Pásate al MODO AHORRO

Aernnova negocia con Embraer para participar en su nuevo avión

La compañía brasileña busca socios para desarrollar su aeronave de vuelos regionales y se convierte en una oportunidad para la empresa alavesa en la búsqueda de negocio para salir de la crisis

El nuevo avión de Embraer con los motores turbohélices en cola. / Embraer
El nuevo avión de Embraer con los motores turbohélices en cola. / Embraer

Aernnova, tras descolgarse del intento de adquisición de ITP Aero con el empuje de Towerbrook, su accionista de referencia, busca nuevas oportunidades en un sector en plena ebullición y en el que se siguen preparando diferentes movimientos de concentración. Las miradas de la compañía impulsada por Iñaki López de Gandásegui se depositan ahora en Embraer y en el nuevo proyecto de avión que prepara la compañía brasileña. Y es que Embraer, uno de los principales fabricantes de aviones del mundo, busca socios para construir su nueva aeronave para vuelos regionales y que presenta la novedad de colocar los motores turbohélice en cola, además de plantear una estructura pensada para ganar en eficiencia y en el desarrollo de motores híbridos que no dependan solamente del fueloil. 

Embraer preparaba una fusión con Boeing para adecuarse a la nueva realidad del mercado, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto y la compañía brasileña ha tenido que readaptar los planes para hacer frente al futuro. Con ese objetivo Embraer, que la semana pasada anunció beneficios para este ejercicio por primera vez en tres años, presentó su principal apuesta de futuro: un avión turbohélice con la novedad de colocar los motores en la cola. La aeronave está diseñada para sustituir a su modelo 145, la estrella de la aviación regional que se disputa el liderazgo del mercado con el ATR de Airbus

Según ha señalado Embraer, este proyecto es la principal apuesta de futuro y su diseño, además de ganar amplitud y confortabilidad al colocar los motores en la cola, presenta una gran cantidad de oportunidades para hacer frente al reto de la sostenibilidad. La eficiencia del nuevo modelo ahorrará un 20% las emisiones y mejorará los costes operativos, además de permitir incorporar nuevos motores híbridos que no dependan solamente del combustible tradicional. El objetivo de la compañía es lanzar este proyecto en 2022 para lo que necesitan conformar un grupo de inversores con los que compartir el esfuerzo. La ruptura de la operación con Boeing ha llevado a la compañía brasileña a buscar socios entre sus principales proveedores con los que está contactando ya y entre los que se encuentra Aernnova para lanzar este proyecto. 

La compañía impulsada por Iñaki López Gandásegui había estado inmersa en la compra de ITP Aero empujada por su accionista de referencia, Towerbrook, pero la oferta presentada no ha pasado la selección de Rolls Royce que ha escogido al fondo de inversión Bain Capital para negociar en exclusiva la venta de la empresa con sede en Zamudio. Así las cosas y en una necesidad de buscar sinergias en el mercado, Aernnova analiza la posibilidad de conformar una alianza con Embraer para tener un protagonismo en este nuevo proyecto, aunque para dar ese paso es necesario realizar un inversión importante. Y es que el planteamiento de la compañía brasileña no es el el de contratar un proveedor, sino el de dar un socio con el compartir el nuevo proyecto. 

Aernnova proveedor de referencia de Embraer

Aernnova es uno de los principales proveedores de Embraer y su papel es fundamental en la elaboración de piezas de los aviones de la familia ERJ, lo 135, 140 y 145. Se trata de la aeronave que el fabricante brasileño busca sustituir y que cuyas alas al completo, capós de motor y fuselaje elabora Aernnova. La relación, además, entre ambas compañías es muy fluida y la alavesa fue elegida mejor proveedora de aeroestructuras por Embraer. 

Para Aernnova esta opción es una oportunidad clave para el futuro en el que, según señalan expertos del sector, la importancia de los aviones regionales va a ser fundamental. Además, sería una vía para recomponer la situación tras la caída del proyecto 'Aerion'. Se trataba de un avión supersónico de negocios impulsado por Boeing y General Electric que habían escogido a la compañía alavesa para la elaboración de un "componente clave" de su estructura. 

Necesidad de inversión

El reto ahora es lograr la financiación para poder participar en un proyecto que contará con otras empresas interesadas. Y es que Embraer está contactando con todos sus proveedores para desarrollar lo antes posible el consorcio que compartirá el lanzamiento de este nuevo avión. En el área de aeroestructuras, Aciturri o Alestis son compañías que también trabajaban con los brasileños. 

Archivado en:

Destacados