Pásate al MODO AHORRO

Decenas de vuelos internacionales llegarán a Euskadi en Semana Santa

Las compañías aéreas contemplan vuelos directos procedentes de Frankfurt, Amsterdam, Londres, Zurich y Nantes en los días festivos

Panel turístico con vuelos en un aeropuerto / EP
Panel turístico con vuelos en un aeropuerto / EP

En una Semana Santa sujeta a las últimas restricciones acordadas en el LABI, en las que se mantiene el confinamiento nocturno, grupos reducidos y limitación de movilidad dentro de la comunidad autónoma, los aeropuertos vascos recibirán decenas de vuelos internacionales procedentes de Frankfurt, Amsterdam y Londres, entre otros europeos. Al menos esas son las previsiones de las compañías aéreas que ofertan vuelos europeos directos al aeropuerto de Loiu, el más importante de la cornisa cantábrica en cuanto al número de viajeros. Poco después de acordarse el cierre perimetral en el Consejo Interterritorial, la ministra de sanidad, Carolina Darias, recalcaba que los extranjeros no tendrían privilegios respecto a las personas residentes en España, ya que que no podrán desplazarse fuera de la comunidad de destino. Mientras, se espera en Euskadi un turismo con planes "seguros y alternativos" para los días festivos, tal y como afirmaba el consejero de Turismo, Javier Hurtado, en el marco de la campaña de promoción del turismo interno.

A pesar de las restricciones, las aerolíneas han reanudado sus operaciones en función de la demanda de vuelos tras la primera ola de la crisis sanitaria. Desde el próximo domingo hasta el primer domingo de abril, el aeropuerto de Loiu recibirá más de 11 vuelos directos procedentes de Frankfurt operados por Lufthansa, cuyos pasajeros deberán disponer de una prueba de coronavirus con resultado negativo realizada en las setenta y dos horas previas a la llegada a España al ser procedentes de un país de riesgo. En las mismas fechas, la aerolínea KLM oferta desde Amsterdam ocho vuelos directos, la mayoría con conexiones previas en París, y Swiss contempla cinco vuelos procedentes de Zurich, Suiza, la primera semana de abril. Por su parte, la compañía Easyjet pone a la venta un vuelo a la semana procedente de Nantes con parada en Ginebra una vez finalizado el mes de marzo, mientras que Vueling contempla en Semana Santa cinco vuelos procedentes de Londres con destino Bilbao, dos de ellos directos, y el número va in crescendo a medida que avanza el mes, si bien queda restringida la entrada por vía aérea desde Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, de manera que solo pueden viajar ciudadanos o residentes españoles y andorranos.

Tendencia a la baja en los aeropuertos vascos

Aunque no son pocas las aerolíneas que mantienen su actividad, los aeropuertos vascos han empezado 2021 con la misma tendencia que les acompañó durante 2020, con un descenso continuado de operaciones y pasajeros. Solo Foronda ha logrado incrementar sus operaciones gracias a su importancia como aeropuerto de carga. La cifra de operaciones efectuadas en enero y febrero en el aeropuerto de Vitoria, un total de 1.698, ha aumentado un 3,5%, frente a los descensos en las operaciones de los otros dos aeropuertos vascos, en los que no tiene tanto peso el tráfico de mercancías. El aeropuerto de Bilbao, con 1.660 operaciones, ha experimentado un descenso interanual del 76% en la cifra de movimientos y el de San Sebastián, con 166 operaciones, una caída del 79%.

En cuanto al movimiento en la comunidad, el departamento de Salud descartó a primeros de marzo un alivio a las restricciones de movilidad durante las vacaciones de Semana Santa, en la que las reuniones en espacios privados se deben limitar a las personas convivientes. Los últimos datos conocidos sobre la pandemia en Euskadi apuntan hacia una realidad que compromete la libertad de movilidad. Los expertos confían, sin embargo, en la vacunación para paliar una cuarta oleada de coronavirus que se anuncia será la de menor impacto, pero hay factores que la complican, más allá de los vaivenes en las vacunas. En una reciente intervención, el lehendakari, Iñigo Urkullu habló en concreto de la "fatiga creciente" generada por la enfermedad y "una ocupación que supera el 35% en las camas UCI", un panorama que pone sobre la mesa la vuelta a un confinamiento municipal después de las vacaciones.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído