Pásate al MODO AHORRO

Las haciendas vascas cierran el 2021 con 1.700 millones más de recaudación sobre lo previsto

La recaudación supera en 400 millones la previsión realizada por el Consejo Vasco de Finanzas el pasado mes de octubre

Reunión del Consejo Vasco de Finanzas / Irekia
Reunión del Consejo Vasco de Finanzas / Irekia

Después de un 2020 con malos datos de recaudación para las haciendas forales, el Consejo Vasco de Finanzas ha confirmado este lunes lo que ya preveían los datos de Bizkaia y Álava: un récord de recaudación de las tres haciendas forales en el año pasado, superando en un en un 14,4% la de 2020 y en un 3,2% la de 2019. Las tres diputaciones han conseguido hacerse con un total de 15.963 millones de euros en 2021 según los datos presentados por el ejecutivo al cierre del ejercicio fiscal, 1.710 millones más que los 14.250 proyectados inicialmente. De esos 1.710 millones, 1.210 han ido a parar al Gobierno vasco y 500 a las diputaciones.

Por lo tanto, cifras récord que han hecho que los tres diputados generales saquen pecho junto al consejero Azpiazu. Los cuatro representantes han insistido en la apuesta de las instituciones vascas por la reactivación económica por la que pasa Euskadi en el día en el que la comunidad autónoma ha abandonado la emergencia sanitaria.Un año más, la liquidación del fondo general de ajuste en 2021 vuelve a dejar en manos de la Diputación Foral de Álava un total de 80,7 millones de euros, sin que Gipuzkoa o Bizkaia se lleven nada de un fondo al que han aportado 8 millones los guipuzcoanos y 12 en el caso de los vizcaínos. Azpiazu también ha destacado lo poco abonado al cupo durante los dos últimos años: apenas 724 millones en una cifra que incluye la liquidación de 2020 con un saldo de 277 millones a favor de Euskadi y el cupo provisional de 2021, que por el momento supone un importe de más de 1.000 millones.

Las instituciones vascas abordan el 2022 en lo fiscal con "optimismo y prudencia". Todo apunta a que la economía seguirá al alza este año, pero las diputaciones han admitido su preocupación por la incertidumbre que supone Ucrania, los altos costes de la energía, la crisis de suministros —como ha señalado el diputado alavés, Ramiro González— o la posibilidad de una subida en los tipos de interés, que ha puesto de relieve Unai Rementería. Aun así, Azpiazu ha recordado que más del 50% de los créditos que tiene el Ejecutivo autonómico son a tipos fijos, aunque la deuda variable "sí que supondrá un encarecimiento, aunque el impacto no sería muy significativo". Sobre la crisis de suministros, Rementería ha reconocido que esto está afectando a las empresas, "pero aun así siguen facturando". El diputado vizcaíno cree que los tipos de interés serán un problema a abordar "cuando lleguen", pero también ha remarcado que "servirán para estabilizar las inflaciones".

En cuanto a este superávit, el Gobierno vasco no descarta invertir los remanentes fiscales en esos proyectos estratégicos dentro del programa Euskadi Next para los que se va a retrasar la financiación europea que llega a través de los ministerios. Azpiazu ha hecho hincapié en que si el dinero de Europa tarda en llegar será el Gobierno vasco quien aborde los proyectos más importantes de la comunidad autónoma; "después, si llegan los fondos, se acelerarán los plazos o se harán más grandes los proyectos", pero en cualquier caso las apuestas estratégicas de Euskadi se harán. En ese sentido, el consejero ha recordado que la oportunidad de inyectar dinero a la actividad económica antes de volver a la senda de estabilidad presupuestaria está ahí y ha querido lanzar un mensaje a Bruselas pidiendo "altitud de miras a las instituciones europeas para no establecer restricciones a la inversión pública que detengan la recuperación económica".

Destacados