Pásate al MODO AHORRO

El turismo náutico se triplica en Euskadi de cara al verano

La pandemia pone en auge el alquiler de barcos y las licencias de navegación cuyo coste medio por día puede rondar los 700 euros

El turismo náutico se triplica en Euskadi de cara al verano. / CV
El turismo náutico se triplica en Euskadi de cara al verano. / CV

El impacto de la pandemia ha dejado a muchos sectores agonizando. Sin embargo, el mercado náutico ha renacido con la entrada del verano, llegando incluso a triplicar las cifras de la era precovid. Las travesías internacionales se han visto suspendidas por ahora, pero esto no ha supuesto grandes problemas para este sector. Lejos de verse afectado ha incrementado la demanda durante julio y agosto con el turismo nacional, aunque esto no siempre ha sido así. ”Hemos tenido grandes pérdidas, ya que durante los meses de invierno no hay movimiento, por lo que no se puede vivir de esto. La mayoría de mis compañeros tienen otro trabajo o soporte familiar, pero estamos agradecidos del aumento que se está registrando”, declara Jesús de la Hoz, autónomo del mar.

Las ganas de disfrutar, el evitar colas y la tranquilidad, lejos de las aglomeraciones, son las  principales razones por las que los vascos se declinan por estas actividades más atípicas, pero “tan atractivas en este momento”. “Pocas veces nos han recordado todos los días que somos muy vulnerables. Por eso, la gente, ahora, quiere explotar al máximo las vacaciones y explorar otros mundos donde se sienten protegidos”, señala Jon Irigolla, patrón de un barco en Zumaia. “Además, es una de las experiencias más seguras que se pueden vivir dentro de las opciones de ocio que hay para el verano. El riesgo aquí es mínimo”, añade Luis Arconada, uno de sus compañeros de profesión.

Los fines de semana se registra la mayor demanda en el alquiler de las embarcaciones de recreo. El coste medio por día puede rondar los 700 euros, con un aforo de hasta 12 personas en función del tipo de barco. Estas cifras pueden verse alteradas dependiendo de las restricciones marinas y de algunas fechas más concretas donde el interés de los turistas por disfrutar de una jornada de navegación aumenta, dejando a los patrones, en ocasiones, saturados. “Hay veces que tenemos que hacer malabares para poder encajar todo, pero siempre contamos con compañeros para pasarnos los clientes y así poder cubrir todas las solicitudes que nos llegan”, apunta de la Hoz.

Titulaciones náuticas

Son muchos los que optan también por dirigir ellos mismos las embarcaciones, pero para ello se necesita una titulación. Por eso, la licencia de navegación, es una salida rápida y económica para muchos. Se trata del título más básico de navegación que se imparte durante una mañana en las escuelas que están homologadas por el Gobierno vasco. El coste medio de estos cursos es de 150 euros, que se reparten en dos horas de teoría y cuatro de práctica. Con esto se certifica que se ha hecho el curso oficial y sirve para llevar barcos pequeños y motos de agua. “Es algo muy atractivo que no exige mucho compromiso. La gente está muy animada y cada vez se está expandiendo más”, sostiene Hector Garcia, responsable de Polaris Nautika Eskola de Getxo.

Los siguientes títulos como el PNB o el PER tienen un examen oficial y según los expertos del sector es recomendable hacer un curso de preparación previo al examen. Las escuelas náuticas ofrecen el servicio de prácticas obligatorias (y cursos presenciales) que se necesitan para ello. “Eso ya exige algo más de compromiso. Puede durar entre un mes y medio, dos meses. Aún así es increíble cómo ha aumentado la demanda y el interés por este mundo”, declara García.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados