Pásate al MODO AHORRO

Tubacex sigue en huelga pese a que la empresa recupera la oferta de mantener el empleo hasta 2024

La dirección da de plazo hasta este martes al comité para aceptar su propuesta, que pasa por la readmisión de los despedidos de forma gradual, pero sin retirar el recurso ante el Supremo

Una manifestación contra el ERE de Tubacex. / CV
Una manifestación contra el ERE de Tubacex. / CV

Comité y dirección de Tubacex no han conseguido cerrar ningún acuerdo para desbloquear el conflicto y poner fin a la  huelga que dura ya 166 días. En una reunión maratoniana que arrancó a las 10.30 de la mañana de este lunes y ha finalizado cerca de las 20.30 horas de la tarde, empresa y sindicatos se han cruzado propuestas y contrapropuestas sin poder llegar a un punto de entendimiento. La dirección ha emplazado a los sindicatos a responder este martes a su última oferta para reincorporar a los 129 despedidos tras el ERE, que, en principio, los sindicatos no han considerado suficiente, porque no contempla la retirada del recurso ante el Tribunal Supremo, aunque darán su respuesta definitiva este martes tras analizarla en profundidad.

En concreto, la dirección ofrece, siempre a condición de que se desconvoque la huelgareincorporar los trabajadores despedidos desde este martes de forma gradual hasta el 30 de noviembre, "en función de las necesidades operativas", ya que se incorporarán a un  ERTE a a partir del 11 de septiembre y que se negociará entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre. Además, entre otras cuestiones, se mantienen las bajas voluntarias y las prejubilaciones de los que se sumaron en el ERE anulado por el TSJPV con independencia de la resolución que tome el Supremo respecto a la sentencia. Además, se abre un nuevo plan de bajas voluntarias con las mismas condiciones que las del ERE y se analizará la viabilidad de nuevas prejubilaciones.

La empresa se compromete además a mantener la plantilla hasta 2024 en los niveles actuales -descontando prejubilaciones. de 573 trabajadores entre las dos plantas. Es decir, recupera la oferta del mes de mayo, y que no sirvió entonces para terminar con la huelga. 

"Dada la delicada situación de la empresa es imprescindible la inmediata recuperación de la normalidad para que abordemos todos estos compromisos", señala la empresa en la propuesta.

Por su parte, los sindicatos exigen la retirada del recurso, a cambio de un proceso de nuevas bajas voluntarias, nuevas prejubilaciones, y la renuncia por parte del comité a los compromiso de contratación de empleo acordado en convenio. También piden a la empresa la renuncia a la subcontratación. 

Propuesta insuficiente

A través de un comunicado, el comité de empresa ha considerado la propuesta de la empresa "insuficiente". "Requerirá una valoración más amplia de la misma pero a día de hoy la mayoría del comité no estamos en disposición de desconvocar la huelga",señalan.

La dirección no ha cedido en lo que se refiere a la retirada del recurso ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del TSJPV que anula los despido, ya que ya había advertido de que no trataría el asunto. Tan sólo se ha comprometido a mantener las condiciones pactadas con las bajas y las prejubilaciones pactadas en el ERE, independientemente del resultado que consiga en el Supremo.

En principio, la retirada de este recurso era una condición previa para ELA, pero sobre todo para LAB, que ha reiterado en varias ocasiones que no se desconvocaría la huelga con el recurso en marcha. Sin embargo, ya en en la reunión del comité del viernes decidieron pedir la reunión con la empresa aparcando este tema e insistiendo en que debían darse garantías para la reincorporación de los despedidos, sin hacer referencia al recurso en cuestión. Por lo que podría finalmente aparcarse este tema y que  el comité acepte la propuesta. 

Mientras tanto,  los ánimos están cada vez más tensos entre la plantilla, a la que no se ha consultado directamente en ningún momento de este largo paro. De hecho, se han producido  reuniones muy tensas en el comité con trabajadores despedidos impidiendo que se votase trasladar la desconvocatoria de la huelga a la asamblea para que pudieran manifestarse todos los trabajadores al respecto. Las decisiones se han tomado por votaciones en el comité tras asambleas de cada sindicato.

La empresa ha señalado en reiteradas ocasiones que no puede seguir adelante con las plantas paralizadas y que se estaba poniendo en cuestión la viabilidad de las fábricas vascas, que han perdido pedidos durante la huelga.

Este martes la compañía presentará los resultados del segundo trimestre del año. Durante los primeros tres meses las ventas fueron de 86,5 millones de euros, un 43,7% menos que en el mismo periodo del año anterior y registró unas pérdidas de 16,4 millones de euros. Unos malos resultados que el parón de la huelga no habrá hecho más que empeorar.

 


  

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados