Pásate al MODO AHORRO

El presidente del CRL: sin los ERTEs "hubiera sido una debacle en términos de empleo"

Tomás Arrieta constata que los sectores más afectados por la pandemia han sido el turismo, la hostelería y las actividades directamente vinculadas "a la actividad social"

El presidente del CRL, Tomás Arrieta, en una imagen de archivo. EP
El presidente del CRL, Tomás Arrieta, en una imagen de archivo. EP

El presidente del Consejo de Relaciones Laborales (CRL), Tomás Arrieta, cree que gracias a los Expedientes de Regulación de Empleo Temporales (ERTEs) impulsados por el Gobierno la recuperación económica tras la pandemia será "más rápida y sólida" que durante la crisis económica de 2008. Arrieta ha recordado, durante una entrevista en la radio pública vasca, que durante 2020 se produjo en Euskadi una caída del PIB "desconocida", que se sitúa en el entorno del 10%, y que representa un "parón de la economía" que nunca se había producido "en tiempos de paz".

Respecto a la caída del empleo, ha advertido de que el mayor impacto se produjo en los tres últimos trimestres del pasado año, ya que "la evolución de la contratación laboral es uno de los aspectos en los que más se nota la repercusión negativa de la práctica paralización de la actividad económica". En este sentido, ha incidido en que se produjo una disminución del 30% en la cifra de contratos realizados que ha afectado, "en términos más o menos similares", a contratos tanto indefinidos como temporales.

Debilidad de los contratos temporales

"Lo que sí hubo fue una diferencia notable en la incidencia de la pandemia y de la crisis económica en los momentos iniciales. Como es lógico, los contratos temporales resisten mucho peor a una situación de crisis y el empleo se empieza a perder por la vía de la contratación temporal pero, a partir de ahí, ha afectado de manera similar a todos los contratos", ha añadido. Por sectores, los más afectados han sido los relacionados con servicios, turismo, hostelería y las actividades más directamente vinculadas "a la actividad social, que es la que sufre las restricciones mayores".

Asimismo, ha reconocido que de no haberse activado los ERTEs "hubiera sido una debacle en términos de empleo". "En la primera fase de la pandemia la actividad económica descendió en torno a un 30% lo que hubiera supuesto perder en torno a esa cifra de empleo", ha alertado. No obstante, ha valorado que, "afortunadamente", no se produjo este descenso gracias a que los ERTEs están actuando "como dique de contención". "Además de mitigar los efectos sociales de la crisis, posibilitará en su momento una recuperación más rápida y sólida al conservar el empleo. Es una de las grandes diferencias con la crisis de 2008. Estamos mal, y si medimos la actividad económica el parón es superior, pero si medimos su efecto sobre el empleo estamos mucho mejor y con perspectivas de recuperación más rápidas", ha remarcado.

Por último, ha sostenido que la situación de la negociación colectiva es, "en términos relativos, bastante buena", y ha destacado el número de convenios colectivos renovados, así como el hecho de que se hayan recuperado ámbitos de negociación "muy importantes" como los convenios del metal de Gipuzkoa y Bizkaia y se haya disminuido también el número de personas sin convenio.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados