Pásate al MODO AHORRO

La patronales piden ERTEs para las empresas afectadas por la guerra de Ucrania

Seis de cada diez empresas guipuzcoanas están sufriendo ya las derivadas económicas de la invasión rusa

José Manuel Navarro

José Manuel Navarro / Zuriñe Gómez Camacho

José Miguel Ayerza, director General de Adegi / EFE
José Miguel Ayerza, director General de Adegi / EFE

Después de que este martes fuese la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, quien anunciase que la guerra en Ucrania ha traído una "emergencia energética" a Euskadi, este miércoles ha sido la patronal guipuzcoana quien a primera hora ha puesto cifras a la situación empresarial que está provocando la invasión rusa de Ucrania y las derivadas económicas en forma de sanciones que están afectando al empresariado. Según una encuesta realizada de urgencia por Adegi, el 62,5% de las empresas guipuzcoanas ya están sufriendo las consecuencias del conflicto bélico.

La patronal vizcaína, Cebek, también ha mostrado su preocupación por los efectos de esta guerra en la actividad económica y empresarial apuntando a que los pronósticos hechos a principios de año serán "muy difíciles de cumplir". Aseguran que numerosas empresas industriales de Bizkaia están sufriendo problemas de suministros, altos costes energéticos y el parón en el consumo, lo que está suponiendo "grandes dificultades para fabricar y facturar, que a su vez les provoca problemas de tesorería para afrontar compromisos financieros".

Faltan productos importantes como trigo, maíz, níquel, aluminio, paladio, plata o fertilizantes. Y da ejemplos muy concretos como el de la industria conservera, que está arrastrando la escasez de acite de girasol, fundamental para su producción.

Según el sondeo flash realizado por la patronal de Gipuzkoa entre sus empresas, la maquinaria es el sector más afectado, con mucha relación con Rusia por compra de aluminio y con Ucrania como checkpoint de la ruta de suministros para abastecer a estas compañías. El 47% de la maquinaria tiene relaciones económicas con Rusia o Ucrania y un ejemplo claro de la afección de esta crisis es el de Bellota, adelantado por 'Crónica Vasca'. También están sufriendo de un modo especial la metalurgia y el sector de la construcción, que es el que más dice estar notando consecuencias, con una afección al 89% de las empresas ligadas a este ámbito y que ya arrastra la crisis de suministros.

Ante esta situación, la patronal concluye de su encuesta que es el momento de activar el mecanismo RED previsto por el Gobierno central para las empresas afectadas por la guerra. Es decir, que las compañías que se encuentren en una situación límite puedan pedir la activación de los ERTE o reducir jornadas laborales entre su plantilla. Adegi también solicita al Gobierno que se adopten ya medidas de choque para combatir el aumento de costes. "Si no —argumenta la patronal guipuzcoana— habrá empresas que se verán obligadas a interrumpir su actividad".

La patronal también concreta las dificultades por las que está pasando la empresa de Gipuzkoa por la guerra. Entre los principales problemas, energía aparte, está una paralización de "proyectos, inversiones, pedidos y reservas turísticas" que está ralentizando el consumo, las complicaciones para acceder al crédito —especialmente para la exportación— y el agravamiento tanto de los cuellos de botella como de los problemas de logística que ya se venían experimentando. La encuesta también recoge testimonios anónimos de empresas como este: "Es imposible repercutir las subidas del coste de la materia prima, por ser escandalosas: en 5 días más del 20%".

Destacados