Pásate al MODO AHORRO

El Corredor Vasco del Hidrógeno concluirá el primer hidroducto de España antes de final de año

El Gobierno vasco ya ha dado luz verde a todas las autorizaciones para el hidroducto de Abanto Zierbena, un proyecto que Nortegas hará realidad antes de final de año

Edificio central del Energy Intelligence Center en Bizkaia / EUROPA PRESS
Edificio central del Energy Intelligence Center en Bizkaia / EUROPA PRESS

A la espera de que llegue el esperado PERTE de energías renovables, el hidrógeno sigue dando pasos en Euskadi. Al archiconocido hidroducto de Boroa, con más de 15 kilómetros de trazado, el Corredor Vasco del Hidrógeno suma ahora un segundo proyecto de la mano de Nortegas: la construcción de un hidroducto que unirá la refinería de Petronor con el edificio central del Energy Intelligence Center (EIC), el polo energético con la que el País Vasco aspira a situarse como un referente en el futuro de las energías. En la planta de la empresa de Josu Jon Imaz se instalará un electrolizador de 2,5 MW -será el primer paso en un ambicioso plan que busca llegar a tener electrolizadores de 100 MW de potencia- para producir un hidrógeno que se llevará hasta el EIC para abastecer a ese edificio. Junto a ese abastecimiento también se dotará de hidrógeno a algunas hidrogeneras según confirman fuentes conocedoras de la operación a este diario.

 

'Crónica Vasca' ha tenido acceso al proyecto redactado por IDOM para que Nortegas haga realidad el proyecto. El hidroducto, que irá durante todo su trazado bajo tierra y  enviará el hidrógeno a una presión de 32 bares, tendrá una longitud de 1.860 metros y un coste cercano al millón de euros: 957.000 euros. Con salida en el extremo más oriental de la refinería de Petronor, el hidroducto tendrá un "estrecho paralelismo" con la nueva red que Enagás construirá para abastecer de gas natural a la superficie. El abastecimiento inicial se plante para dar servicio al edificio central del EIC, al 'Living Lab' de la superficie y a una parcela logística y de Movilidad. Tendrá tres ramificaciones dentro del propio parque tecnológico de Abanto Zierbena y su construcción afectará a 27 parcelas además de pasar por la carretera que une al barrio de Murrieta con el EIC y cruzar el arroyo La Bárcena.

Conexión del hidroducto entre Petronor y el EIC / Crónica Vasca
Detalle del proyecto redactado para hacer posible el hidroducto de Abanto Zierbena / CV

Precisamente el Energy Intelligence Center (EIC) inició su construcción el pasado mes de febrero con una ceremonia de colocación de la primera piedra en la que participó el lehendakari Urkullu y espera estar finalizado en septiembre de 2022 con una inversión de 40 millones de euros y para acoger a medio centenar de empresas especializadas. Según avanzó la diputada de Promoción Económica de Bizkaia, Ainara Basurko, esta sede central está prácticamente llena y se estudian ya nuevas ampliaciones. El conjunto del Parque ofrecerá 176.000 metros cuadrados de parcelas.

Trazado del hidroducto de Abanto Zierbena / CV
Trazado del hidroducto de Abanto Zierbena / CV

Diversas fuentes consultadas por este diario coinciden al señalar el final de año como la fecha en la que estará concluido el hidroducto pese a que el Gobierno vasco ha dado un plazo de ejecución de tres años al hidroducto en la autorización emitida el pasado 25 de abril. En verano ya estarán en marcha las obras del que aspira a ser el primer hidroducto de España. Un hito en el que el hidroducto vizcaíno competirá con el que tiene proyectado Redexis en Islas Baleares, anunciado en enero de 2021 y que tendrá una extensión de 2.777 metros y un coste estimado de 766.509 euros. Redexis trabaja con la idea de que la conducción balear de hidrógeno esté lista en el mes de octubre aunque la tramitación administrativa de esta instalación está menos avanzada que el hidroducto de Abanto Zierbena, que ya ha terminado todo su recorrido burocrático. El electrolizador en el que trabaja Petronor también estará listo a lo largo de este año.

Planta de Bizkaia Energía, en Amorebieta. / CV
Planta de Bizkaia Energía, en Amorebieta. / CV

Boroa sigue avanzando

El avance de la red de hidrógeno en Euskadi no se ciñe única y exclusivamente al hidroducto de Abanto Zierbena. El que Nortegas tiene ya adjudicado en Boroa para hacer la red de hidrógeno más grande de España con un recorrido de de más de 15,6 kilómetros y que atravesará ocho municipios de Bizkaia también sigue progresando adecuadamente en su tramitación administrativa. La firma, que este lunes presentó la alianza H2Sarea para impulsar junto a empresas como  ABC, Fidegas, Erreka y Orkli para impulsar el desarrollo del hidrógeno, tiene ya adjudicado en exclusiva la fabricación de este hidroducto -ha superado la fase de concurrencia competitiva- y tendrá luz verde antes del comienzo del verano por parte del Gobierno vasco. Esa conducción, que tiene previsto un plan de ejecución de seis meses y que se convertirá en la parte esencial para distribuir el hidrógeno verde que se va a elaborar en la central de Boroa de Bizkaia Energía, podría estar también concluida a finales de año.

Nortegas, no satisfecha con las conducciones, está presente, además en el proyecto -BeNorthH2- que va a poner en marcha esa planta de la que saldrá el hidrógeno en Boroa: la primera planta de producción de hidrógeno verde aprovechando la actual central de ciclo combinado de Boroa- Amorebieta. La red planteada por la compañía gasista allí contempla no solo la elaboración de una mezcla de hidrógeno y gas natural para su uso en la red de gas ciudad, sino la distribución de esta fuente de energía para usos industriales, transporte y la propia actividad de la central del municipio de Amorebieta, así como para una hidrogenera

Destacados