Pásate al MODO AHORRO

La crisis de la automoción impacta también en Michelin que prevé un fin de año "complicado"

La marca francesa acusa los problemas de suministro, pero mantiene la inversión de 57 millones de euros en sus plantas de Vitoria y Lasarte

Planta de Michelin en Vitoria. Euskadi / CV
Planta de Michelin en Vitoria. Euskadi / CV

La fábrica vasca de Michelin en Vitoria, otro de los pulmones de la industria en Euskadi con 3.500 trabajadores está acusando también el parón de la fabricación de vehículos provocado por la falta de chips semiconductores y el encarecimiento de las materias primas. Una crisis que ha llevado a Mercedes a parar una semana más y a acumular un descenso de la producción de 10.000 furgonetas en lo que llevamos de mes. Fuentes de Michelin han confirmado a 'Crónica Vasca' que "este fin de año va a ser complicado y las perspectivas para los inicios de 2022 van en la misma línea". Aún así, Michelin está desarrollando con normalidad su plan de inversiones de 57 millones de euros en las plantas de Vitoria y de Lasarte (Gipuzkoa). 

La producción se ha visto afectada principalmente en la planta alavesa donde según explica la compañía la "situación es tensa", aunque no haya sido necesario recurrir a medidas drásticas de regulación gracias a la "flexibilidad" de los sistemas de trabajo que Michelin tiene acordados con el comité de empresa. Las causas de esta situación residen en los problemas de suministro de caucho que, como con otras materias primas viene acusando la industria en toda Europa. Además, el parón de las fábricas de automoción por la falta de chips semiconductores también se está notando. Los neumáticos que fabrica Michelin en la planta de Vitoria se destinan entre un 60% y un 70% al mercado de reemplazo, mientras que el resto se envía a los fabricantes cuyo bloqueo "nos está afectando" y no puede compensarse completamente con la venta de ruedas de recambio. 

La compañía francesa viene desarrollando la inversión prevista para este año de los 50 millones en la fábrica alavesa que busca una mejora de los procesos de fabricación que "nos ayudarán a ser más productivos". La fábrica de Vitoria es la más grande de Europa con 3.500 trabajadores, además de mantener a unas 600 empresas proveedoras. El empleo inducido de su actividad asciende a unas 14.000 personas. Es por lo tanto, un pulmón económico para Álava y el País Vasco que aporta a la balanza comercial una potente inyección de ventas al exterior. Y es que exporta más del 90% de su producción.

Lasarte con una producción récord

La situación en la planta de Lasarte, dedicada a la producción de neumáticos de moto, salva mejor la situación. Los fabricantes de motocicletas escapan de momento a la crisis y la producción de neumáticos podría ser récord este año, aunque se acuse el encarecimiento de las materias primas.  El plan de inversiones para la planta guipuzcoana se mantiene con siete millones de euros para mejorar la competitividad.

Michelin no escapa, por lo tanto, a los problemas generalizados de suministros que viene sufriendo la industria en Europa. Un escenario que oscurece las previsiones que la compañía señalaba en los primeros meses del año cuando preveía para este 2021 mejores números que a finales de 2020, un año en que la producción se contrajo algo más del 10%. En esas circunstancias la fábrica de Vitoria reforzó la plantilla con más de medio centenar de contrataciones. 

 

Archivado en:

Destacados