Pásate al MODO AHORRO

El índice global de las materias primas reafirma precios al alza y temor ante una lenta recuperación

Los precios de las materias primas han repuntado un 12,3 % en el primer trimestre, situándose por encima del nivel que tenían en 2018

Puerto de Bilbao / EP
Puerto de Bilbao / EP

Los precios de las materias primas continúan su escalada tras el desplome que registraron con la interrupción de la actividad económica durante la pandemia, y han repuntado un 12,3 % en el primer trimestre del año, con lo que ya están por encima del nivel que tenían en 2018. El principal motivo del alza es la recuperación de las economías de la crisis del coronavirus, al que se suman elementos especulativos y las perspectivas sobre un dólar más barato.

Las disputas entre China y Estados Unidos, y sobre todo el auge de la economía china que está acaparando la producción de chatarra de mercado, están encareciendo aún más los precios, lo que se suma a los problemas de suministro en sectores como la automoción que dependen de la importación para mantener la cadena de producción, afectada por los problemas de transporte y desabastecimiento que disparaban a principios de año el precio de las importaciones

El índice general que elabora el Fondo Monetario Internacional (FMI) recuperó el nivel que tenía antes de la pandemia el pasado mes de diciembre. En el primer trimestre de 2021 ha alcanzado una cota que supera un 8,8 % a la media de 2018. El índice de metales básicos, los que se usan en los sectores industriales, cerró en marzo con un alza del 49 % frente a 2018. Tal y como avanzó este diario, el elevado coste de la materia prima para la industria del metal y la siderurgia vasca es ya una de las mayores preocupaciones de las empresas del Metal, pudiendo complicar la recuperación de un sector esencial para impulsar de nuevo el sector industrial. 

Por su parte, el de energía, que está confeccionado con los precios del petróleo, carbón, gas natural y propano, se recupera más despacio y aún presenta una caída del 10 % frente a 2018, aunque frente a 2019 es un 4,1 % superior. La directora general de CMC Markets, Sara Carbonell, explica la subida como respuesta al aumento de la demanda por las expectativas de recuperación de la economía, aunque también existe un componente especulativo. "Liquidez hay toda ahora mismo", señala, antes de recordar que la Reserva Federal ha dejado claro que continuará con los estímulos y no tiene previsto bajar los tipos de interés a corto plazo.

La lluvia de estímulos monetarios puesta en marcha por los bancos centrales para contrarrestar el efecto de la pandemia ha reducido la rentabilidad de activos de deuda pública y privada y el dinero se mueve hacia las materias primas. Además, las expectativas sobre un dólar más débil genera un efecto alcista en las materias primas, ya que resultan más baratas.

Los expertos descartan una tendencia al alza 

A pesar de que todos los componentes del índice del FMI suben de forma generalizada, los expertos no creen que sea el comienzo de un ciclo largo de precios altos como el de la década 1998-2008. Según señala BBVA Research en un informe del pasado mes de marzo, los precios no muestran una tendencia alcista si se analizan a muy largo plazo y descontando la inflación. "El nivel real del índice agregado de precios de materias primas que elabora el FMI se encontraba en 2020 en el mismo nivel que en 1998", indica el documento.

Sara Carbonell, considera que, en todo caso, el ciclo de aumento de precios habría comenzado antes de la crisis de la covid-19 y descarta que pueda llegar a niveles que se vieron, por ejemplo, en el petróleo, que en 2008 superó los 140 dólares por barril (actualmente el Brent cotiza en torno a 67 dólares). En el caso de las materias primas de alimentación recuerda que "subían en plena crisis de la pandemia porque había demanda de alimentos" en medio del hundimiento de bienes industriales. Además añade que los precios de productos agrícolas obedecen también a factores ajenos a la marcha de la economía, como la climatología y su impacto en las cosechas.

En el caso de los metales preciosos, considerados valores refugio, el índice del FMI de este tipo de activos tocó máximos en 2020 (en agosto el oro alcanzó los 2.000 dólares por onza) y desde entonces empezó a caer, aunque todavía está en un nivel similar al que tenía en el periodo 2011-2013.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados