Pásate al MODO AHORRO

Las haciendas forales preparan la nueva fiscalidad verde con deducciones de hasta el 50%

Las tres diputaciones trabajan para aplicar deducciones de hasta un 50% en los gastos e inversiones que busquen mejorar los sistemas de energía o introducir el coche eléctrico

Consejo Vasco de Finanzas analiza la recaudación de las haciendas forales/ EP
Consejo Vasco de Finanzas analiza la recaudación de las haciendas forales/ EP

El cambio climático y la descarbonización del sistema económico y social contará con incentivos fiscales para tratar de avanzar en la reducción de emisiones de CO2. Es una de las líneas de trabajo en la que avanzan las diputaciones forales en el Órgano de Coordinación Tributaria (OCT) para avanzar entre este año y el que viene con la concreción de nuevas medidas que ayuden con deducciones en los impuestos de Sociedades y en IRPF los gastos de los contribuyentes en compras de coches eléctricos, obras para la construcción de puntos de recarga o inversiones para mejorar los sistemas energéticos o la puesta en funcionamiento de sistemas de autoconsumo. Se trata de concretar las directrices europeas que marcan la necesidad de avanzar en este 'green deal' ayudando a través de dos vías: las ayudas directas y los incentivos en el pago de impuestos. Bizkaia trabaja desde el año pasado en un sistema tributario que ayude a acercarse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Sus primeras conclusiones están siendo analizadas con las demás diputaciones, mientras Álava ya ha aprobado un proyecto de norma foral que contempla deducciones hasta de un 50% en Sociedades. 

Las directrices europeas marcan una doble vía para avanzar en la transformación energética en el denominado 'green deal', se trata de implementar ayudas directas y, a la vez, incentivar fiscalmente con la reducción de impuestos a los contribuyentes que afrontan gastos para reducir la emisión de CO2. De aquí a final de año y en el arranque del próximo comenzarán a aparecer modificaciones tributarias para ayudar en la compra de vehículos eléctricos o en las inversiones para cambiar los sistemas de energía. La fórmula en la que trabajan las diputaciones es la de aplicar deducciones fiscales en impuestos como el de Sociedades, que grava los beneficios de las empresas, o el IRPF que afecta a todos los ciudadanos. Fuentes de la hacienda foral vizcaína han confirmado que los trabajos que vienen desarrollando desde el año pasado para buscar modificaciones tributarias que ayuden en este camino han compartido sus conclusiones con Álava y Gipuzkoa para analizar las posibilidades que ofrece esta vía. 

Y es que el proyecto de Bizkaia busca un enfoque más global para detectar cómo ayudar a la consecución de los Objeteivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Desde el pasado año, y junto al Institute for Innovation and Public Purpose (IIPP) de la University College London, que dirige Mariana Mazzucato, la Diputación trabaja para las primeras adecuaciones fiscales dirigidas a aquellas empresas, proyectos, inversiones, activos y acciones que avancen en esta línea. Si bien estaba previsto incorporar las primeras modificaciones en una norma foral antes de verano, los trabajos siguen para implementar las nuevas medidas cuando sea posible, tal y como confirman desde la Diputación de Bizkaia. Mazzucato, que ha trabajado en la secretaría general de las Naciones Unidas, se ha especializado en detectar los parámetros que deben priorizarse para impulsar objetivos como la reducción de emisiones, hacer frente al desafío demográfico, promover la igualdad o garantizar modalidades de consumo sostenibles. 

Álava se adelanta con medidas que tendrán efecto este mismo año

Álava, por su parte, ha aprobado ya un primer paquete de medidas que contiene importantes deducciones fiscales. Así, las inversiones en tecnologías limpias aumentaran su deducción hasta el 50% en Sociedades, frente al 35% actual. En lo que se refiere a la movilidad, las empresas que compren bicicletas eléctricas para sus empleados podrán deducirse el 10% en el Impuesto de Sociedades y para la compra de coches eléctricos se eleva el 'gasto admisible' de 25.000 a 35.000 euros. También se contempla la deducción de un 10% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de las aportaciones que las personas realicen a cooperativas de generación de energía sostenible para el autoconsumo en su vivienda habitual. La norma plantea que todas estas medidas, en cuanto se aprueben, tendrían efecto con fecha 1 de enero de este año, con lo que afectarían al ejercicio 2021.

Desde la Diputación de Gipuzkoa han confirmado también el trabajo en esta línea en el que avanza Hacienda con el objetivo de implementar las primeras medidas lo antes posible. Mientras tanto, las empresas cuentan ya con ayudas directas impulsadas por el Gobierno vasco con fondos europeos a través del programa Moves, una iniciativa que recibirá 16,4 millones de euros para destinar más de 9 millones a la financiación de compra de vehículos eléctricos recargables y 7,3 millones para financiar hasta con un 80% del coste las inversiones para instalar puntos de recarga en garajes de comunidades de vecinos, parkings públicos o empresas.

Archivado en:

Destacados