto

La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, el lehendakari y el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu. / Irekia
La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, el lehendakari y el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu. / Irekia

La apuesta del Gobierno vasco en política empresarial pasa por asegurar el famoso 'arraigo' de las compañías vascas y que el centro de decisión de estas no salga del País Vasco. Para eso una de a las apuestas es el fondo Finkatuz, destinado a la adquisición de participaciones en empresa estratégicas, como podrían serlo ITP Aero, CAF o Euskaltel. Esta herramienta aumentará su capacidad en 100 millones en tan solo un año, llegando a disponer en 2022 de 260 millones de euros. El Gobierno ha recurrido para este incremento a los Presupuestos del año que viene con una partida de 50 millones, pero la otra mitad viene de los remanentes de tesorería. Es decir, del sobrante de las partidas de las Cuentas de este año que no se han gastado así como de la mejora de recaudación sobre lo previsto. Una cantidad que sumada a los 250 millones del plan de inversiones anunciados hace unas semanas por el Gobierno eleva a más de 300 millones la cantidad que el Ejecutivo ha obtenido de los excedentes de este año para destinar a inversiones no consignadas en los Presupuestosde 2021. 

Dicho en 'román paladino', el Gobierno vasco cuenta con dinero de sobra al no ejecutar todas las partidas presupuestarias. Con el excedente de las cuentas públicas el Ejecutivo ha reorganizado sus remanentes reforzando la herramienta para actuar sobre las empresas tomando participaciones en las mismas. Una decisión que evidencia, por lo tanto, dos cosas: la prioridad para el Gobierno de esta política empresarial para la que ya anunció dotar a Finkatuz con 300 millones de euros antes del final de la legislatura. Y, por otra parte, que el Ejecutivo no tiene problemas de dinero. A pesar de la crisis de la pandemia, Euskadi ha contado con unas recaudaciones por encima de lo previsto y, junto a un endeudamiento autorizado en la Comisión Mixta de Concierto, ha encontrado una cantidad de ingresos que le ha permitido llegar a un techo de gasto histórico que no ha sido capaz de ejecutar. El propio consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, reconocía la generación de unos remanentes en 2021 de más de 200 millones de euros. 

Siete millones más para gestionar el saldo de tesorería

Es más, en el Presupuesto para 2022 se contempla un incremento de siete millones de euros en los gastos financieros por mantenimiento de saldo de tesorería. Este contexto financiero también permitió al Gobierno avanzar un plan de inversiones de 250 millones de euros que se repartían entre este año y las que se recogen para 2022. La intención, por lo tanto, del Gabinete Urkullu es aprovechar estos excedentes para reforzar el capítulo inversor de Euskadi y es que las Cuentas para 2022 contemplan una inversión récord de 1.600 millones de euros

Sobrefinanciación

Estas decisiones llegan a la vez que entra en vigor la nueva Ley de Aportaciones, que, una vez aprobada tras diez años de prórroga, aumenta el dinero que recibe el Gobierno del total de la recaudación de las diputaciones y que pasa del 70,04% al 70,81%, lo que supone un aumento de más de 100 millones de los que los gobiernos forales dejarán de disponer para cubrir lo que se conoce como coeficiente vertical.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados