Pásate al MODO AHORRO

Los costes de la construcción y las mejoras encarecen un 12% las viviendas de Anboto Dorrea

El segundo rascacielos más alto de Euskadi sufre el encarecimiento de las materias primas pero mantiene su calendario de construcción

Así lucirá la Anboto Dorrea, el segundo rascacielos más alto de Euskadi una vez concluido / Grupo Arrasate
Así lucirá la Anboto Dorrea, el segundo rascacielos más alto de Euskadi una vez concluido / Grupo Arrasate

Con la compraventa de viviendas en máximos desde 2007, los costes de construcción siguen disparados. Así lo sostienen no solo los constructores, sino los informes presentados por entidades como el Colegio de Registradores de la Propiedad de Bizkaia. Los precios de materias como el acero, el vidrio, el yeso o la cal han crecido hasta en más de un 60% y los expertos en el sector no atisban un final a una subida que empieza a tener una parte estructural que se quedará aquí. Unos precios que tratan a todas las construcciones por igual: desde las fábricas industriales hasta la obra civil pasando por sectores como las reformas o la vivienda nuevo. Tampoco escapan a esto las promociones 'nobles' de Euskadi. Ni siquiera la que será el segundo rascacielos más alto de Euskadi, solo superado por la Torre Iberdrola: la Anboto Dorrea, la quinta 'hermana' a la que esperan las otras cuatro torres bilbaínas de Garellano y cuya construcción espera concluirse en diciembre de 2023.

Según ha podido saber 'Crónica Vasca', el precio medio de las viviendas en el rascacielos bilbaíno ha crecido un 12%. Fuentes del Grupo Arrasate -la promotora del edificio- confirman que desde las previsiones iniciales realizadas en junio de 2018 hasta ahora los precios se han incrementado en un 12%, del que un 6% se corresponde precisamente al aumento de los costes de las materias primas. La otra mitad del crecimiento del precio se debe a pequeños fallos en el proyecto, algunas correcciones a los cambios de la normativa inmobiliaria y mejoras de las viviendas acordadas por la junta rectora de la cooperativa responsable de construir el edificio, el residencial más alto de Euskadi, con 119 metros de altura, 36 plantas y 166 viviendas que rondan el medio millón de euros según ubicaciones, plantas y metros cuadrados.

vistas de la terraza norte de la Anboto Dorrea / Grupo Arrasate
Vistas de la terraza norte de la Anboto Dorrea / Grupo Arrasate

En cuanto al suministro de las obras, desarrolladas por Construcciones Urrutia, fuentes de la promotora confirman que el calendario actual se mantiene pese a que se estén dando pequeñas interferencias en la cadena de suministros que se califican como "normales" en este tipo de construcciones. La exposición a la crisis de suministros está siendo algo menor gracias a que la inmensa mayoría de las materias primas se adquieren en el mercado peninsular, con algunos resquicios que van al mercado europeo pero que no exponen a Arrasate a las tensiones del transporte marítimo. Los ajustes de los precios se revisarán cuando se concluya la construcción, de modo que el plan de pagos de los futuros inquilinos de la promoción no se verá modificado hasta entonces.

Además de las 166 viviendas, el edificio estará dotado de 239 garajes, 166 trasteros y una zona comercial. La edificiación contará con cinco plantas subterráneas, los locales comerciales ocuparán la planta baja y las dos primeras plantas y la tercera se dedicará a espacios comunitarios como una piscina, gimnasio, sauna, solárium, un txoko y juegos infantiles. El diseño del edificio está liderado por el prestigioso estudio de arquitectura británico Rogers Stirk Harbour + Partners. Las viviendas constarán de amplias terrazas de hasta 26 m², aislamiento acústico, calefacción de suelo radiante y varios sistemas de domótica, entre otros equipamientos.

Archivado en:

Destacados