Pásate al MODO AHORRO

El BCE participó en la última reunión del Consejo de Administración de Kutxabank

Un representante del regulador europeo acudió por primera vez a la sesión tras la crisis del coronavirus e insistió en la política conservadora del BCE sobre el reparto de dividendos a cargo del 2021

Presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia / EP
Presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia / EP

La última reunión del consejo de administración de Kutxabank contó con la presencia del representante del Mecanismo Único de Supervisión del Banco Central Europeo. Tras la presentación de resultados del 2020, uno de los ´hombres de negro´ del sistema financiero europeo compartió análisis con el equipo de gobierno del presidente Gregorio Villalabeitia. Se trata de un procedimiento normal, es más, la invitación se cursa para todas las reuniones, pero que es la primera vez que se da en la entidad vasca desde la crisis de la pandemia, y la segunda en más de tres años. El representante del BCE insistió en que hasta después de verano no se analizará la posibilidad de levantar la prohibición de repartir beneficios con cargo al 2021, aunque sea con un 15%.

En el desarrollo del mecanismo del BCE la tensión supervisora se ha despertado para detectar cualquier anomalía en los bancos provocada por la crisis de la pandemia y un 2021 que ha presentado un arranque especialmente complejo. La prolongación de la crisis y el retraso de la recuperación están lastrando el crecimiento y aumentando la preocupación sobre la calidad del crédito ante el temor del crecimiento de los impagos y el alza de los ratios de mora.  En Euskadi hay síntomas de alerta, como la revisión del crecimiento a la baja, la bajada del nivel de crédito desde el último trimestre del pasado año y el aumento de los procesos concursales en las empresas.

Elevado Índice de Solvencia de Kutxabank

La política de Kutxabank, en cambio, mantiene una estrategia muy centrada en el crédito hipotecario, donde se agrupa el 70% de su cartera crediticia, y que le ha permitido presentar un índice de solvencia que en 2020 creció incluso seis décimas, hasta alcanzar el 17,8%, lo que le sitúa en los primeros puestos de la banca española. Además, en 2020 y gracias también a las moratorias aplicadas por los gobiernos, el ratio de mora se redujo hasta el 2,32%. 

Pero este 2021, será diferente. Aunque Kutxabank confía no tener que seguir incrementando las dotaciones para garantizar las posibles devaluaciones de la calidad de sus activos, el año pasado destinó más de 450 millones para protegerlos. Un movimiento que redujo los beneficios de la entidad casi en un 50%.

Se mantiene la prohibición de financiar a las Fundaciones con cargo al 2021

La otra cuestión de la política del BCE que sí ha a afectado a una de las líneas de flotación de la entidad surgida de las antiguas cajas de ahorro del País Vasco, es el reparto de dividendos. Para Kutxabank es la vía por la que traslada su aportación a las Fundaciones bancarias: Vital, BBK y Kutxa para que desarrollen su labor social. La prohibición del reparto de beneficios a cargo de este 2021 sigue en vigor y no se revisará hasta septiembre. Se trata de una situación que ajusta el cinturón por segundo año consecutivo a las Fundaciones de Kutxabank que acumulan una situación de reducción drástica de ingresos. Así, en 2019, percibieron 176 millones de euros, por 27 millones en 2020 y para este año, de momento, nada. El representante del BCE confirmó la creencia del sector financiero que espera una luz verde para repartir el 15% de los beneficios para aquellas entidades que hayan demostrado solidez, aunque todavía no hay nada decidido.

 

En marzo de 2020, con el estallido de la pandemia, el regulador bancario prohibió cualquier reparto de dividendos con cargo al ejercicio, congelando cualquier posibilidad de que las Fundaciones obtuvieran recursos. Posteriormente, y ante la presión de la entidades, el BCE concedió a Kutxabank y a otros bancos con buenos índices de rentabilidad, repartir hasta un 15% de su beneficio.

El control del BCE

El Banco Central Europeo movió ficha de forma definitiva en 2014 tras la crisis financiera de 2009 y asumió todos los poderes de supervisión financiera. Con la creación del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) se dotó de las competencias para actuar directamente sobre el control y conocimiento de cada detalle de las entidades financieras europeas.

Este MUS el que analiza minuciosamente los balances, los activos y los resultados de los bancos. Kutxabank, invita a al representante el BCE a todas las reuniones de su Consejo de Administración como formalidad y, en esta ocasión acudió y participó en la primera reunión tras la presentación de los resultados de la entidad del año 2020.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados