Pásate al MODO AHORRO

El PIB vasco bajará un 10% este año y subirá un 7% en 2021

Estas son las previsiones esperadas por Laboral Kutxa que espera que la vacuna permitiría retomar la movilidad y la confianza.

Laboral Kutxa
Laboral Kutxa

Laboral Kutxa espera que Euskadi baje su PIB un 10-10,5 por ciento este año, más de lo que preveía en verano, con una recuperación del entorno del 7 por ciento el año que viene, según ha adelantado su responsable del servicio de estudios, Joseba Madariaga.

Este economista ha participado junto a su homólogo de La Caixa, Orios Aspachs, en un encuentro organizado por la Asociación de Directivos y Profesionales de Euskadi (ADYPE). Los dos han coincidido en que las claves del futuro son primero la aplicación de la vacuna y luego la llegada de los fondos europeos.

Madariaga ha precisado que hasta dentro de tres semanas no tendrán las nuevas previsiones para Euskadi, pero ha partido de las de junio: "en ese momento pensábamos que Euskadi iba a caer el 8,9 por ciento y subir el 7 por ciento del año que viene; las corregiremos. Aunque están sin cerrar, creemos que la caída será mayor, estará en torno al 10-10,5 por ciento, y quizá la subida del 2021 será mas acotada, en ese entorno" (del 7 por ciento).

En el caso de España, ha sido Aspachs (La Caixa) el que ha expuesto sus previsiones: con el parón de la movilidad en el último trimestre de este año, espera una bajada del 2,5 por ciento del PIB en estos últimos tres meses, lo que llevaría el acumulado del año a una caída del 11,4 por ciento.

La Caixa espera el rebote a partir del segundo y tercer trimestre del año que viene, cuando la vacuna se haya administrado, con una subida en esas fechas de alrededor del 5 por ciento, para un global el año que viene del 6 por ciento.Aspachs ha resumido: "Incertidumbre, pero también esperanza, esperamos que la vacuna permita una notable recuperación de la actividad".

La vacuna permitiría retomar la movilidad y la confianza, más la política fiscal expansiva y la llegada de los fondos europeos. En este punto, Aspachs ha discrepado de las previsiones de los presupuestos del Estado, que contemplan ejecutar el año que viene 28.000 millones europeos del plan de recuperación.

Ha recordado que en principio se van a transferir en el 2021 desde Europa entre siete y ocho mil millones, "pero el Gobierno ya espera adelantar el dinero que va a recibir".

Aspachs también apoya que en la medida de lo posible se adelante la llegada, pero "no somos tan optimistas como el gobierno. Nosotros calculamos la mitad, unos 14.000 millones, pero aún así, se trata de muchísimo dinero". El reto, ha advertido, es "que se ejecuten de forma efectiva".

"La pregunta es si seremos capaces de poder ejecutar en España tal volumen de fondos. En los seis años pasados, España ha ejecutado el 40 por ciento (del dinero recibido)". Para poder ser eficaces, ha insistido en que hay que modernizar la administración pública.

La Caixa cree que estos fondos europeos van aportar un crecimiento de 1 punto del PIB el año que viene.

Joseba Madariaga también ha coincidido en que la llegada de los fondos supone "nuestra gran esperanza", pero también "un reto monumental. Hay que acertar en los proyectos para modernizar nuestra economía, y hay que formar a la gente que va al paro" para que sea recolocable en los nuevos sectores.

Por último, Aspachs ha defendido la solidez del sistema financiero español, que afronta este momento "en una situación muy distinta a la última crisis. Sus niveles de solvencia son muy elevados. Es cierto que habrá un repunte muy notable de la morosidad en los próximos meses, pero ya hace meses que el sistema financiero se prepara ello, con unas enormes provisiones"

Archivado en:

Destacados
Lo más leído