Pásate al MODO AHORRO

Así ve la crisis cada uno de los sectores vascos

El precio de las materias primas centra las preocupaciones de los 16 clústeres que se han reunido este viernes con el lehendakari Urkullu

Representantes de 16 clústeres vascos junto al lehendakari Urkullu y la consejera Tapia / Irekia
Representantes de 16 clústeres vascos junto al lehendakari Urkullu y la consejera Tapia / Irekia

La crisis de suministros que ha generado la huelga de transportistas, en vías de solucionarse esta tarde, ha centrado este viernes la reunión que dieciséis clústeres vascos han mantenido con el lehendakari Urkullu. En un encuentro centrado en revisar las perspectivas de crecimiento de los distintos sectores, seis de los 16 clústeres vascos han señalado que ven "inciertas o peores" sus expectativas de pedidos y facturación de cara al próximo semestre frente a 11 que sí que confían en una mejora o mantenimiento de las exportaciones. Sector a sector, estas han sido las percepciones que han manifestado los 16 clústeres.

Bombardier elaborado con piezas preparadas por Aernnova
Bombardier elaborado con piezas preparadas por Aernnova

La aeronáutica posponer la normalidad a 2024

En el seno del sector aeronáutico, HEGAN ha transmitido al Gobierno vasco la percepción de que la producción ha tocado suelo, pero todavía queda para la recuperación. La vuelta a la normalidad se baraja para 2024 en el caso de los aviones de pasillo único -los que se emplean en vuelos regionales y continentales- y 2026 en el caso de los aviones de doble pasillo -vuelos transoceánicos-. Pese a ello, los grandes operadores, Airbus y Boeing, prevén 40.000 aviones nuevos en las próximas dos décadas, lo que abre oportunidades para compañías vascas como Aernnova o ITP.

Junto a la aeronáutica, también está preocupado el clúster vasco de la automoción. Acicae cree que la incertidumbre que ha provocado la invasión a Ucrania "supone un lastre para el consumo", y eso podría afectar al sector. La automoción teme que el conflicto se prolongue en el tiempo. Si la situación bélica no se prolonga durante mucho tiempo, será posible una recuperación en forma de V. Si no, existe el temor de que haya "consecuencias más sistémicas" en un sector donde empresas como Gestamp o CIE Automotive juegan un papel clave.

Otro de los sectores más afectados son las fundiciones y la forja, industrias electrointensivas. El cluster del ramo ha señalado que en estos ámbitos las empresas se estaban recuperando, pero la guerra ha hecho de este uno de los sectores más afectados por el alza de precios tanto en la energía como en las materias primas. Las fundiciones y forjas han transmitido al lehendakari que el conflicto de Ucrania "pone en riesgo" su rentabilidad. En ese mismo sentido se han pronunciado las papeleras, donde la alta incertidumbre se suma a los precios de la energía y las materias primas, que oscilan entre aumentos del 45% y del 65% según la pasta de papel que se emplee.

La siderurgia, por su parte, considera que las perspectivas positivas que tenían han quedado en el aire con el comienzo de la guerra, que "introduce una incertidumbre generalizada" ante la procedencia rusa y ucraniana de parte de sus materias primas, que permiten fabricar una producción que en muchos casos va a países vecinos de la guerra.

Laboratorio de Viralgen en San Sebastián / EFE
Laboratorio de Viralgen en San Sebastián / EFE

Optimismo en los sectores biosanitario, ferroviario y marítimo

Sin embargo, no todos los clústeres ven una situación negativa. Otros sectores como el biosanitario sí que miran con más optimismo a la situación económica de Euskadi. El Basque Health Cluster viene experimentando "un importante crecimiento" en los últimos meses y espera que el próximo semestre mantenga esa senda. Aun así, sí que preocupa a este sector puntero los marcos regulatorios de su actividad así como la evolución que experimenten los precios de sus materias primas y componentes.

Las empresas dedicadas a la energía, naturalmente, también han experimentado una buena evolución, con las renovables y las eléctricas viendo crecer el interés por ellas junto a las compañías del petróleo y el gas. El clúster vasco de la energía ha apuntado a una ventana de oportunidad en el hidrógeno y han subrayado la importancia de los eventos WindEurope y el International Congress of Ocean Energy (ICOE). En el mismo sentido, el sector del ferrocarril ve el futuro "con optimismo" tras un 2021 que terminó "mejor de lo previsto en cuanto a pedidos".

En la lista de clústeres optimistas también está el Foro Marítimo Vasco, que ha trasladado al lehendakari su optimismo ante una carga de trabajo que ya está garantizada para las empresas hasta finales de 2023. Este año las firmas del ámbito confían en recuperar las cifras de facturación prepandémicas o incluso poder superarlas. También tenía expectativas altas el sector medioambiental hasta el estallido de la guerra, pero estas empresas deberán revisar sus expectativas.

Laboratorio de membranas de Tecnalia
Laboratorio de membranas de Tecnalia

La alimentación y las TEIC buscan personal

El clúster de la electrónica, la informática y las telecomunicaciones del País Vasco, GAIA, ha señalado al lehendakari que hay una apuesta decidida por la transformación digital en el mercado, aunque aún no saben decir en qué dirección sopla para ellos el conflicto armado en Ucrania. Fuera de la invasión rusa, las empresas han señalado que tienen más de 1.000 puestos vacantes por la falta de perfiles tecnológicos y especializados. En el sector alimentario se da también el mismo problema: falta mano de obra en áreas como el marketing, la rama digital o el I+D. También resulta complicado encontrar jornaleros.

El clúster de la fabricación avanzada, AFM, venía registrando crecimientos de hasta dos dígitos, "pero la guerra merma la confianza y la inversión". El año "estaba llamado a terminar en positivo", pero "ahora resulta imposible saber cómo acabará".

Destacados