Pásate al MODO AHORRO

Joseba Madariaga: "Es muy importante ser ágiles y eficaces con la vacuna"

El director del servicio de estudios de Laboral Kutxa, Joseba Madariaga, prevé un 2021 en el que el empleo sufrirá y en el que será fundamental mantener las ayudas a las empresas y los Erte

Joseba Madariaga, director servicio de estudios de Laboral Kutxa. EP
Joseba Madariaga, director servicio de estudios de Laboral Kutxa. EP

El servicio de estudios de Laboral Kutxa prevé para 2021 un crecimiento del 7%. Pero las perspectivas no son halagüeñas. Y es que, a pesar de anotar una recuperación en el segundo trimestre del año, el alto endeudamiento de las empresas va a dejar a buen número de organizaciones con poca capacidad de afrontar sus pagos. Así, Laboral Kutxa advierte del riesgo de que muchas empresas se hayan endeudado en este 2020 para salvar el parón provocado por el coronavirus, pero sin tener capacidad para generar la suficiente actividad con la que devolver los créditos, lo que hace previsible un buen número de bancarrotas. 

El director del servicio estudios de la entidad de banca cooperativa, Joseba Madariaga, señala que "la vacunación ágil y eficaz" es una de las claves para lograr una recuperación eficaz de la economía. Junto a la vacunación, señala también la importancia de mantener las ayudas a los sectores más afectados por las restricciones y un uso inteligente de la financiación de la Unión Europea. 

Joseba Madariaga, además de director del servicio de estudios de Laboral Kutxa, es profesor de Finanzas, Econometría y Macroeconomía de la Deusto Business School y, además, miembro del Consejo Económico y Social Vasco desde junio de 2019. Su conocimiento y análisis de la realidad económica vasca es amplio y desde hace casi 20 años participa en foros de diagnóstico sobre la situación económica de Euskadi. 

En la presentación de su estudio señalan que 2021 será un año complejo para muchas empresas

No sé cuántas. Pero una de las herencias negativas de esta crisis es que va a causar daños permanentes en la economía. Ahora mismo los daños están un poco enmascarados, porque muchas empresas se están sosteniendo por las ayudas que están recibiendo y, también, por los ayudas a los trabajadores, como los Erte. Pero, en el momento en el que esas ayudas cesen empezaremos a ver esos daños permanentes. Es más, diría que hemos empezado ya a percibirlos, ya hay plantas que se cierran y ha habido unas cuantas malas noticias. Esos daños permanentes que es difícil saber ahora cuántos serán, cuál será la magnitud. Pero muchas empresas están generando deuda y es necesario saber en qué plazo y cantidad podrán recuperar la actividad para hacer frente a esa situación, sino se generará un problema de supervivencia.

Cuando cesen las ayudas veremos los daños permanentes, habrá empresas que no podrán asumir su deuda

¿Cómo acelerar esa recuperación? ¿Cómo avanzar para evitar que esa crisis se convierta en estructural?

Hay tres elementos que, de alguna manera, plantean incertidumbres muy importantes y que hacen que 2021 sea muy difícil de prever. Pero son, a su vez, sobre los que reside la clave de esa recuperación rápida. Uno de ellos es la incógnita de en qué momento esas ayudas acabarán, cuando pasaremos de asistir al tejido económico a que este arranque la actividad por sí mismo. Mantenerlas es una de las claves para evitar el estancamiento de la recesión y para acercar la salida de la crisis, de la llegada a la normalidad. Y para esa normalidad,  el papel de la vacuna y su eficacia parece determinante. 

¿La vacuna sería el segundo elemento clave?

Sí, sin duda. Éste sería el segundo elemento de la recuperación. La vacuna tiene que administrarse en los primeros meses de este año y que funcione correctamente. Es lo que favorecería el inicio de la recuperación económica a partir del segundo trimestre. Si el proceso de vacunación va mal, pues evidentemente, además de estropear lo más importante, la salud, jugaría también contra el tejido empresarial, restaría confianza, frenaría inversiones. Y, lo que es peor, haría que los daños fueran estructurales. Por eso es muy importante ser ágiles y eficaces con esto.

Es muy importante ser ágiles y eficaces con la vacuna

Ha hablado de tres elementos: Las ayudas a las empresas, la vacunación, ¿y el tercero?

Y el tercero es el de los Fondos de Recuperación de la Unión Europea.  Es el último. Todo esto interactúa también con esos Fondos Europeos. Hay que presentar proyectos interesantes para tratar de acceder a ellos y de, alguna manera, generar nuevo tejido económico, aprovechar la oportunidad para esa transformación de futuro. Eso generará también un reto en las políticas activas de empleo. Tenemos que saber reciclar a los parados generados en otros sectores para que puedan incorporarse a esos nuevos nichos.

Habla del paro. Las previsiones de la patronal vasca sobre la creación de empleo en 2021, no son halagüeñas. 

En el mercado laboral, la tasa de paro va a aumentar. Es difícil señalar la magnitud del deterioro del empleo que vamos a tener, aunque tengamos pistas, parece que el sector industrial, en general, tiene capacidad de recuperación. Pero, sin embargo, el sector servicios, que no es muy intensivo en mano de obra, sí presenta síntomas de una recuperación más lenta. De todos modos, en nuestro estudio no hemos querido dar estimación con el dato del paro porque está muy enmascarado. Es que todos los trabajadores que están en Erte, se consideran ocupados. En unos meses descubriremos que algunas de esas personas no van a tener continuidad, pero calibrar esa magnitud ahora es difícil.

La tasa de paro va a aumentar

Entre las ayudas a la financiación y los Erte, muchos son los que señalan que la economía está "anestesiada", que estamos apagando el daño real del tejido económico. 

Que hay una asistencia al tejido económico es un hecho. Pero prefiero el modelo europeo al americano en la gestión de esta situación. Prefiero una primera acción de ayuda para salvar empresas y empleo. Es verdad que, en la teoría, sólo habría que ayudar a aquellas empresas que tienen visos de futuro. Pero en la práctica no puedes discriminar, no puedes saber a priori cuáles son las empresas que pueden tener visos de futuro, con lo cual, lo lógico es que optes por ayudar a todas.

Esta semana han comenzado las negociaciones para prorrogar los Erte ¿qué perspectiva tiene?

En estas circunstancias y, mientras afecten de restricción para el control de la pandemia hay que mantener estos apoyos: los Erte, las ayudas y la financiación, son una clave para el futuro.

Otoño comenzaba con buenas sensaciones en la industria, actividad, crecimiento de exportaciones. ¿Cómo afectará la segunda ola y la situación actual?

La parte industrial estaba dando buenos datos en producción en otoño, además, el dato de Alemania también era espectacular. Además, las medidas adoptadas en Otoño contra la pandemia no afectaban a este sector. El mercado de bienes estaba presentando muy buenos síntomas. Pero, en este contexto, todo queda en duda, hay que ser muy prudentes. En cambio, en el sector servicios, no hay duda, está muy tocado. Es que las medidas le afectan de plano.

Si algo puede justificar el endeudamiento es una pandemia. No nos puede asustar endeudarnos como país

Para financiar muchas de las medidas de apoyo ¿es excesivo el endeudamiento en que se está comprometiendo la Administración pública?

El endeudamiento como país no puede asustar. Si hay algo que puede justificar el endeudamiento es una pandemia. Está plenamente justificado endeudarse, es un elemento absolutamente clave. Habría que mantener ese nivel hasta que la economía presentará un comportamiento como antes de la crisis. La cuestión es que si detienes el impulso antes de tiempo, se corre el riesgo de parar la recuperación y, por lo tanto, de profundizar en la recesión.

¿Y en la política fiscal?

Hay que ayudar en todos los puntos y aquí también, por supuesto. Hasta que no dobleguemos la pandemia, hay que reducir la presión fiscal de las empresas. La Junta Fiscal Europea insinuó que la política fiscal debería ser expansiva hasta que no recobremos los niveles en el PIB previos a la covid-19.

El consumo se activará después de la inversión y cuando aparezcan síntomas de seguridad y confianza

Desde el sistema financiero ¿cómo se puede ayudar a la recuperación?

Hay dos variables: el consumo y la inversión. La inversión creo que se activará, si se cumple la premisa de que la pandemia se controla. De hecho, ha habido una reactivación importante de la producción de bienes de equipo. El consumo es diferente. Creo que también se va a animar, pero irá por detrás porque al consumo sí que le afectan mucho lo de los daños permanentes, es decir, el mercado laboral y la inseguridad que genera la incertidumbre. Eso mueve a la contracción, en cuento se alivie esa sensación, habrá también una respuesta. Por mucho que los tipos de interés estén al cero, y por muchos créditos que puedan ofrecer los bancos, es necesario esa vertiente de la confianza. Y, luego, evidentemente, las facilidades y flexibilidad en la atención y gestión al cliente. 

Las inyecciones de dinero del BCE están siendo constantes ¿Cuánto tiempo podemos tener la máquina de hacer dinero en marcha?

En la anterior crisis, en 2008, cuando Estados Unidos empezó a inyectar dinero en los mercados a tipos muy bajos, nos asustamos, va a haber una inflación terrible. Y no la hubo. El caso es que la capacidad del Banco Central parece ilimitada, y hay que recurrir a esas inyecciones al sistema. Lo tengo clarísimo. Las políticas tienen que ser clarísimamente expansivas. Es algo que hace también que los países puedan endeudarse en cifras razonables.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados