Pásate al MODO AHORRO

El comité de Tubacex calla ante la propuesta de la dirección y perpetúa la huelga

La empresa se mantiene en un tenso compás de espera mientras la dirección se resiste a aceptar la condición sindical de que retiren el recurso ante el Supremo contra la nulidad de los despidos

Una manifestación contra el ERE de Tubacex. / CV
Una manifestación contra el ERE de Tubacex. / CV

El conflicto de Tubacex sigue enquistado. Ni siquiera diez largas horas de reunión entre dirección y comité el pasado lunes han permitido dar los pasos necesarios para llegar a un acuerdo. El comité de empresa no ha respondido este martes a la última propuesta de la dirección tal y como se le había pedido, por lo que la huelga sigue, suma ya 167 días, y parece estar condenada a perpetuarse.

Si tras el encuentro con la dirección del lunes el comité de empresa señaló en un comunicado que la propuesta de la empresa era "insuficiente", las reuniones que se han llevado a cabo hoy entre las diferentes secciones sindicales fueron en la misma dirección.

Por ejemplo, ELA, sindicato mayoritario en el comité insistió en que tras 6 meses de huelga "insistir en mantener vivo el origen del conflicto", es decir,  las extinciones del contrato, al  mantener el recurso al Supremo contra la sentencia que las anula "no puede ser la opción de resolver dicho conflicto sino de perpetuarlo", por lo que ratificó su decisión de considerar "insuficiente la propuesta presentada por la dirección".

La retirada del recurso como 'caballo de batalla'

En este momento, la desconvocatoria de la huelga pasaría porque la dirección accediera a retirar el recurso ante el Supremo, algo a lo que la dirección se niega de plano, y que ni siquiera quiso entrar a negociar en la reunión del lunes como ya lo había advertido  antes de acordarse el encuentro: "Marcar lineas rojas previamente a la celebración de la reunión, no es la mejor de las maneras de afrontar dicho proceso", señalan desde ELA que considera que la "desconvocatoria de la huelga está en manos de la dirección".

Mientras tanto, la dirección mantiene un mutismo absoluto sobre sus próximos movimientos ante la continuidad del conflicto y que le está llevando a acumular números rojos: 23,3 millones de euros en pérdidas en la primera mitad del año.

La propuesta de la dirección pasa por reincorporar los trabajadores despedidos desde este martes de forma gradual hasta el 30 de noviembre, "en función de las necesidades operativas", ya que se incorporarán a un  ERTE a a partir del 11 de septiembre y que se negociará entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre. Además, entre otras cuestiones, siempre que se desconvoque la huelga, se mantienen las bajas voluntarias y las prejubilaciones de los que se sumaron en el ERE anulado por el TSJPV con independencia de la resolución que tome el Supremo respecto a la sentencia. Además, se abre un nuevo plan de bajas voluntarias con las mismas condiciones que las del ERE y se analizará la viabilidad de nuevas prejubilaciones. La empresa se compromete además a mantener la plantilla hasta 2024 en los niveles actuales -descontando prejubilaciones. de 573 trabajadores entre las dos plantas. Es decir, recupera la oferta del mes de mayo, y que no sirvió entonces para terminar con la huelga. 

Por su parte, los sindicatos se comprometen a desconvocar la huelga, pero cualquier acuerdo pasa, de momento por la retirada del recurso al Supremo, com lo que garantizaría que la readmisión no tiene vuelta atrás. Además, plantean un nuevo plan de bajas voluntarias y prejubilaciones, junto con las anteriores; compromiso de no subcontratación; y la renuncia sindical al compromiso de creación de empleo firmada en convenio y pendiente de realizar.

 

 

 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados