Pásate al MODO AHORRO

Los aeropuertos vascos se preparan para el verano de la vuelta a la normalidad

La comunidad aeropuertaria mantiene una 'esperanza sostenida' para los próximos meses en los que la actividad se centrará en vuelos nacionales

Aeropuerto de Loiu, Bizkaia/ EP
Aeropuerto de Loiu, Bizkaia/ EP

Se aproxima el segundo verano en pandemia y con él un incipiente interés por recuperar la temporada vacacional que afecta directamente a compañías aéreas y aeropuertos, a día de hoy con escasez de vuelos pero preparados para crecer y volver poco a poco a cifras precovid. Así lo trasladan desde los principales aeropuertos vascos sin una fecha concreta a la que acogerse tras los picos de esperanza que el año pasado se ahogaban en nuevas restricciones ante el aumento de contagios. La actividad se despierta en el interior de la comunidad aeroportuaria donde cada vez más tiendas levantan la persiana. Todavía en momentos de incertidumbre, las compañías aéreas permanecen atentas a las oportunidades de restablecer vuelos o aprovechar ventanas temporales para poner en marcha conexiones puntuales.

Aunque lejos de los niveles previos a la pandemia, aparecen los primeros síntomas de recuperación internacional en la red de aeropuertos vascos. La aerolínea Ryanair ha retomado su operativa tras cuatro meses de inactividad con vuelos a Málaga, Sevilla y Palma dos veces por semana. En junio, retomará Bérgamo y Colonia y en julio estrenará Alicante. Binter, por su parte, volverá a finales de mes con los vuelos a Gran Canaria y Tenerife. En el aeropuerto de Bilbao se han mantenido además vuelos esenciales a París, Amsterdam y Munich y la reciente incorporación de Lisboa. Aún así, serán los destinos nacionales los que más alimenten la actividad en los aeropuertos vascos con principales destinos a Islas Canarias, Baleares, Málaga, Sevilla o Barcelona. 

Los datos cerraban un primer cuatrimestre con caídas del 85% de pasajeros frente al último año sin las afecciones de coronavirus. Según fuentes del aeropuerto, la afluencia mejora ligeramente una vez traspasada la frontera del Estado de Alarma, hasta hace 15 días sin posibilidad de movimiento no justificado. Es, de hecho, la reactivación de la actividad económica la que ha impulsado la actividad de carga con con 24.000 toneladas entre el aeropuerto de Bilbao y el de Foronda en lo que va de año, especialmente este último con ya nueve meses de incrementos en las cargas, entre ellas, las dosis de vacunas contra el coronavirus destinadas al norte de España.

Refuerzo en las instalaciones

A pesar de la falta de actividad en 2020, las grandes inversiones han logrado mantenerse. Entre ellas, las obras en Vitoria que contemplan la mayor transformación del aeropuerto desde su inauguración. Las principales actuaciones se centran en la ampliación de la zona de control de seguridad y pasaportes, remodelación de la sala de recogida de equipajes y aseos o una mayor luminosidad que se suman a las nuevas pantallas, wifi gratuito y reapertura de la cafetería y finalizarán en junio. 

En paralelo, continúa la construcción del nuevo edificio en Loiu que acogerá a gran parte de los trabajadores de Aena, así como de otras entidades. El traslado del bloque técnico de oficinas permitirá ampliar en 1.500 metros cuadrados la zona de embarque. Este verano, parte del personal se trasladará a módulos prefabricados situados en una zona acotada del aeropuerto para habilitar las salas de embarque lo antes posible.

'Aeropuerto seguro' 

En el marco de la pandemia, el refuerzo de control y limpieza en las instalaciones y la adaptación de los distintos procesos operativos otorgaban a La Paloma la acreditación de "aeropuerto seguro" hace apenas una semana, sumándose a los 18 aeródromos de la red de Aena que cuentan la Acreditación de Salud Aeroportuaria. El Consejo Internacional de Aeropuertos ha valorado la instalación de mamparas protectoras, dispensadores de gel hidroalcohólico, información en formato digital, cartelería y megafonía, así como marcas y huellas para mantener las distancias y la anulación de asientos para preservar las distancias.

Medidas que complementan las dictadas por Sanidad Exterior a las que se añadirá el nuevo 'Certificado Digital Covid' a partir del uno de julio. Un requisito indispensable para viajar libremente por Europa, para lo que se requiere información sobre la vacuna administrada, si se ha superado el covid y se han generado anticuerpos y, de haberlos, los resultados de la prueba PCR. Se espera que igual que la actividad ha ido disminuyendo desde el comienzo de la pandemia, pueda reanudarse paulatinamente gracias a las herramientas a disposición de potenciales pasajeros, sujetas al ritmo de contagios y el de la vacunación.

Lo más leído
Destacados