Pásate al MODO AHORRO

Laboral Kutxa vaticina que los precios seguirán al alza durante el primer trimestre de 2022

La entidad revisa a la baja sus previsiones de crecimiento y augura que el año cerrará con un crecimiento del PIB del 5,7% y en 2022 con un 6,3%

Ibon Urgoiti y Joseba Madariaga, de Laboral Kutxa. / CV
Ibon Urgoiti y Joseba Madariaga, de Laboral Kutxa. / CV

Los precios seguirán subiendo durante los primeros meses de 2022, al menos durante el primer trimestre. Será ya a partir del mes de abril cuando se puede ya hablar de un descenso de las tensiones inflacionistas, para poder acabar el año en el entorno del 3%, segun ha señalado este miércoles Joseba Madariaga, responsable del Servicio de Estudios de Laboral Kutxa

Precisamente hoy se ha conocido el dato del Índice de Precios al Consumo (IPC) correspondiente al mes en noviembre, con un crecimiento del 5,1%,  de nuevo en cifras históricas. 

Madariaga considera que en cuanto pase el invierno, época en la que el tirón de la energía es más importante, y sobre todo a partir de la segunda mitad del año, los precios empezarán a caer, fundamentalmente porque es la energía y el transporte (por el precio del petróleo) los que está haciendo que más suban los precios, lo que hace prever que habrá una corrección.

Eso sí, una previsión hecha desde la "máxima prudencia", "No sabemos con seguridad si la inflación va a ser un problema transitorio", ha reconocido, insistiendo en que la crisis de la pandemia ha demostrado que los datos pueden cambiar en cuestión de días, ya que todo está condicionado por la evolución de la enfermedad. 

Pese a ello, considera que "en los últimos 15 días se observa que la subida del precio del petróleo se está corrigiendo", por lo que considera que tanto el coste del petróleo como el del gas natural tenderán a normalizarse permitiendo que baje la inflación.

Madariaga  ha reconocido que un IPC desbocado puede ser determinante para la recuperación de la economía en general y también de las empresas, sobre todo si traslada la subida de los precios a los salarios. Aunque no se ha atrevido a adelantar si se producirá o no  esa traslación a los costes salariales en Euskadi. En cualquier caso, respecto a la influencia que puede tener en un menor consumo, que también ralentizaría el crecimiento, ha esperado que "pueda compensarse con la bolsa de ahorro" que puedan tener los ciudadanos desde el confinamiento de la pandemia.

Previsiones a la baja

Madariaga ha presentado las previsiones que realiza la entidad de cierre de ejercicio y de cara  al año que viene junto a Ibon Urgoiti, director de Desarrollo de Negocio de Laboral Kutxa. Pese a una visión relativamente optimista para 2022, la entidad ha rebajado las estimaciones de crecimiento para este año y para el que viene respecto a las que había hecho en el mes de julio.

En concreto, prevé que la economía vasca crezca en 2021 un 5,7%, un incremento menor que el estimado en julio (6,3%), mientras que para 2022 estima un crecimiento del 6,3% frente al 6,8% de su anterior previsión, y menos optimista que el 6,7% que prevé el Gobierno vasco.

Según han destacado el PIB vasco se encuentra un 4,5% por debajo de los valores prepandemia pero se ha recuperado más que en el conjunto del Estado, que va "rezagado".

Según ha apuntado, 2021 ha sido un año de recuperación y el entorno actual es de crecimiento y expansión, por lo que "con permiso de los riesgos" existentes -la inflación y la pandemia-, "2022 seguirá siendo un año de crecimiento".

 

Archivado en:

Destacados