Pásate al MODO AHORRO

CIC Energigune intentará obtener energía limpia con vehículos eléctricos

El sistema, que permitiría un importante ahorro energético, también podría aplicarse en electrodomésticos

Coches eléctricos / EP
Coches eléctricos / EP

El centro de investigación vasco CIC Energigune coordinará un proyecto europeo que aspira a recuperar el calor ambiental y las vibraciones generadas por vehículos eléctricos o electrodomésticos para transformarlos en electricidad útil. El proyecto, denominado 'Electro-intrusion' y financiado íntegramente por la Unión Europea, tiene un presupuesto de 3,6 millones de euros y un plazo de desarrollo de 48 meses.

El objetivo del programa es obtener la tecnología y las herramientas adecuadas para recuperar la energía generada por las vibraciones de los automóviles, los trenes o, incluso, los electrodomésticos, y transformarla en electricidad, según ha informado CIC Energigune en un comunicado. La directora científica del Área de Almacenamiento Térmico del centro de investigación ha explicado que, según las estimaciones de la UE, si logra aplicar esta tecnología en el sector del automóvil, se podría reducir el consumo de electricidad hasta en un 4% para 2050.

Entre los sectores con más potencialidad para aplicar este sistema se encuentra el transporte por ferrocarril, la aviación, los diferentes dispositivos domésticos, o los sistemas de perforación, aunque el que cuenta con mayor capacidad de desarrollo en sus fases iniciales es la automoción. La etapa final del proyecto implica la fabricación de un prototipo para la validación de la solución propuesta en amortiguadores comerciales que en un futuro pueden mejorar drásticamente el rendimiento de vehículos híbridos y eléctricos, ya que actualmente tiene gran margen de mejora.

¿Cómo funciona?

El principio sobre el que se basa el proyecto se podía asimilar a una pequeña bomba de calor en la que, gracias a una superficie de nanoporos que no se mojan, se fuerza a un líquido a entrar y salir por el movimiento de vibración, produciéndose un calor que se puede almacenar.

De esta manera, el proyecto aspira a combinar la intrusión de líquidos en materiales nanoscópicos no humectables, que permite la recolección de energía térmica del ambiente, con el efecto triboeléctrico, fenómeno por el cual dos cuerpos que se frotan se electrizan. El uso de nanomateriales permite maximizar la interfaz sólido-líquido y, por lo tanto, maximizar la eficiencia de esta nanotecnología.

Además de CIC Energigune, forman parte de este consorcio Tenneco Monroe Research Innovation (división de Ermua-Bizkaia), la Universitá degli Studi di Ferrara (Italia), la Universidad de Silesia en Katowice (Polonia), la Universidad tecnológica Nacional de Ucrania y la Universidad de Birmingham (Reino Unido).

Archivado en:

Lo más leído
Destacados