Pásate al MODO AHORRO

El PNV se reivindica con un acuerdo con Pedro Sánchez para acelerar el TAV

Los nacionalistas logran una "encomienda de gestión" para recibir el dinero del Gobierno de España para hacer las obras de acceso de la alta velocidad vasca a Bilbao y Vitoria

Estación de tren de Vitoria. / EP
Estación de tren de Vitoria. / EP

Los accesos de la alta velocidad ferroviaria a las ciudades de Vitoria y Bilbao, así como la construcción de las estaciones soterradas serán ejecutados, adjudicados y dirigidos por el Gobierno vasco. Así se refleja en el acuerdo que el PNV ha presentado hoy en la estación de Vitoria y que ha alcanzado con el Gobierno de España en el marco de las negociaciones para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Los jeltzales reivindican así su papel y su peso en Madrid, tras unos días en los que EH Bildu había tomado la delantera con sus acuerdos presupuestarios en el Congreso de los Diputados, el Parlamento de Navarra, y las Cuentas de Euskadi

Esta fórmula, conocida como encomienda de gestión, se ha aplicado ya en varios tramos de la Y vasca guipuzcoanos y era la reclamación estrella del PNV desde hace unos meses. Por este método, el Gobierno de España transfiere las cantidades económicas que le corresponden para desarrollar la obra para que sea el Gobierno vasco, junto a Diputaciones y ayuntamientos, quién dirija las actuaciones, adjudique y vele por la ejecución de los proyectos. Para los nacionalistas era una de las claves para poder avanzar más rápido en la ejecución de las obras. 

El acceso y el soterramiento de las estaciones de la alta velocidad vasca se había convertido en el elemento de máxima confrontación del PNV con el Gobierno central. Una polémica en la que el propio lehendakari tuvo que intervenir para calmar las aguas. Especialmente en Bizkaia esta tensión se había elevado el pasado 4 de noviembre, cuando la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, anunció el fin de las obras del trazado para 2027. El problema es el tiempo entre el fin de ese recorrido y el que precisaran las obras para adecuar las estaciones de Bilbao y Vitoria. Un intermedio para el que se planteaba la solución de estaciones 'provisionales', que rechazaban con fuerza especialmente desde el Ayuntamiento de Bilbao. 

Con este acuerdo presentado por Aitor Esteban, el diputado del PNV, en la propia estación de Vitoria, las administraciones vascas recibirán directamente el dinero del Gobierno central, con la consiguiente reducción en el Cupo, para liderar las obras con la confianza, que siempre han reivindicado los jeltzales, de que esto garantizará una mayor rapidez en las obras y la seguridad de que el soterramiento no quedará en el olvido, tras la puesta en funcionamiento de las estaciones provisionales. 

Vitoria

En el caso de Vitoria, el acuerdo alcanza al soterramiento y al nudo civil de Arkaute, que serán gestionados por las administraciones de Euskadi. Se mantiene la duda de la provisionalidad de la estación de tren, mientras se desarrollan las obras, a la espera de los informes de impacto ambiental que debe elaborar el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y que marcarán los proyectos básico y constructivo del plan a abordar. Esteban no ha despejado la duda al afirmar que "ya se verá si la estación será de forma provisional o puede convivir con las obras". Lo que sí ha garantizado es que la entrada del TAV y la estación serán definitivamente soterradas y que se mantiene el acuerdo de soterrar el tráfico de "este a oeste" de la ciudad.

"El Gobierno vasco se encargará del grueso de la obra civil, el movimiento de túneles y la estación, y queda excluída la afección al trafico ferroviario que la hará Adif", ha explicado Esteban. En el camino del TAV a la capital alavesa queda por definir todavía cómo se hará su conexión con Pamplona. "Paso a paso", ha señalado Esteban, "no nos queramos comer el elefante entero", ha dicho.

Se mantiene el protocolo firmado en su día entre el Gobierno de España, Gobierno vasco, Adif, Ayuntamiento de Vitoria y Diputación de Álava que establecía un presupuesto de 724 millones de euros con un reparto del 50% de participación del Gobierno central, 25% del Gobierno Vasco, 15% del ayuntamiento de Vitoria y un 10% de la Diputación alavesa y que ya contenía la posibilidad de la encomienda de gestión por parte del Gobienro vasco.

Bilbao

En Bilbao, el ámbito de actuación del nuevo marco supondrá la gestión directa de los túneles de acceso a la capital vizcaína y la solución de la estación de Abando-Indalecio Prieto. En el caso de la capital vizcaína "habrá una estación provisional en Basauri que entrará en funcionamiento cuando se pongan en marcha los nuevos túneles de entrada a Bilbao", a través de la encomienda de gestión. Posteriormente, la estación será soterrada y el Gobierno vasco se hará cargo de laobra civil y Adif de la afectación al tráfico que puedan acarrear las obras de los túneles.

Para el proyecto de Bilbao se firmará un protocolo entre el Gobierno de España, el Ejecutivo Autonómico, Adif y el Ayuntamiento, aunque Esteban a abierto la puerta "a la participación de alguna institución más si así lo considera", en clara alusión a la Diputación vizcaína.

Ambos ayuntamientos firmarán ahora protocolos con el Gobierno vasco que será el depositario de los recursos económicos. Esteban ha anunciado que la primera encomienda de gestión llegará "en el primer trimestre" del año que viene.

"Sin querer hablar de fecha", el portavoz jeltzale en el Congreso se ha mostrado satisfecho del acuerdo alcanzado, ya que permitirá "acelerar las obras" de la llegada del TAV a las capitales vascas y ha agradecido la "actitud" y la "voluntad por llegar a un acuerdo" mostrada por la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados