Pásate al MODO AHORRO

La oferta de Adeslas por el IMQ lanza una carrera por el precio de la entidad

Los accionistas partidarios de no vender a Adeslas defienden comprar con cargo al IMQ a mejor precio y acusan a la entidad de Caixabank y Mutua Madrileña de desestabilizar

Clínica IMQ Zorrozaurre. / CC
Clínica IMQ Zorrozaurre. / CC

La entidad aseguradora de Caixabank y Mutua Madrileña, Adeslas, ha abierto la carrera para la resolución final del conflicto que atraviesan los accionistas del IMQ. Su oferta para comprar acciones del Igualatorio a un precio de 255.000 euros el paquete ha arrancado el debate sobre el precio que finalmente se pueda pagar. Esa situación es la que guía los movimientos entre quienes, agrupados en la PAI, defienden la venta a "precio de mercado" y los que, asociados en Ademi, reclaman una alternativa para comprar con los recursos del IMQ y retener así el control de la entidad. La carrera ahora reside en desvelar el quién da más. Adeslas ha ofrecido hacerse con el 50% de la aseguradora pagando 255.000, mientras que los médicos de Ademi defienden que es viable una operación de autocartera que abone 260.000 euros a quiénes quieran desprenderse de las acciones. La PAI llegó a fijar el precio de cada paquete accionarial entre 274.000 y 302.000 euros.

La dirección del IMQ lleva meses negociando con Adeslas, que tiene el 45% de las acciones, una compra del Igualatorio que se comprometa a mantener el modelo, el empleo y la sede social en Bizakia. Ese es el planteamiento que trasladó Adeslas en su comunicado anunciando la intención de hacerse con el 50%, como tope. Ademi ha sido la primera en reaccionar criticando a Adeslas a la que acusan de haber trasladado a los medios su propuesta con el objetivo de "desestabilizar". Para los médicos agrupados en Ademi, faltan muchos detalles para poder realizar una valoración, pero sí señalan que en su plan de compra de acciones a los médicos que han manifestado su deseo de vender, contemplan ofrecer 260.000 euros por cada paquete accionarial, lo que mejora la oferta de los catalanes en 5.000 euros. Si bien es cierto que esta propuesta parte del uso de los recursos propios del IMQ en una operación de autocartera. 

Desde la PAI, agrupación de los médicos partidarios de la venta en valores de mercado se está estudiando la situación a la espera de que la dirección del IMQ convoque la Junta de Accionistas que resolverá por votación la solución que encauce el final del conflicto. Si la oferta lanzada por Adeslas es suficiente o no lo irán dictando los acontecimientos, pero de momento sí ha servido para lanzar la carrera por el precio. 

Adeslas insiste en su interés por el IMQ, donde tiene un 45%, y señala que no aumentará el 50%, aunque reconoce que si los accionistas que venden le llevan a superar esa barrera, recolocará las acciones en las otras sociedades del grupo. Según ha explicado Adeslas para la compra de acciones a los médicos se abre un plazo abierto, de manera que ningún médico se vea obligado a tomar esta decisión de forma rápida ni cortoplacista. Se abrirán sucesivas ventanas de compra en el tiempo para llevar a cabo estos procesos. 

Los médicos no fueron propietarios hasta 2003

En IMQ, el control no estuvo en los médicos hasta hace unos 18 años. Hasta 2003 funcionó como asociación, fue entonces cuando la entidad tuvo que regularizar su forma jurídica convirtiéndose en sociedad anónima y repartiendo paquetes de mil acciones entre los médicos asociados. Desde entonces, muchos de los profesionales que se han ido incorporando a la entidad no han comprado acciones y desempeñan su labor mediante un contrato de prestación de servicios, se trata de unos 400 médicos. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados