Pásate al MODO AHORRO

Aernnova despedirá a cien trabajadores de su planta de Berantevilla

La empresa acusa una caída del 40% de la actividad y aleja a 2024 un cambio en el comportamiento del sector

Área de fuselajes en una planta de Aernnova./ CV
Área de fuselajes en una planta de Aernnova./ CV

La dirección ha trasladado al Comité que, por la crisis generada por la pandemia del coronavirus, su intención es precindir de un centenar de trabajadores. Es decir, casi la cuarta parte de la plantilla de Berantevilla se verá afectada por este despido colectivo. El ERE se justifica, según la empresa, en unas pérdidas de 42 millones de euros durante el primer semestre de este negor 2020 y una caída de la producción del 37%. Aernnova cuenta con varias plantas en Euskadi, todas ubicadas en Álava. Este ERE afecta a uno de sus centros estrella, el de Berantevilla, en el que se construyen las grandes estructuras para empresas como Embraer o Airbus.

Las crisis desatada por la pandemia del coronavirus ha provocado una caída del tráfico mundial que ha hecho temblar a los grandes emporios del sector. Desde las compañías aéreas, algunas de las cuales han tenido que ser escatadas por las administraciones públicas, hasta los fabricantes de componentes aeronáuticos y todas las empresas proveedoras. En Euskadi, los ajustes laborales se han cebado también este segundo semestre con la industria aeronáutica vasca. En los últimos meses, dos de sus grandes empresas, Industria de Turbopropulsores (ITP Aero) y Aernnova, han emprendido importantes ajustes laborales.

Los sindicatos valoran en estos momentos una respuesta a una decisión que no comparten y que consideran que "se ha cobrado un precio en el empleo demasiado pronto, cuando, si bien es cierto que la producción se ha ralentizado, en ejercicios anteriores las facturaciones y los márgenes de la empresa habían sido muy elevados". En este sentido, señalan fuentes de ELA, que reclaman "seguir utilizando los ERTE como mecanismo para evitar los despidos".

Fuentes de la empresa han señalado a ´Crónica Vasca´ que se trata de una decisión "dolorosa", pero que ya venía anunciada por el comportamiento del sector y, en concreto de la planta de Berantevilla, que ha visto descender su actividad en un 37% y que debía tomar una decisión por "supervivencia de la empresa". Así, su consejero delegado, Ricardo Chocarro, ha manifestado que “somos conscientes del impacto que se produce en las personas afectadas pero Aernnova, al igual que está haciendo el resto del sector, está obligada a defender la supervivencia de la compañía adecuándola a la nueva realidad del mercado para los próximos años”. Y es que la empresa ve complicado el panorama del sector aeronáutico y no precisa síntomas de mejora antes de 2024. 

 

Destacados
Lo más leído