Pásate al MODO AHORRO

La CEOE muestra preocupación por "la inestabilidad generada por el Gobierno"

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, alerta del riesgo de "frustración" con el dinero de Europa

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi./ EP
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi./ EP

Antonio Garamendi, el presidente de la CEOE ha destacado la importancia de la seguridad en la regulación y ha acusado al Gobierno de España de ahuyentar a la inversión con los cambios normativos que viene planteando sobre la energía, la reforma laboral o los ERTE. El máximo responsable de la CEOE ha apuntado que la situación ha llegado a un punto en que "a las empresas les preocupa más la reforma laboral o la regulación que el dinero que pueda llegar de Europa". Y es que Garamendi, sobre los fondos europeos, ha advertido dos cosas. Por un lado, que la inversión que se prevé cae en gran medida a cargo del sector privado, así "en el PERTE de automoción, de cada cinco euros de inversión, cuatro corresponden a las empresas", y, por otra parte, que de los primeros 24.000 millones que han llegado "solo se ha ejecutado el 8%", por lo que "va a haber frustración", y "eso no nos lo podemos permitir". Además, según ha explicado, no ve la recuperación antes de 2023 y ha alertado sobre el peligro del endeudamiento creciente. 

Lejos del acuerdo en los ERTE

En un encuentro organizado en San Sebastián por la asociación de alumnos de la escuela de negocios de la Universidad de Deusto, y por el BBVA, el presidente de la patronal española se ha pronunciado también sobre la ampliación de los ERTE y ha afirmado que "vemos complicado" participar en el acuerdo sobre la ampliación planteada por el Gobierno. Trabajo ha planteado que esta figura se mantenga hasta el 31 de enero, pero en dos plazos, una primera prórroga automática hasta finales de octubre y, a partir de noviembre, con una nueva solicitud que deben presentar las empresas. Además la exoneración de las cotizaciones a la Seguridad Social de las compañías se han reducido al 50% y al 30% para las grandes y las pequeñas compañías, respectivamente. 

La patronal ha criticado, en primer lugar las formas, por recibir la propuesta hace dos días y tener que plantear un posición antes del martes, además ha señalado que en la reunión de ayer, 23 de septiembre, ni siquiera participó el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social. En cuanto al fondo, la CEOE no ve bien que las empresas tengan que tramitar de nuevo una solicitud de ERTE si lo van a utilizar más allá de noviembre, en vez de seguir recurriendo a las prórrogas como hasta ahora. Las exoneraciones de las cotizaciones son otro escollo, ya que para Garamendi es una "rebaja demasiado grande". En cuanto a la novedad, el compromiso de dar formación a los trabajadores que están en ERTE planteado por Trabajo, la patronal considera que no es el momento adecuado para resolver un problema muy importante. Según ha explicado, la CEOE quiere afrontar el problema de la formación "para el que las empresas cotizan 1.800 millones al año para la formación continua a la que es complicado acceder y no llegamos". Pero, ha explicado, "no podemos resolver eso con una coletilla ahora en los ERTE". 

Riesgo por el elevado nivel de endeudamiento

En cuanto a la revisión del crecimiento, que el INE (Instituto Nacional de Estadística) ha rebajado a la horquilla del 5,5%-6% en España, Garamendi ha recordado que "nos va a costar todo el 2022 llegar al escenario precovid", un objetivo que no ve antes de 2023. Hasta entonces, se ha mostrado preocupado por el elevado nivel de endeudamiento porque si bien ahora el Banco Central Europeo y las instituciones de la Unión están dando inyección y levantando las exigencias, "en 2023 va a haber que ir al examen en Europa" en un momento en el que los tipos de interés podrán revisarse si sigue así la evolución de los precios. En este sentido, ha pedido retornar a la "ortodoxia económica" para reconducir el endeudamiento del 120% y el déficit del 8% del conjunto de España.  El coste energético es uno de los grandes retos, además de por la regulación y los cambios, por lo que supone en la cartera de costes de las empresas, un impacto que resta competitividad en el exterior. 

 

 

Destacados