Pásate al MODO AHORRO

La pobreza infantil se agudiza en Euskadi y aumenta la desigualdad social

Los indicadores en cuanto a pobreza en términos generales mejoran y reflejan que un 90% de la población vasca vive en situación de bienestar

La pobreza infantil se agudiza en Euskadi y aumenta la desigualdad social. / EP
La pobreza infantil se agudiza en Euskadi y aumenta la desigualdad social. / EP

En los últimos dos años, la pobreza en general ha bajado "notablemente" en el País Vasco. Sin embargo, la pobreza infantil ha crecido y también ha aumentado la desigualdad social debido a que en este tiempo "las personas favorecidas se ha enriquecido más". Estas son algunas de las conclusiones de la Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales en Euskadi 2020 presentada por la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal.

Este estudio, que se realiza bianualmente, refleja que un 90% de la población vasca vive en situación de bienestar, a pesar de que se hizo en plena pandemia. El informe señala que la pobreza real, que afecta sobre todo a familias de origen extranjero con menores y sin estudios cualificados, ha caído del 6,1% al 5,6% entre 2018 y 2020, el nivel más bajo desde 2014, aunque ha subido en el caso de las familias monoparentales (sobre todo en las monomarentales) y de las que tienen menores a su cargo.

De hecho la pobreza infantil afecta ahora al 11,7% de los menores de 14 años, la tasa más alta desde el 7,3% de 2008, y se relacionada con el acceso a comida proteínica y a frutas y verduras. Este aumento de la pobreza infantil durante la crisis de la covid-19 "pone de manifiesto la inadaptación del actual sistema de cuantías de la RGI basado en un sistema de topes que perjudica de forma notable a las familias con dos o más hijos", advierte el informe que también aboga por "adaptar las AES para poder hacer frente a las situaciones de pobreza que afectan a esta población".

A pesar de ese alza de la pobreza infantil, en términos generales mejoran los indicadores sobre alimentación (los problemas graves bajan del 5,7 % en 2018 a 3,7 % en 2020), cortes de suministro (del 1,4 al 0,8 %), los impagos o atrasos (del 6,5 al 5,6 %), necesidad de recurrir a prendas de segunda mano (del 8,6 al 4,7 % y a pasar frío en casa en invierno (del 9,3 al 6,9 %).

Esta evolución positiva supone una ruptura del empeoramiento prácticamente continuado hasta 2018, que se notaba sobre todo en la pobreza energética y en el acceso a vestido y calzado adecuado. Además hay un "fuerte" descenso de los problemas relativos al equipamiento e instalaciones en la vivienda (electrodomésticos básicos, televisión, teléfono).

En coherencia con la mejora de los indicadores, baja el porcentaje de hogares que no cubren los gastos básicos del 5,6 % en 2018 al 4,8 % en 2020 y también descienden las familias que se consideran pobres o muy pobres del 2,7 al 2,1 %. Los hogares que no pueden afrontar un gasto extraordinario (situado en 900 euros) cae de un 23,1 % al 16,3 % y, en paralelo, la proporción de hogares sin ahorro alcanza su mínimo: el 19,2 % en 2020, es decir 9,3 puntos porcentuales menos que en 2008.

El informe alerta además de algunas "tendencias negativas" como el "ligero" aumento de los embargos de bienes y el incremento de personas que gastan por encima de sus ingresos y que tienen un "riesgo grave endeudamiento" porque no tienen ahorros a los que recurrir.

Lo más leído
Destacados