Pásate al MODO AHORRO

La hostelería arranca a las Diputaciones medidas fiscales para bajar los alquileres

La patronal de hostelería y el Departamento de Turismo promueven las medidas fiscales para incentivar a los propietarios que rebajen los precios del alquiler

Un hostelero limpia una terraza en un bar de Viroria. EP
Un hostelero limpia una terraza en un bar de Viroria. EP

Hace meses que las asociaciones de hostelería en Euskadi reclaman medidas fiscales en materia de alquiler para aliviar a los sectores especialmente afectados por la pandemia. En diálogo con el Departamento de Turismo, Comercio y Consumo de Gobierno vasco, la patronal de hostelería ha logrado llevar a las Diputaciones forales la propuesta de incentivos para los propietarios que rebajen la renta del locales a los negocios que más han sufrido la crisis del covid-19 y facilitar así los  procesos de negociación de cara a reducir los alquileres a todos aquellos locales en los que se realicen actividades económicas, incluidas viviendas y oficinas. 

La medida tributaria, que será aprobada próximamente por los Consejos de Gobierno de los tres territorios, está prevista tanto en el IRPF como en el Impuesto sobre Sociedades cuya declaración se lleve a cabo en 2022. Una reivindicación trabajada de manera conjunta por Asociaciones y Gobierno vasco que tiene como objetivo fomentar negociaciones a la baja de manera que la reducción que se produzca en el alquiler permita al dueño del local acceder a deducciones en su declaración de Hacienda. Descuento que se aplicará por las reducciones que se hagan durante el primer semestre de 2021 y procurarán ampliar al segundo semestre.

Rebajas de tres meses sin compensaciones en el futuro

Para ello, la duración de la rebaja de la cuantía del alquiler debe extenderse durante al menos tres meses a lo largo de 2021. Además, no podrá existir ningún tipo de compensación o recuperación de la renta de alquiler en un momento posterior, bien sea mediante incrementos de rentas posteriores, otras prestaciones o cualquier otro tipo de contraprestación por parte de la persona arrendataria o de terceros, según la norma. En concreto, la cuantía de la rebaja de alquiler se considerará como gasto deducible. No obstante, en el caso de que el arrendamiento constituya un rendimiento del capital para el arrendador, la parte de gasto que no resulte deducible por no tener ingresos suficientes, dará derecho a una deducción en la cuota íntegra del 15%. En caso de que tampoco se cuente con cuota suficiente para poder beneficiarse de la deducción, la misma podrá aplicarse en el IRPF del año siguiente. 

Rentas de hasta un 12% de la facturación

Cerca de la mitad de los establecimientos en Euskadi están actualmente en alquiler, un gasto que puede llegar a suponer entre el 5% y el 12% de la facturación de los establecimientos. Durante la pandemia se han producido sentencias a favor del inquilino con una reducción de los arrendamientos ante una situación sobrevenida, donde el propietario se ha visto obligado a introducir rebajas vía judicial. La intención del nuevo Decreto es fiscalizar el proceso con incentivos como vía fácil y accesible de cara a negociar el precio del alquiler.

En concreto, el sector de la hostelería ha caído en Euskadi en más de un 40% en volumen de actividad y un 13% en plantillas en 2020. La medida adoptada por Diputaciones no es el primer movimiento de superviviencia de  la patronal que hace apenas un mes tumbó la prohibición de apertura de la hostelería en Euskadi. El pasado febrero, los hosteleros solicitaron a través de un recursos suspender la medida decretada por el Gobierno vasco de clausurar bares y restaurantes en localidades con una tasa de incidencia acumulada superior a 500 positivos por cada 100.000 habitantes. Poco después, el alto Tribunal aceptaba la reclamación de las Asociaciones de Hostelería de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava por no considerase un "elemento de riesgo grave para la salud pública" y suponer su cierre un "grave quebranto económico" en el sector. 

Destacados
Lo más leído