Pásate al MODO AHORRO

El negocio del autobús eléctrico se cuece en Gipuzkoa

CAF e Irizar, ambas guipuzcoanas, lideran el sector y acumulan contratos internacionales

Autobús de Solaris (CAF). /EP
Autobús de Solaris (CAF). /EP

Dos grandes mundiales del sector de los autobuses eléctricos, y los dos están en Gipuzkoa. Irizar por un lado, y CAF, a través de su filial Solaris, se pasean por el mundo como líderes de este sector en auge, empeñados como están todas las administraciones en reducir al máximo las emisiones de CO2 para llegar al objetivo de emisiones cero en el año 2050.

Tratándose de dos grandes no es de extrañar que ambos compitieran para hacerse con el contrato del Bus Eléctrico Inteligente (BEI), el autobús eléctrico de Vitoria que el Ayuntamiento de la capital alavesa  quiere poner en marcha a finales de otoño.

Ganó el concurso Irizar, por valor de 42 millones de euros. CAF lo recurrió por no estar de acuerdo con el sistema de adjudicación y ahora, dos años después, el TSJPV obliga al Ayuntamiento de Vitoria a revisarlo, aunque el consistorio recurrirá al Supremo para no tener que atender la reclamación. 

Más allá de un conflicto que ya tiene difícil resolución, porque los trabajos están casi finalizados y los autobuses de Irizar ya están en pruebas por Vitoria, el hecho de que en este concurso compitieran dos empresas vascas del nivel de CAF e Irizar pone de manifiesto la pujanza de un sector con foco en Gipuzkoa y con tentáculos por todo el mundo.

Para muestra un botón: durante el año pasado, un año de pandemia y confinamiento y también difícil para el sector del transporte público, Solaris, del Grupo CAF aumentó  ventas e ingresos con cifras de récord, con ventas de  1.560 unidades,  el número más alto jamás logrado en los 25 años de historia de esta filial de CAF, y supone un aumento del 5% respecto al año anterior.

Los autobuses y trolebuses de esta empresa se vendieron en 19 países, destacando  Alemania, con 329 vehículos, seguida de  Polonia, Italia, Estonia, República Checa, Israel, Suiza y España. De hecho, esta empresa fue el mayor fabricante de autobuses eléctricos urbanos en Europa, con una participación del 20%.

Precisamente el año pasado se produjo un importante impulso en la venta de unidades  de baja y cero emisiones por parte de es ca compañía. Si en en 2018, los autobuses híbridos, e‐buses y trolebuses constituyeron en total el 29% de todos los vehículos vendidos por la empresa, en 2019, esta cifra se situó en el 40%. Una tendencia que continuó en 2020, lo que llevó a que el número de vehículos vendidos con propulsores alternativos creciera hasta un 44%.

La estrategia por apostar por lo eléctrico forma parte también de la línea emprendida por Irizar. Su división de vehículos eléctricos cuenta con una planta con capacidad  para producir 1.000 vehículos al año cero emisiones. Pese a la pandemia, la empresa cuenta con pedidos por  más de un centenar de autobuses desde verano, y extiende su propuesta de autobuses con cero emisiones y sistemas de carga utra rápida en movimiento a seis ciudades, entre ellas las tres capitales vascas. 

Además del contrato de Vitoria, ahora en entredicho, Irizar firma buena parte de los autobuses eléctricos de los transportes madrileños.

A nivel internacional, Irizar e-mobility continua su expansión en Europa y sus soluciones de  electromovilidad llegan a Bulgaria, concretamente a la ciudad de Burgas, que incorporará por primera vez a su flota 44 autobuses eléctricos modelo Irizar ie bus cero emisiones. Es el primer proyecto de electromovilidad de esta ciudad y uno de los más grandes de Bulgaria a día de hoy. La entrega de las primeras unidades está prevista para septiembre del 2021.

 

 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados