Pásate al MODO AHORRO

La reforma laboral, otra vuelta de tuerca a las relaciones entre los sindicatos vascos

Las discrepancias sobre la negociación colectiva afloran en la disputa entre los sindicatos nacionalistas y los firmantes de la reforma, CCOO y UGT."El marco vasco de relaciones laborales se defiende negociando convenios", dice Raúl Arza

Manifestación durante la huelga por el convenio del Metal en 2019, que se realizó en unidad sindical./ EFE
Manifestación durante la huelga por el convenio del Metal en 2019, que se realizó en unidad sindical./ EFE

La reforma laboral está suponiendo una nueva vuelta de tuerca para el convulso panorama sindical vasco con los sindicatos nacionalistas. ELA y LAB, enfrentados cada vez más a CCOO y UGT, esta vez con el telón de fondo del acuerdo suscrito en Madrid para modificar la legislación laboral puesta en marcha por Rajoy, y con una negociación colectiva que en Euskadi hace años que es especialmente complicada.

La pretensión de ELA y LAB de presentar el acuerdo que suscribieron CCOO y UGT con la CEOE y el Gobierno central como contrario a los intereses de los trabajadores vascos no está gustando nada a los sindicatos firmantes.

Raúl Arza, secretario general de UGT Euskadi, emplazaba ayer a ELA y LAB a  decir "en qué perjudica la reforma a los trabajadores vascos" y les recordaba que si no se aprueba "nos quedaríamos con la de 2012".

Tras recordar que la reforma acordada en la mesa de diálogo social "mejora las condiciones de los trabajadores" al buscar reducir la temporalidad o recuperar la ultraactividad de los convenios, entre otras cuestiones, Arza entraba en el meollo de la cuestión, la conflictiva negociación colectiva en Eskadi.

"El marco vasco de relaciones laborales se defiende negociando convenios", señalaba el secretario general de UGT, en una entrevista en Radio Euskadi, aludiendo a las críticas de ELA y LAB, que afirman que la reforma supondrá una prevalencia de los convenios estatales sobre los autonómicos, cuando el problema en Euskadi está en las dificultades para sacar adelante convenios colectivos. "No es para estar satisfechos", decía Arza sobre los resultados de la negociación colectiva en Euskadi.

De hecho, "prácticamente 360.000 trabajadores vascos tienen el convenio pendiente de negociar o decaído", según recordaba el secretario general de UGT,  que hacia hincapié en que el "objetivo es que el convenio de aplicación al trabajador sea el que mejores condiciones le pueda dar". 

Es decir "no es tanto de ámbitos o marcos, sino de acuerdos que mejoren las condiciones de los trabajadores" señalaba Arza, recordando, además, que apenas hay una veintena de convenios autonómicos firmados en Euskadi, de tal forma que la mayor parte de los trabajadores vascos están sujetos a convenios de ámbito provincial. 

Estos convenios, según Arza, y como ha señalado también la patronal vasca Confebask, estarían protegidos por el acuerdo suscrito por patronal y sindicatos vascos en enero de 2017, y que blinda la prevalencia de los convenios vascos sobre los estatales. Aunque este punto no acaba de quedar del todo claro, y por ejemplo el PNV también se aferra a esta cuestión para amenazar con no apoyar la reforma en el Congreso si no está claramente especificado.

Lo cierto es que, pese a la defensa del marco vasco de relaciones laborales, ELA lleva años apostando en mayor medida por los convenios empresa por empresa, especialmente en aquellas en las que tiene fuerza para presionar, desechando los convenios sectoriales. "Con escasos resultados", decía ayer Arza, ya que hay muchas empresas pequeñas que no tienen capacidad de tener un convenio propio y se deja "desprotegidos a los trabajadores".
"Es más cómodo dar una rueda de prensa que comprometerse en proponer alternativas concretas" decía Arza.

Los sindicatos ELA y LAB junto a Steilas, ESK, Etxalde e Hiru, sacarán a la calle su oposición a la reforma laboral con manifestaciones en las capitales vascas el próximo 30 de enero. El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, insistía en la presentación de las movilizaciones en que hay "razones como democráticas" para que partidos como el PNV o  EH Bildu voten contra el acuerdo. “Aquí existe otra mayoría que se debe respetar”.  “Los convenios vascos, los que la clase trabajadora decide en este país, deben tener prioridad sobre los que se deciden en el Estado, y que tengan una seguridad jurídica que hoy no tienen”.

"Se tiene que garantizar el derecho a negociar aquí nuestros convenios sin ningún tipo de injerencia. Se tiene que garantizar nuestro marco propio de negociación colectiva y esto se traduce en que los convenios autonómicos y provinciales tienen que prevalecer sobre los convenios estatales", señalaba la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu.

Lo cierto es que  estos sindicatos no solo están en contra de esta cuestión a la hora de rechazar la reforma, sino también de otras cuestiones como el hecho de que no se hayan modificado las condiciones del despido. Cuestiones que los sindicatos firmantes creen que se abordarán en una segunda fase de negociaciones como señalaba ayer Raúl Arza. "Podemos coincidir con ellos en que hay que abrir una segunda fase para tocar temas que están en el acuerdo de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, como lo relativo a la modificación sustancial de las condiciones de trabajo" señalaba, para insistir que mejora las condiciones de los trabajadores vascos.

Relaciones laborales "diferentes" 

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, consideró ayer que "se puede salvar el gran núcleo, el 95%", de la reforma laboral pactada por el Gobierno de España, la CEOE y los sindicatos UGT y CCOO, pero insistió en que es "absolutamente necesario" para el PNV que la reforma laboral contemple la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales.

Esteban subrayó qye así se lo ha transmitido a la ministra y al presidente del Gobierno. "Les dijimos nuestra postura, valoramos positivamente algunos de los aspectos y el acuerdo al que se ha ido llegando, pero les dijimos muy claramente a la ministra y al presidente que hay un asunto que para nosotros tiene que estar, que es absolutamente necesario que esté y que tampoco rompe nada", ha dicho, en referencia a los convenios autonómicos.

En este sentido el portavoz del  PNV recordó que  en Euskadi existe "una dinámica de relaciones laborales diferente a la del Estado, porque tenemos dos sindicatos que no están en el ámbito nacional y además son los dos primeros -ELA y LAB-".

"En la Comunidad Autónoma Vasca se ha tenido un acuerdo interprofesional que ha sido el que ha dado pie al resto de negociaciones, queremos preservar eso, porque tal y como está la legislación, está colgado de un hilo. Alguien plantea en un juzgado determinado la cuestión y eso caería. Queremos proteger eso, un acuerdo en el que la patronal vasca y los sindicatos han hecho una unidad, queremos preservarlo y por supuesto lo querrá Navarra, que tiene otro ecosistema sociolaboral distinto, que pudiéramos crear ese ecosistema propio que da mayor flexibilidad y que facilita las relaciones laborales. Les dijimos que es fundamental y ni caso", ha asegurado.

 

 

 

 

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Destacados