Pásate al MODO AHORRO

Kino Martínez: "Aquí hay empresarios de primera y de segunda y los hosteleros somos de segunda"

El secretario general de la Asociación de Hosteleros de Gipuzkoa asegura que el sector se siente minusvalorado por el Gobierno vasco que se volcaría mucho más con cualquier otro sector

Kino Martínez/ CV
Kino Martínez/ CV

Los hosteleros están en pie de guerra contra el Gobierno vasco, dispuestos a recurrir todas las medidas que les impongan nuevas restricciones. Se sienten minusvalorados desde la administración. El secretario general de la patronal del sector en Gipuzkoa cree que si el nivel de caída de la facturación y de empleo se hubiera producido en otro tipo de actividad, como la industrial, la respuesta del Ejecutivo hubiera sido completamente distinta. "Para el Gobierno estamos en el furgón de cola", dice. 

Con datos de caída de la facturación tan preocupantes, de casi el 50% ¿temen que este año esté ya perdido para el sector independientemente de cómo evolucione la pandemia?

Hay tres subsectores para los que el año está perdido: el ocio nocturno, los banquetes y el sector de alojamiento, porque por muy bien que estemos a partir de julio no vamos a llegar a niveles de consumo como para que el sector vuelva a los beneficios. En el sector de la restauración, bares,restaurantes y demás, dependerá un poco del consumo local y de la velocidad de vacunación que vayamos adquiriendo. ¿Qué es lo que pasa? que por una cosa o por otra la velocidad de vacunación se va retrasando. Y se nos dijo que para el verano estaría vacunada el 70% de la población, luego se nos dijo que para agosto, que ya no es verano, porque el verano empieza en junio, y el otro día Pedro Sánchez dijo que para finales de septiembre. Y esa es la realidad, que poco a poco se va retrasando.

En cualquier caso ¿creen que habrá muchos negocios que se queden por el camino?

Claro. Este año la caída va a estar en torno al 40% también, como en 2020. Hay que tener en cuenta que todos los restaurantes de Euskadi están trabajando al 50%, porque solo se dan comidas, solo tienen un servicio. Y todos los grandes restaurantes con 'estrella' están cerrados, algunos puede que abran a finales de abril y otros no se lo plantean hasta mayo, porque trabajar a un solo servicio en este segmento concreto hace que no sea rentable. Igual que otros, como el ocio nocturno, que será imposible que sean negocios rentables.

Se quejan de ser los paganos de la pandemia y han optado por la vía de plantarle cara al Gobierno en el ámbito judicial porque van a recurrir de nuevo...

Vamos a recurrir y ahí hay algo que para nosotros es importante. Si un sector como el nuestro, que es el quinto de Euskadi en aportación al PIB y en empleo, si un sector como este pero en otro ámbito de actividad, presentara unas cifras tan dramáticas, con un nivel de caída de la facturación de más del 49% y de pérdida de empleo superior al 10% de sus plantillas, la respuesta desde el Gobierno vasco y el nivel de apoyo hubiera sido otra. En este sentido, creemos que de cara a las instituciones vascas en este país hay un sector empresarial, unos empresarios de primera, y otros de segunda, y nosotros tenemos claro que somos de segunda a efectos de ayuda y efectos de mantenimiento. Luego, cuando hay que salir fuera y sacar pecho del país se nos pone como estandarte, pero a la hora de apoyar al sector y ayudar a la viabilidad de muchos negocios que lo están pasando mal, estamos en el furgón de cola.

Entiendo que creen que si habláramos de un sector industrial las cosas habrían cambiado.

Sin ninguna duda. Y no solo sector industrial. Al inicio de la pandemia cuando el sector hostelero se cierra se deja de comprar al sector agrario, cuando empieza a  haber excedentes en el agro vasco, el Gobierno vasco lanza una línea de ayudas para comprar los excedentes agrícolas que se habían quedado en las industrias alimenticias porque el sector hostelero estaba cerrado. Y lo hace inmediatamente, en dos meses. A nosotros nos cerraron de un día para otro y dejamos muchísimos excedentes pudriéndose en nuestras cámaras. Nadie planteó una línea de ayudas para esos excedentes. Sin embargo, para el sector agrícola sí. Empresarios de primera. sector agrícola; empresarios de segunda, hostelero. Si un camión salía con las chuletas para las sidrerías y no podía entregarlas porque estaba cerrado, la chuleta se compraba con el fondo del Gobierno, si la chuleta ya estaba en la sidrería, se la tenía que comer el hostelero.

Pues el Gobierno vasco hace gala de las ayudas que ha dado al sector de la hostelería desde que empezó la pandemia, por encima incluso de otras comunidades. ¿No son suficientes? 

Las ayudas son desde luego del todo insuficientes. El restaurante que más ayudas haya podido recibir en estos 13 meses de pandemia ha recibido como máximo 7.000 euros. Estamos hablando de 600 euros al mes para un restaurante de 40 trabajadores y alquileres de 8.000 o 9.000 euros. En Navarra habrá restaurantes con ese tamaño que recibirán hasta 100.000 euros en dos líneas de ayudas. Murcia o en Extremadura son comunidades autónomas cuyos establecimientos recibirán mucho más de los 7.000 euros que se ha recibido aquí. En Valencia, por ejemplo, por cada estrella Michelin se da una bonificación de las ayudas de 18.000 euros. Aquí no hay ayudas específicas para ese segmento. En Cataluña también se ha apoyado el ocio nocturno con ayudas importantes...Es falso que aquí se esté ayudando al sector por encima de otras comunidades autónomas. Estos son algunos ejemplos pero hay más  también en el ámbito internacional. Francia tiene su hostelería cerrada y un restaurante francés recibe al mes 10.000 euros, desde octubre, 70.000 euros en total. La hostelería alemana recibe el 75% de la facturación de 2019. ..La cantidad de la ayuda que se recibe del Gobierno vasco es ridícula. 

¿Y están llegando esas ayudas a los hosteleros, ya se han cobrado? 

Un  30% de las ayudas de noviembre no se han cobrado todavía, seis meses después.

Entiendo que con este panorama la relación del Gobierno vasco con el sector no pasa por su mejor momento.

La relación con el departamento de Comercio y Turismo y con el consejero Javier Hurtado es fluida y buena, pero creemos que el problema no está en este departamento, sino en el que tiene la espita del flujo económico. De hecho hay una partida de 140 millones de euros en los presupuestos de medidas para luchar contra los efectos económicos de la Covid, que es de dónde se tendría que tirar, y eso depende del depatamento de Economía, no de Turismo. 

Vamos, que ven una relación 'poli bueno-poli malo' en el Gobierno respecto al sector.

No sé si 'poli bueno poli malo', pero nos consta que el consejero Hurtado defiende nuestros intereses en las reuniones del LABI. Estamos convencidos de que lo que se consiguió en Semana Santa de mantener las reservas hoteleras fue gracias al trabajo que hizo el consejero, sin duda alguna. Es un problema de voluntad del departamento de Economía.

Se ganó ya un recurso judicial contra las medidas del Gobierno y está en marcha otro, ¿esa va a ser la dinámica que seguirán, recurrirlo todo?

Sí. Este recurso lo vamos a plantear porque no tiene mucho sentido desde el punto de vista epidemiológico cerrar por franjas horarias y sin embargo es un trastorno logístico enorme para los hosteleros. Debería acreditarse bien desde el punto de vista epidemiológico por qué se van a producir contagios a unas horas y no a otras.

¿Cuándo se presentará el recurso?

La semana que viene.

¿Se van pedir también medidas cautelares, como en el anterior?

No.

Entonces de momento los establecimientos tendrán que cerrar si están en zona roja. ¿Es un acto de buena voluntad con el Gobierno?

Se puede entender como se quiera, pero la realidad es que nuestros abogados nos dicen que es difícil demostrar el quebranto económico del cierre por franjas porque los bares en terrazas siguen abiertos. Y además, ha pasado muy poco tiempo para justificar que es una medida que no tiene efecto sobre la pandemia. Ahora, el quebranto económico va a ser fuerte sin duda, pero si pides medidas cautelares tiene que ser con la certeza de que las vas a ganar.

¿El Gobierno se fija demasiado en la hostelería como foco de contagios y se olvida de otros ámbitos?

Hombre, cuando menos sorprende que siempre se tomen las decisiones restrictivas en el mismo sentido, contra la hostelería. Tenemos un sector como la franja de edad entre 0 y 18 años que desde mediados de enero es el que lidera el número de contagios y eso no pasaba antes. Y esa población no es la que entra en los bares porque no puede ir a la hostelería. Aquí las medidas siempre son cierre de la hostelería, luego se acompaña con otros, como cierre de gimnasios, o movilidad, pero siempre la hostelería cierra mientras se permiten otras cosas. Quiero recordar las despedidas del Athletic y la Real cuando se fueron a jugar la Copa, o el vídeo en el que veía la aglomeración  de jóvenes para subirse al autobús de Plentzia a Urduliz volviendo de la playa. Y ver eso es muy duro para un hostelero de Plentzia que a esa hora ya tenía su local cerrado, Y ya se sabía que ese autobús iba a ir abarrotado y ahí no hay Ertzaintza  o Policía Municipal que diga "este autobús no puede salir".

¿Tiene previsto algún encuentro con el Ejecutivo para tratar la situación del sector?

A mediados de la semana que viene tenemos una reunión  con el consejero de Turismo para que nos comente como va a ser el desarrollo de las ayudas que vienen del Estado y las específicas para Euskadi, y qué se prevé que pase en Euskadi si el 9 de mayo decae el estado de alarma, porque llega la época estival y queremos saber a qué nos podemos atener. Nosotros tenemos claro que la solución no pasa por mayores restricciones, sino por ayudas y, sobre todo, porque se vacune a la población.

Hablando de vacunas, ustedes exigen que se vacune a los trabajadores del sector cuanto antes.

Creo que los camareros y camareras deberían ser los primeros en vacunarse después de los de alto riesgo, porque según todas las restricciones se considera a nuestro sector como ámbito de contagios. Sería humillante que se nos considerase un ámbito de contagio por un lado, y que no se vacune a nuestros trabajadores mientras se vacuna a otros empleados  que  aunque se consideren esenciales,  ienen una exposición al contagios mucho menor que la nuestra.

 

 

 

Archivado en:

Destacados
Lo más leído